LA ORFEBRERIA EN AMERICA

AMERICA PRECOLOMBINA

colombia.JPG (20330 bytes)

 

Mucho antes de la conquista de los españoles, el arte de trabajar los metales, tanto en Méjico como en el Perú y Colombia, era practicado por los indígenas, quienes habían alcanzado un alto grado de desarrollo.

El Perú fue uno de los centros metalúrgicos más avanzados. Además de los metales preciosos, como el oro y la plata, trabajaron el cobre y lo alearon con estaño. Reprodujeron fielmente los objetos y las armas que antes habían hecho en piedra.
Entre los objetos elaborados en metal, son importantes los que utilizaron en sus teogonías, los de la dignidad imperial y religiosa.

El Templo del Sol (Intiwasi) tenía las paredes interiores cubiertas de láminas de oro, los adornos y el trono del mismo metal, como así también los sitiales alineados a ambos lados del trono real.
El Templo de la Luna (Mama-Killa), recubierta por láminas de plata y adornada con atributos y sitiales también de plata.

El Inca Garcilaso de la Vega relata en sus "Comentarios Reales" Bs. As. Emecé 1943 T.II pp 9-10: "El Inca se sentaba, de ordinario, en un asiento de oro macizo que llaman tiana (...) Las vasijas de todo el servicio de la casa eran de oro y plata (...). En muchas casas tenían baños como grandes tinajones y caños de plata y oro, por los cuales venía el agua a los tinajones"

 

pectoral.JPG (17913 bytes)

En cuanto a los aztecas, mencionaremos uno de sus pueblos, el de los mixtecas, cuyo espléndido florecimiento acaba en el siglo XVI, por la conquista española. El arte de los mixtecas es, esencialmente, un arte de plateros. Característicos son sus pectorales de oro, de tamaño reducido, para cuya ejecución usaban la técnica de la cera perdida. Modelados con gran abundancia de detalles, estos pectorales presentaban, generalmente, la imagen de algún dios.
Méjico es, actualmente, el país de América donde se practica la orfebrería con mayor cantidad de artífices.

dios.JPG (15565 bytes)

 

La orfebrería prehispánica en Colombia se desarrolló especialmente en las regiones andinas desde cuatro siglos antes de Cristo, impulsada por la disponibilidad de recursos minerales. Las avanzadas técnicas que se advierten en sus productos y las figuras y símbolos que éstos representan, indican la existencia de una verdadera especialización del trabajo y de una larga tradición cultural. Esta actividad ,orfebreril se interrumpió, como en el caso de los aztecas, cuando su trabajo debió limitarse a la explotación de los yacimientos auríferos para fortalecer el fisco de la corona española.

 

orocol.JPG (15147 bytes)

AMERICA COLONIAL

Durante los primeros tiempos de la colonización, a partir de 1528 en que se revocó la medida que prohibía por Real Célula el trabajo de oficiales plateros en América, los talleres españoles empezaron a establecerse con sus artistas y artesanos y a enseñar a los aprendices indígenas o extranjeros, las técnicas practicadas en Europa. Sólo que debían únicamente labrar la plata pero no fundirla. Esto se hacía en las casas de fundición de la Corona, para reducir la evasión del pago del quinto real, pero, a la vez, favoreció el desarrollo de la orfebrería en América.

colonial.JPG (16926 bytes)

A comienzos del siglo XVI ya está documentada la llegada del maestro platero Pedro Belvis y sus oficiales. Siguiendo el ejemplo de los artesanos en la Península, los plateros de algunas ciudades se organizaron, primero, en hermandades y cofradías, y luego, en gremios que tomaron por patrono a San Eloy.

 

En la segunda mitad del siglo XVIII aparecieron las primeras ordenanzas generales del gremio. En "El gremio de los plateros en las Indias Occidentales" de José Torre Revello, Bs.As., Instituto Investigaciones Históricas. Facultad de Filosofía y Letras, 1932 , leemos que las piezas terminadas debían ostentar tres marcas: la del artífice, la de la ciudad y la del quinto real, que consistía en una pequeña corona, estas últimas estampadas en la Casa de la Moneda, después de haber verificado con un leve burilado, la calidad del metal.

 

matepla.JPG (12534 bytes)

ARGENTINA COLONIAL Y LIBRE

Los Primeros Plateros
Entre los orfebres que llegaron al Río de La Plata, el primero del cual se tiene noticia es Juan Velázquez, nacido en la provincia de Sevilla, quien integró la expedición de Pedro de Mendoza, de 1536.

Después de algunos otros nombres, Jaques, Juan López, Diego de Rivas, Francisco de Ruiz,Francisco Carrasco, Rodrigo Ferreira, quien intentó introducirse clandestinamente en Buenos Aires, Miguel Pérez, Francisco Cuesta, Francisco Ribero, entre otros, podemos decir que en el puerto de Buenos Aires se había establecido y desarrollado la orfebrería colonial.

 

En los primeros tiempos de vida independiente siguieron actuando algunos plateros coloniales, como Jerónimo Martínez y Manuel Peichoto, activos hasta 1826 y 1829, respectivamente.

El decreto del 17 de febrero de 1837 y el posterior del 18 de julio, son interesantes para el estudio de nuestra platería. En ellos se establecen ordenanzas para el desempeño de este oficio: - el platero deberá adoptar una marca personal para identificar las obras realizadas por él, - deberá indicar en la pieza la ley dada al metal, - no se permitirá introducir del extranjero ningún artefacto de oro o plata que tenga ley más baja que la establecida para las obras que acá se realizan.

