Presidencia de Nicolás Avellaneda (1874-1880)

 

Básicamente mantuvo la política anterior, aunque la crisis económica (1873-1876) impuso la reducción de gastos y la paralización de obras públicas.

Mitre fue su oponente, que lo acusa de fraude electoral. Como no existían padrones o registros de las personas, una persona podía votar en distintas parroquias ("Ley de Juego"), pero la acusación no era válida.

Mitre se alza en armas y es vencido.

POLÍTICA INTERNA

Impuso la organización nacional a costa de las leyes nacionales. Finalizando las "guerras" entre leyes nacionales y provinciales. Con este problema solucionado, restaba lograr la integración territorial. Para ello era necesario ocupar la Patagonia (la ocupación territorial). En un principio, Adolfo Alsina, propuso la implementación de una zanja que separase a los indígenas de los blancos. Con ello intentaba un avance gradual de la "civilización". Pero con su muerte, en 1977, Julio Argentino Roca se hizo cargo de la Campaña al Desierto (lo que aumentó su prestigio).

Avellaneda dicta la ley de capitalización de Buenos Aires, por lo que el municipio pasaba a ser Capital de la Nación, la provincia de Buenos Aires debería tener su propia capital (Dardo Rocha funda la ciudad de La Plata) y en pago de los edificios que pasaban a ser nacionales, pasa la deuda provincial a ser nacional.

El gobernador de Buenos Aires, Tejedor, no estaba de acuerdo; por lo que renuncia al no poder cumplir su cometido.

POLÍTICA ECONÓMICA

Ante el déficit, toma dos decisiones:

· Cierra momentáneamente las nuevas importaciones

· Baja el déficit interno, despidiendo 6000 empleados públicos y bajando los sueldos a todos un 15%.

POLÍTICA EDUCACIONAL

Avellaneda despolitiza las universidades. Para ello, le otorga la autonomía académica a las universidades, dejándole al estado la parte financiera.

POLÍTICA EXTERIOR

Mediante la Conquista del Desierto, se logró afirmar la soberanía argentina en la zona. Los chilenos tenían interés en esa zona. Era hora de poner límites entre ambos. Se reunió una comisión mixta que tuvo dos principios básicos para tomar los límites: los Andes y las altas cumbres divisorias de aguas.