RIO GRANDE

 

RGRANDE.jpg (89988 bytes)

El Río Grande es el más caudaloso de la provincia de Mendoza, con un módulo de 107 m3/segundo y el único que a la fecha no ha sido aprovechado. Nace en la confluencia de los ríos Cobre y Tordillo, muy cerca del límite con la República de Chile y se extiende a lo largo de 275Km. Sus principales afluentes son los ríos: Estrechura, Infiernillo, de laTotora, Carrizal; por el oeste. Y por el este Valenzuela, Los Ángeles, Coihué-Có y Potí-Malal. Recibe así mismo los aportes de arroyos como: Los Perdidos, Tordillo, Cobre, Tiburcio, Valencia, Infiernillo y Totoral.

VHERMO01.jpg (48268 bytes)

El Valle Hermoso hace honor a su nombre. En este rincón de la Cordillera de los Andes los antiguos habitantes americanos dejaron sus mensajes grabados en piedras.
La imagen inferior nos muestra los rasgos, los que aún la ciencia no ha podido descifrar.

PETRVH02.jpg (49862 bytes)

Este río sale de la cordillera y se desvía hacia el sur, hacia la zona de la Payunia (zona típicamente patagónica); por lo que se aleja de las tierras cultivables del norte y del este.

Posee gran pendiente, su desnivel se ubica entre los 4600 metros sobre el nivel del mar y los 835 metros; por condiciones geológicas y topográficas que permitirían un amplio aprovechamiento de su potencial Hidro-Energético.

A lo largo de casi un siglo se han realizado diversos estudios parciales, dirigidos al "trasvase" de los caudales del Río Grande hacia los otros grandes ríos mendocinos. Entre ellos se destacan lo siguientes:

EN 1.911: los ingenieros Gunardo Lange y Valentín Velazco fueron comisionados por el Gobierno Provincial para analizar la factibilidad del trasvase del Río Grande hacia la laguna de Llancanello y de allí al Río Atuel, mediante la construcción de un túnel.

EN 1.912: Don Luis Fourcade publicó un estudio del Río Grande y señaló las trazas que deberían realizarse.

EN 1.940: el ingeniero L. Ivanissevich, estudió la posibilidad de trasvasar 100m3/segundo desde Bardas Blancas, mediante la construcción de diversas obras, para entregar un caudal de 25m3/segundo a los ríos: Atuel, Diamante, Tunuyán y Mendoza.

ENTRE 1.940 Y 1.950: el ingeniero Max Graff, estudia el trasvasamientos de las aguas de los tributarios superiores del Río Grande, los ríos Cobre y Tordillo al cause del río Atuel.

Se realizan varios estudios y construcciones, todos ellos tienen como finalidad aumentar los caudales del Río Atuel con las inaprovechadas aguas del Río Grande,

Con la finalidad de incrementar el potencial energético de lo que en el futuro serían los Nihuiles.

ENTRE 1.950 Y 1.960: se realizan estudios y se efectúa el reconocimiento de los ríos Colorado, Barrancas,Grande y los afluentes Cobre y Tordillo, para su eventual utilización.

Se efectúan otros estudios que tienen como objetivo el desvío de las aguas de los ríos Cobre y Tordillo hacia el Atuel.

EN 1.961: las firmas efectúan un estudio sobre el potencial de aprovechamiento hidroeléctrico del Río Colorado y el Río Grande.

EN 1.968: los ingenieros Rolando H. Braun y Wilhelm A. Loos, preparan un informe sobre la "aptitud de los suelos de la cuenca media inferior del Río Grande".

EN 1.972: el gobierno contrata la firma consultora Harza para el estudio de demarcación de las probables áreas a ser irrigadas con las aguas del Río Grande y analizar las alternativas de su aprovechamiento hidro-energético.

En el mismo año se contrata al Massachussetts Institute of Tecnnology (MIT). Para estudios complementarios a los realizados en 1.961 por Italconsult-Sofrelec.