 

 

sahumado.JPG (15679 bytes)

 

Mariano Martínez, hijo de Jerónimo, continuó la tradición artesanal de su familia. Como platero está documentado entre 1818 y 1851. Tres años después aparece otro platero con ese apellido y en 1855, cuando se hace un censo de Buenos Aires, se anotan tres hermanos plateros Martínez, que pueden ser hijos de Mariano, por la ubicación de su domicilio.

Se atribuye a Mariano Martínez un hermoso sahumador conservado en el Museo Nacional de BellasArtes que es el objeto de plata fechado más antiguo donde se emplean técnicas manuales y mecánicas juntamente.

 

Manuel Alais, hijo de un marino francés, nació en Buenos Aires en 1818 y desempeñó el oficio de platero. De él se conservan unas espuelas de diseño muy simple

espuel.JPG (10407 bytes)

Cándido Silva, nacido en Uruguay en 1817, es uno de los plateros más renombrados. Para 1851 tenía dos talleres en Buenos Aires. A su muerte, su yerno Manuel Moreno continuó al frente de la empresa "Cándido Silva y Cía" y punzonando las obras con la marca del suegro

En 1856, un orfebre italiano, Pablo Cataldi, llegó a Buenos Aires escapando de las convulsiones políticas que agitaban a su país. Halló en el nuestro el apoyo oficial para desarrollar una obra sumamente interesante.
Ya el 2 de septiembre de 1856, un periódico de la ciudad elogió la obra de Cataldi, y ésta es la primera noticia que se tiene de su actividad local: "El cincelador Cataldi. Hemos visto una obra notable de cincelado de realce en plata por un artista siciliano que se halla actualmente en Bs. As. (...) ".
Tenía una personalidad curiosa, su vida fue azarosa, con ribetes tragicómicos y un final tremendo, entre la pobreza, el Asilo de Mendigos y la locura, que terminó en suicidio.

cataldi.JPG (8151 bytes)

 

 

Del siglo XIX, podemos resumir que la orfebrería argentina se desarrolló como platería religiosa, y en mayor grado, como civil y rural.

Hemos nombrado algunos de los primeros y más reconocidos plateros, pero la lista es muy vasta e interesante, y no puede agotarse en esta síntesis.

 

PERU COLONIAL Y LIBRE

Entre la rica variedad de trabajos realizados en el Perú durante la época de la Colonia y posteriormente, queremos detenernos en la elaboración del mate, porque, por su uso y su fabricación, lo sentimos como el objeto más cercano a nosotros.

En Perú se reconocen todos los prototipos a partir de los cuales evolucionarán las soluciones plásticas para los mates de plata. Dos tipos de calabazas son los que dan origen a esas soluciones, uno es el mate tipo galleta y el otro, la calabaza ovoidea.

 

matperu.JPG (16183 bytes)

 

Los mates peruanos del siglo XVIII eran de tipo galleta, la boca reforzada con un reborde pulido, dos placas de metal semicirculares recubriendo los costados mayores y dos más pequeños, ornamentando los laterales. Esas placas de metal son de oro o plata cincelada. Poseen dos pequeñas asas terminadas en figuras de bulto, generalmente aves.

El otro tipo de mate es más difundido y corresponde a una calabaza oblonga recubierta con montura de plata, la boquilla lisa sobre la que se calza una tapita unida a la montura del recipiente por una cadenita, un casquete inferior protege la base de la calabaza, y está unido a la parte superior por fajas verticales.

Estos mates están asentados generalmente sobre tres tipos de base: tres patas de doble curvatura, una columna cilíndrica o una base en forma de campana.

 

AMERICA ACTUAL

Latinoamérica sigue siendo tierra de artesanos. En el amplio abanico de los productos elaborados manualmente, ocupa un importante lugar la orfebrería.

Con las características que la identifican en cada región, según sus raíces precolombinas y el aporte de colonizadores e inmigrantes, actualmente se desarrolla una importante platería en Méjico, Ecuador, Colombia, Perú y, por supuesto, en la Argentina.

 

ARGENTINA ACTUAL

Para analizar la platería argentina actual, es necesario seguirla a través de las grandes muestras que convocan a los orfebres de distintos puntos del país, y en las que se puede apreciar el rico mosaico de obras cuyos estilos reflejan tradiciones locales y regionales heredadas y el sello personal de cada artífice.

Las tendencias actuales de nuestra orfebrería son dos: una enraizada en la tradición y la otra, incursionando en la estética contemporánea.

En la platería argentina contemporánea, el estilo olavarriense,  marca un hito fundamental, primero por la claridad de su origen que responde a la idiosincrasia de nuestro pueblo en cuyas raíces se funden lo americano y lo europeo, y luego, por la perfección de sus obras y su trascendencia en distintas regiones del país (en las que se adopta como estilo de trabajo, gracias a la difusión que hace del mismo la Escuela de Orfebrería), y en el extranjero, donde se conocen y valoran las piezas de los orfebres olavarrienses.

Ejemplos de Muestras donde es posible reconocer la existencia de una platería abundante y renovada, a la vez que evaluar la calidad de las obras, son:

  • Primer Encuentro Nacional de Plateros de Olavarría.
    1992.

  • Los tres Encuentros Nacionales de Plateros de Salta .
    1995 - 1996 - 1997.

  • "Homenaje a Dámaso Arce", Museo Isaac Fernández Blanco .
    Buenos Aires - 1997.

  • Muestra de plateros contemporáneos.
    Museo de Artes Decorativas.  Buenos Aires 1999.

  • Muestra "Los Maestros", Hotel Costa Galana.
    Mar del Plata - 1999.

  • Salones anuales de Plateros contemporáneos. Feria del Sol .
    Palais de Glace. Buenos Aires.

  • Salón de Plateros contemporáneos.
    Feria de Colón. Entre Ríos - 1998.

 

luna.JPG (7339 bytes)