NORMAS DE TRANSITO
PARA PEATONES

     Todos los peatones tienen preferencia de paso aunque estuviesen haciendo mal uso de las vías, sin embargo para evitar accidentes deben observar y cumplir con las normas de circulación, ya que los peatones no solo son víctimas de los accidentes sino muchas veces causantes de los mismos, así lo señalan las estadísticas donde en muchos de los accidentes, un gran porcentaje de peatones, han sido los culpables.

   Derechos de los peatones.

      Generalmente en los sitios donde no haya policía o semáforo regulando el tránsito todo peatón antes de cruzar la calle, no obstante de que tiene preferencia de paso, con relación a los vehículos, se cerciorará de que no exista peligro o riesgo para su persona.

Precaución obligada.

     El conductor de un vehículo al acercarse a una zona o franja de seguridad, demarcada o imaginaria, esta obligado a reducir la velocidad del vehículo y, a detenerse si el paso de peatones así lo exige. Todo peatón tiene preferencia de paso sobre el vehículo que gira.

     Legalmente, si iniciado el cruce reglamentario se produjera un cambio de señal en el semáforo, el peatón tiene derecho de continuar su marcha hasta completar el cruce, estando obligados los conductores a respetar este derecho.

Deberes de los peatones.

    Normas para circulación en carretera.

     En los caminos y vías rurales es prohibida al peatón circular por las bermas. Sin embargo cuando obligatoriamente tenga que hacerlo, por no existir otros lugares, circulará por el lado izquierdo de la vía o sea en sentido contrario a la circulación de los vehículos.

    Normas para la circulación en ciudades.

Zona de incertidumbre y zona de riesgo.

Zona de incertidumbre

Zona de riesgo

     Todos los peatones o vehículos que circulan por las vías públicas están rodeados de un espacio o zona hacia donde pueden desplazarse de un modo imprevisto; esto se llama zona de incertidumbre.

Por ejemplo: cuando un peatón está cruzando la calzada, se encuentra rodeado por delante y por detrás de una zona de incertidumbre, que es peligrosa para el conductor, puesto que el peatón puede tener una reacción imprevista tanto hacia adelante como hacia atrás, que debemos prever.

También los vehículos, sobre todo a escasa velocidad, tienen una zona de incertidumbre tanto detrás, puesto que su conductor puede frenar bruscamente, como lateralmente, ya que pueden cambiar de dirección, o si están detenidos, pueden abrirse sus puertas.

     En la parte anterior de los vehículos existe una zona que se considera peligrosa y se llama "zona de riesgo"; corresponde al espacio necesario para detener el vehículo.

Acelerando nuestro vehículo, esta zona aumenta, y disminuyendo la velocidad, se hace más pequeña.

El superponer la zona de riesgo de nuestro vehículo con la zona de incertidumbre del vehículo que nos precede, resulta sumamente peligroso. Lo mismo podemos decir de los cruces y adelantamientos, en los que se aproximan las zonas de riesgo e incertidumbre de los dos vehículos. De ahí la necesidad de guardar siempre "la distancia de seguridad", cuando circulamos detrás de otros vehículos.

     Existe un concepto que conviene aclarar: el peatón no es inimputable ante la Ley, en caso de infracción. Ante un accidente, y cuando éste es producido por inobservancia de las leyes de tránsito, tiene idéntica responsabilidad que el conductor. No obstante, el Estado tiene el deber de protegerlo por todos los medios técnicos, mecánicos, legales y humanos posibles. Además, goza del beneficio de la duda y presunciones a su favor, en tanto no incurra en graves violaciones a las reglas de tránsito.

No seas igual que el resto, tené cuidado, respetá a los demás y respetate vos mismo.