Hacia 1850 el indígena era el señor de la llanura pampeana.

En 1858 se libra la batalla de Pi-Hué entre las tropas del Coronel Nicolás Granada y las tribus del Cacique Gral. Juan Callvucura. Con el triunfo de las fuerzas nacionales en este combate se sella el final del legendario cacique.

En 1876 tiene lugar la batalla de Cura Malal entre el Coronel Salvador Maldonado y el Cacique Juan José Catriel, con el triunfo del primero. A partir de allí se instalaron varios fuertes y fortines en la zona, que fueron poblando el desierto.

fortin1.gif (17417 bytes)

En 1878 el Gobierno Nacional otorga la concesión de 300.000 hectáreas al Teniente Coronel Plaza Montero con la obligación de fundar un establecimiento de campo dedicado a la producción agrícola. Con el objeto de fomentar la cría de ganado caballar para la exportación, el concesionario quedaba obligado a formar una empresa en Londres bajo la figura de una sociedad anónima. Esta empresa introduciría sesenta familias europeas.

En 1882, Plaza Montero vendió la concesión a un sindicato británico cuyo representante en La Argentina era Eduardo Casey. Esta compañía tomó el nombre de "La Cura-Malal".

En ese momento se estaban tendiendo las vías del Ferrocarril Sud hacia Bahía Blanca, por lo tanto en la región había algunos habitantes blancos, que junto con indígenas civilizados conformaron los primeros asentamientos de la zona.

Un inmigrante francés, Clementes Cabanettes, había llegado al país cuando se resolvían los problemas de la federalización de Buenos Aires. Trabajó luego en la Compañía Pan Telefónica, introduciendo de esta manera el teléfono en La Argentina. Se retira de la Empresa en 1883, cuando se forma la Unión Telefónica. Adquiere un equipo de trilladoras y efectúa trabajos en la zona de Olavarría. En estos momentos de colonización las tierras eran fértiles y este francés con espíritu de aventura decide llevar a cabo su gran sueño, fundar una Colonia con y para sus compatriotas. En 1883 conoce a Eduardo Casey, que se hallaba comprometido en dar cumplimiento a las disposiciones de la ley: poblar y colonizar 111 leguas de terreno, que formaban la Concesión Plaza Montero. Juntos recorren la zona, y Cabanettes elige la región de Pi-Hué. Envía a su amigo Francisco Issaly a Francia, a su Aveyrón natal, en los alrededores de la ciudad de Rodéz, con la ardua tarea de convencer a numerosas familias para establecerse en la proyectada Colonia, junto a la estación Pi-Hué del Ferrocarril Sud. Cabanettes e Issaly llegan a Pigüé en compañía de 40 familias francesas el 4 de diciembre de 1884. No obstante en ese año, pero el 15 de Abril, un grupo de torineses acompañados por Benigno Groselli y Juan Biga, fundaron la localidad de Arroyo Corto. La zona dependía administrativamente del partido de Coronel Suárez, teniendo las autoridades asiento en La Gamma, hoy Gral. Lamadrid.

Para 1888 la estación Alfalfa ya tenía un centro agrícola en su entorno. A pesar de los reiterados pedidos de los colonos a las autoridades competentes, recién en 1891 se crea el Partido de Saavedra, estableciendo la cabeza en el referido centro agrícola que pasa a llamarse como el nuevo Distrito. Años más tarde se traslada la cabecera a Pigüé.

En 1896 se marca un hito en la historia argentina, cuando en uno de los frecuentes momentos de conflicto con Chile el Gobierno decide convocar al Servicio Militar Obligatorio a los ciudadanos de 20 años, haciéndolo por ley 3318 del 12 de Marzo. El 15 de Abril se pone en marcha el mayor contingente de esta Primera Conscripción desde Pigüé hasta las Sierras de Cura-Malal, donde ejercitaron durante 60 días.

Otro acontecimiento importante ocurrió en 1898, cuando un grupo de chacareros de Pigüé, preocupados por las magras indemnizaciones de las aseguradoras de la Capital Federal, decidieron unirse para autoasegurarse, especialmente contra el granizo. Nació de esta manera la primera Cooperativa de la Rep. Argentina y de América del Sur: "El Progreso Agrícola de Pigüé", actualmente la más antigua de esta mitad del continente.

Entre 1880 y 1930 se ocupó el espacio productivo del Distrito en parcelas relativamente pequeñas (entre 200 y 500 hectáreas). Se fundaron numerosas colonias agrícolas cuyas parcelas de tierra se entregaban a los inmigrantes por medio de un contrato de locación con opción a compra. Numerosos chacareros pudieron adquirir sus lotes y fueron conformando así una clase media rural, núcleo de la estructura demográfica y socioeconómica del Distrito.

La particularidad diferencial del distrito es la inmigración francesa. Los otros grupos de inmigrantes fueron: italianos (en especial de la zona de Torino), españoles (de Mallorca) y alemanes del Volga (comúnmente llamados "rusos").

Toda esta organización social y productiva en desarrollo fue sostenida y estructurada por el ferrocarril. Existían estaciones cada 15 o 20 Km y fueron los núcleos de las poblaciones urbanas.

La crisis del 30 produjo un cambio fundamental en la región. Comenzó a notarse la intervención del Estado en la economía local.

Puede decirse que entre 1930 y 1950, se produjo un desarrollo inercial como efecto del gran período de expansión anterior.

A partir de los primeros años de la década del 50 se genera la modernización tecnológica y de infraestructura en la región. Se asfaltan las rutas y caminos provinciales, se electrifican las zonas rurales y se renuevan las máquinas agrícolas. La modernización del mundo rural produjo una transformación en las relaciones sociales y al mismo tiempo una deslocalización de los productores; esto es, muchos comenzaron a vivir en los pueblos, yendo a sus chacras sólo a trabajar. Hubo además en las décadas del 50 y del 60 una fuerte política crediticia (en especial del Banco de la Nación) que permitió la capitalización de los agricultores, quienes invirtieron en maquinarias, herramientas e infraestructuras.

Este proceso se revierte a partir de 1976, se restringen los créditos y se inicia una declinación sostenida de los precios agrícolas.

Desde principios de los 90 la crisis económica de los pequeños productores se acentuó. Se hizo evidente que las unidades de menos de 300 hectáreas ya no pueden competir y han dejado de ser rentables. La conciencia creciente de esta nueva situación ha impulsado nuevas formas de asociación entre productores y al mismo tiempo han surgido diversas formas de diversificación productiva, entre las cuales se destacan la apicultura, la cría de porcinos y diversas formas de granjas y huertas, así como el turismo de estancia.tareas rurales.jpg (6543 bytes)