Presidencia de Domingo Sarmiento

1868-1864

Se perfilaban como posibles candidatos a la presidencia, Urquiza y Alsina. Ambos eran totalmente opuestos. Cualquiera de los dos si era electo, podría acabar con la unión nacional tan duramente lograda. Para evitar esta catástrofe, se buscó a alguien "neutro" (con ideas de Buenos Aires y algo del Interior). Esa persona que estaban buscando era Sarmiento.

Sarmiento había estado en Estados Unidos como embajador. Como gobernador, se propuso promover la transformación del país con base en la civilización y el progreso, tomando como modelo los estados más evolucionados de su tiempo: Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos. Pensaba que a partir de la educación, se lograba gente a imagen y semejanza de esos estados. Para él "gobernar era educar". Pero para lograr proyectar las transformaciones, era necesario promover la inmigración.

POLÍTICA INTERNA

Se propuso incrementar el poder del gobierno nacional y afirmar la autoridad presidencial, para lo cual reorganizó el ejército y dispuso su intervención en las provincias. Fue tal el ímpetu en hacer cumplir las Leyes Nacionales por sobre las Provinciales, que por una oposición de López Jordán (de Entre Ríos), Sarmiento mandó a intervenir la provincia (Ley Marcial). Por este conflicto, de Entre Ríos nació el deseo de querer formar un estado aparte. Durante siete años se vivió esta situación, que no prosperó porque fue sofocado por las fuerzas nacionales.

Durante su mandato, siempre con su afán de llegar al progreso:

· Realizó el Primer Censo de 1869

· Fomentó la inmigración

· Impulsó la construcción de ferrocarriles, telégrafos, caminos y puertos.

· Creó el Banco Nacional

· Fomentó la agricultura y la industria

POLÍTICA ECONÓMICA

Mantuvo la política económica de Mitre. Por la Guerra Contra el Paraguay, la situación con respecto a la deuda externa era grave.

POLÍTICA EDUCACIONAL Y CULTURAL

Para lograr su cometido, de "educar al soberano" (es decir quienes él consideraba pueblo) fundó unas 700 escuelas de primeras letras y números, y creó escuelas para maestros. Aunque la situación económica no era buena, eso fue posible gracias a una ley propuesta por el ministro de educación: Nicolás Avellaneda, por la cual toda herencia sin sucesión directa iría para el estado. Gracias a esta ley se consiguieron los inmuebles para las escuelas.

Les otorgó a las mujeres igualdad de condiciones (se esmeró en formar a las mujeres intelectualmente). Hizo llamar a 60 maestras norteamericanas. Impuso un modelo distinto de mujer. Se implementó el sistema educativo "Lancaster".

POLÍTICA EXTERIOR

Procuró terminar con la Guerra del Paraguay