EN 1.976: se celebra un tratado entre las provincias de Mendoza, Neuquén, La Pampa, Río Negro y Buenos Aires donde se establece un cupo para Mendoza de 34 m3/segundo. En el mismo año se firma un convenio entre la provincia de Mendoza y Agua y Energía Eléctrica con el objeto de realizar los estudios que posibiliten el trasvase de los 34 m3/ segundo asignado a la provincia con destino al Río Atuel.

EN 1.981: la empresa Agua y Energía inicia la recopilación de antecedentes del área de influencia del Río Grande, siempre con vista a estudiar su aprovechamiento con fines de riego y aprovechamiento hidro-energético.

EN 1.982: el Consejo Federal de Inversiones encarga al INTA/EERA la preparación de un "estudio de los suelos del sur mendocino", que incluye la cuenca del Río Grande.

EN 1.989: la empresa Agua y Energía Eléctrica inicia los estudios del aprovechamiento del Río Grande, limitándolo al punto de vista energético. Con la disolución de dicha empresa toda la información paso a manos del gobierno de la provincia de Mendoza.

EN 1.993: se sanciona la Ley Provincial n° 6.064 mediante la cual se declara de interés provincial el aprovechamiento de las aguas del Río Grande con fines de explotación hidro-energética, de riego y de turismo. Se le asignaron al Departamento General de Irrigación una serie de obligaciones.

EN JUNIO DE 1997: el Departamento General de Irrigación nombró una autoridad para los ríos Grande, Barranca y Colorado y anunció la posibilidad de iniciar un programa para regar unas 4810 hectáreas que hoy son parte del desierto del sur mendocino.

En la Ley Provincial Nº 6498/97, capítulo XIV "Fondo Fiduciario para Obras Públicas", se crea el fondo destinando dichos recursos a la ejecución de obras y proyectos, entre los cuales se indica, en el inciso e), "la concreción del proyecto de Trasvase del Río Grande al Río Atuel. En el artículo Nº 55 del capítulo XVI de la misma ley "Concreción de Obras para el Sur de la Provincia", "se autoriza al Poder Ejecutivo para que a través del Ministerio de Ambiente y Obras Públicas, convoque a concurso privado de consultoría a efectos de completar los estudios de prefactibilidad necesarios para el proyecto de Trasvase del Río Grande al Río Atuel y sus implicancias sobre la generación hidroeléctrica adicional y sobre la incorporación de nuevas tierras con derecho de riego.

Si estos estudios indicaran la conveniencia de la obra, autorízase al Poder Ejecutivo a convocar a Licitación Pública Internacional para su ejecución y realizar los actos útiles necesarios para la concreción del proyecto por el régimen de concesión de obras públicas".

 

LOS ASPECTOS FUNDAMENTALES DEL PROYECTO

El aprovechamiento integral del Río Grande podría incluir la incorporación de alrededor de 80.000 hectáreas de nuevas tierras para el desarrollo agropecuario y forestal, el repotenciamiento hidroeléctrico en los sistemas de generación hidro-eléctrica en los ríos Atuel y Diamante, la explotación hidro-energética, los abastecimientos de agua potable a pequeñas y medianas ciudades, a al industria y el posible inicio de un nuevo polo turístico de importancia para el sur mendocino.

Creación de nuevas zonas bajo riego para la producción agropecuaria y forestal

El primer y más importante resultado de las obras del "trasvase", es el de poder irrigar inmensas superficies de tierras con potencial agropecuario y forestal y que nunca fueron puestas en producción. Podrían ser incorporadas al riego no menos de 60.000 hectáreas de zonas vírgenes y sin utilización económica actualmente en San Rafael y General Alvear. Además habría posibilidades de diversificación agropecuaria sobre la base de pasturas para ganadería de engorde, producción forestal bajo riego y productos de alto valor exportable.Se estima que se podría establecer zonas bajo riego en la cuenca media del Río Grande, lo que significa que sumaría unas 3.250 hectáreas, donde casi no se requieren infraestructuras (los niveles entre el río y las áreas a regar no requieren de dique ni bombeo). En otras 1.560 hectáreas fuera del valle hay que encarar trabajos e inversiones de alguna envergadura. Luego podrían incorporarse al riego otras 22.810 hectáreas en la cuenca inferior del Río Grande. Lo que significa que en el departamento de Malargüe podrían ser habilitadas alrededor de 25.000 hectáreas bajo riego de tierras vírgenes. En dicha zona se incluiría algo de frutales y hortalizas pero el grueso sería para pasturas y forestales.

