LEYENDA DEL KAKUY

El kakuy o cacui,(llamado así en la región quichua) es zoológicamente hablando igual al urutaú (llamado así en la región guaraní) , en el Brasil se lo conoce con el nombre de jurutaui ,es un pájaro nocturno que vive en la región selvática del norte argentino, cuyo canto melancólico ha sido motivo entre los aborígenes para tejer una de las más hermosas leyendas. La Tradición dice que hace muchísimos años vivían dos hermanos huérfanos en lo más recóndito de la selva, en un humilde rancho. La bondad y docilidad del muchacho contrastaban con la crueldad de la joven que ha todas horas le angustiaba el alma. Cansado un día de sufrir, urdió terrible venganza. Con engaños la llevó hasta un árbol milenario que abría su ramazón en lo profundo de la selva. Ayudóla a subir con un lazo del monte para recoger sabrosa miel y cuando se columpiaba en la rama más alta, recogió el lazo y la abandonó a su suerte. Allí quedó sola la infeliz hermana, mientras las sombras anegaban los últimos resplandores del día. Llamó, gritó, imploró: todo fue en vano: la noche la envolvió haciendo más terrible su soledad, más dolorosa su angustia...De pronto estremecimientos extraños. Sus brazos se contraían y de su piel morena emergían sedosas plumas, sus piernas quedaron convertidas en garras, su boca en pico y sus ojos empequeñecieron penetrando como taladros la oscuridad de la noche.. Así quedó convertida en kakuy, el pájaro nocturno que vaga por la selva llamando con un canto que semeja un lloro, preñado de dolor y angustia, al hermano perdido por su culpa....