NORMAS DE TRANSITO   
PARA PASAJEROS  

    Todas las reglas básicas de comportamiento, enunciadas para el peatón, son aplicables en el pasajero, por lo que es necesario internalizarlas como tal. Una actitud prudente es indispensable en la vía pública, y en ella, se basan todas las normas de seguridad.

    Ningún conductor debe recoger o dejar pasajeros fuera de las paradas, y el pasajero debe subir o bajar por la puerta correspondiente, al lado de la acera y cuando el vehículo este completamente detenido.

    Todos los pasajeros están en la obligación de velar por su seguridad por lo cual no deben asomar la cabeza ni los brazos fuera de las ventanillas de los vehículos de servicio público.

    Todos los pasajeros que hayan descendido de un vehículo, no deben tratar de cruzar por delante ni por detrás del vehículo del que acaban de bajar. Deben esperar que este se haya retirado.

En caso de viajar en automóvil particular, el pasajero deberá tener en cuenta lo siguiente:

     Debe ascender o descender del vehículo siempre del lado de la acera; si lo hace por la calzada, correrá el riesgo de ser atropellado.
     Al abrir la puerta para descender, debe verificar que no se aproxime ningún peatón o ciclista.
     Los mayores no deben llevar niños sobre las rodillas ni al lado del conductor.

Los niños menores de diez años:

     Se ubicarán en los asientos posteriores sujetos con los cinturones de seguridad.
     No jugarán en el vehículo, ni tocarán las puertas.
     No molestarán al conductor.
     Pondrán siempre traba de seguridad en las puertas.
     Jamás sacarán los brazos o la cabeza por la ventanilla; pueden ocurrir graves accidentes.
     No arrojarán papeles, envases, ni otros elementos que ensucien la vía pública.

Chofer valiente es siempre cobarde....la VIDA no es reciclable.