Repotenciamiento de los sistemas de generación hidroenergética ya establecidos en el Río Atuel

El segundo resultado inmediato de las obras del "trasvase", será el poder repotenciar los sistemas de generación hidro-energético ya establecidos sobre el Río Atuel. Donde se han instalado tres importantes centrales y una cuarta más pequeña. Las mismas suman una potencia instalada de 290 Mw. No cabe duda que la llegada de caudales provenientes del Río Grande al Río Atuel les permitirá a dichas plantas trabajar a "plena capacidad".Es posible que con el aumento previsto de caudales en ambos ríos estudiar la habilitación de nuevos túneles derivadores y la construcción de nuevas plantas generadoras.

Desarrollo del potencial hidro- energético de los Ríos Grande y Atuel

Con el trasvase de caudales del Río Grande, los cuales pueden ser conducidos hacia los ríos Atuel y diamante, se pueden repotenciar los sistemas de generación hidro-energéticos, actualmente instalado en dichos ríos, para un máximo aprovechamiento de las plantas generadoras existentes, la adición de potencia o bien la instalación de nuevas centrales. La generación actual es del orden de los1.000 Gwh en dichos ríos, podría llegar a duplicarse con la utilización nacional de los caudales a trasvasar del Río Grande. Nuevas plantas pueden ser construidas, aumentando aún más el potencial aprovechable en ambos ríos.

Dotación de agua potable a poblaciones pequeñas y medianas y actividades económicas.

Al ser Malargüe el departamento con menor densidad de población y uno de los menos habitados a pesar de su extensa superficie, no hay ciudades y poblados de gran tamaño. Pero el proyecto ofrece la posibilidad de diseñar un adecuado abastecimiento de agua potable para la población actual y la esperada para los próximos 50 años.  Es por ello que, una vez definido el trayecto de canal-acueducto-túnel mediante el cual se prevea efectuar el "trasvase" de caudales del Río Grande al Río Atuel, se deberán prever las obras de derivación para el abastecimiento del recurso hacia las plantas de potabilización que se establezcan y los respectivos sistemas de distribución.Se deberá prever el abastecimiento de agua industrial para las explotaciones mineras, industriales y forestales que pudieran tener requerimientos de importancia.

Creación de nuevos e importantes polos turísticos

Si se ejecutaran en su momento los proyectos de aprovechamiento hidro-energético, en especial los de "Portezuelo del Viento" y el de "Bardas Blancas", no cabe duda que alrededor de los mismos se puede establecer un importante nuevo polo turístico. La extensión de dos lagos artificiales a establecer prácticamente uno al lado del otro, más de 3.600 hectáreas a ser acumuladas en una extensa superficie a lo largo de uno 50 kilómetros, de un paisaje de montaña sumamente atractivo, agreste, salvaje, con cañones profundos. Lo que generará un interés en los inversionistas por establecer hoteles, restaurantes y centros recreativos para atraer un importante flujo turístico.

Así mismo, los caminos previstos para las obras a realizar permitirán el acceso a nuevos centros invernales, en Valle Noble, Risco Negro y arriba del paso Pehuenche.El repotenciamiento del atractivo turístico de la Laguna Llancanelo, mediante la recarga con caudales del trasvase.

El ente ejecutor del proyecto será el Ministerio de Ambiente y Obras Públicas, en estrecha relación con los demás ministerios dependientes del Gobierno Provincial (Finanzas Públicas. Gobierno y Economía), como así mismo con el Departamento General de Irrigación, Obras Sanitarias Mendoza, Energía Mendoza, la Unidad Ejecutora Provincial (U.E.P) y con aquellas entidades que de uno u otro modo, tiene que ver con la inversión pública provincial en energía, agua, turismo, etc.

 

 

INICIO                                 VOLVER