HOTEL ABANDONADO


        

LAS MEJORES AGUAS RADIOACTIVAS Y SULFUROSAS
PAISAJE Y CLIMA IDEALES-HOTEL MODERNO Y CONFORTABLE CALEFACCIÓN

Con ese slogan se inauguró en diciembre de 1.938 el Hotel Termas el Sosneado, una maravilla de arquitectura, lujo y confort para la cordillera del sur de Mendoza.

 

Las bondades de estas aguas termales eran conocidas desde antiguas épocas, y seguramente fueron utilizadas por los nativos hombres americanos en tiempos prehistóricos.

El afloramiento de aguas termales se ubica junto al río Atuel, sobre la Ruta

h1.964.jpg (74286 bytes)
Imagen que presentaba el Hotel Abandonado y la piscina, alrededor de 1.964, por esa época los visitantes ocupaban las instalaciones que se mantenían en buen estado
PILETA.jpg (40901 bytes)

Provincial Nº 220, a una altitud de 2.180 metros sobre el nivel del mar, a unos 60 kilómetros, hacia el noroeste de la localidad del Sosneado. El manantial, enclavado prácticamente al pie del volcán Sosneado, es seguramente relicto de las grandes manifestaciones ígneas producidas en la región y se suma al importante inventario termal de la zona de influencia del Atuel.

Don Alfonso Capdeville, fundador de la estancia El Sosneado, instaló en el lugar algún tipo de infraestructura para utilizar este recurso. De acuerdo con los antecedentes existentes la realización de estas construcciones y la utilización de las aguas termales respondía al espíritu filantrópico de don Alfonso, pues se permitía el acceso libremente a todo aquel que necesitara beneficiarse con aquellas aguas curativas.

hotel.jpg (34766 bytes)

Esto es lo que queda del antiguo esplendor del Hotel Termas El Sosneado, el misterio que emite sus ruinas todavía asombran a los visitantes. En la piscina aún manan las curativas aguas 

hotel1.jpg (62545 bytes)

En diciembre de 1.938, la Compañía de Hoteles Sud Sudamericanos Ltda., subsidiaria la empresa ferroviaria de B.A.P. inauguraba con un gran despliegue publicitario y con la presencia de personalidades de distintas partes del mundo, aquellas lujosas instalaciones, dotadas de un confort inusitado en aquellas latitudes.

Este quijotesco emprendimiento, enclavado en una zona de una belleza incomparable, pero también con un clima riguroso y con rutas de acceso sumamente dificultosas, brindaba servicios acordes con las exigencias de los clientes que pertenecían a la alta sociedad mundial.

Mantuvo su actividad hasta mediados de la década del 50, en momentos en que se realizaron en la zona importantes adelantos como la instalación de moderna tecnología en la mina Volcán Overo, mejoramiento y construcción de puentes en la Ruta Provincial Nº 220, la construcción del ferrocarril entre San Rafael y Malargüe, el mejoramiento y construcción de puentes de la Ruta Nacional Nº 40,   nuevas instalaciones en estancia y villa del Sosneado, incremento de explotaciones mineras, entre otros.

PISCINA2.jpg (102451 bytes)

Detalles constructivos de la piscina, de la que continúa surgiendo las cálidas aguas color turquesa

PISCINA1.jpg (73373 bytes)

A partir de 1.953, y en una forma casi misteriosa las lujosas instalaciones quedaron prácticamente abandonadas, algunos cuidadores se mantuvieron   algún tiempo mas, resguardando el hotel y todo su mobiliario, pero el paso del tiempo hizo que todo quedara solo.

Las posibles causas del abandono de la lujosa construcción fueron tema de comentarios durante muchos años entre los lugareños y los que llegaban. Algunos atraídos por las bondades de las aguas termales y muchos atrapados por el misterio que encerraba tanto lujo abandonado en medio de una geografía tan agreste.

El caso es que así poco a poco se fue disolviendo todo el esplendor que irradiaba para convertirse en el Hotel Abandonado, al cual aún hoy concurre gran cantidad de turistas a beneficiarse con las cálidas aguas que continúan aflorando junto a las ruinas de estilo nórdico, cargadas de misterios

 

 

INICIO     VOLVER LOS ACCIDENTES