Un antecedente obligado en el estudio de la comunicación, ha sido por mucho tiempo la llamada "TEORIA DE LA INFORMACION", formulada a fines de los 40 por el ingeniero Claude E. Shannon. Su primera versión apareció en el Bell System Techical Journal de Octubre de 1.948, perteneciente a la Bell Telephone Laboratories, organización a la que Shannon se encontraba profesionalmente ligado. Poco después el sociólogo Warren Weaver, redactó un ensayo destinado a enfatizar las bondades de esta propuesta, que fue publicado junto al texto anterior en Julio de 1.949.

claude.gif (31525 bytes)

El trabajo de Shannon se titula The Mathematical Theory of Communication, y el de Weaver Recent Contributions to the Mathematical Theory of Communication. En conjunto dieron lugar a un pequeño libro que tomó el título del primero de ellos. De este modo, la unión de dos textos y de dos disciplinas diferentes, produjo una obra de referencia duradera en el campo de la comunicación. Lo habitual es que se aluda a estas concepciones como el modelo de Schannon y Weaver o como la Teoría de la Información.

La teoría, tiene una expresión gráfica de notable sencillez; la fuente de información, selecciona a partir de un conjunto de posibles mensajes el deseado. El transmisor transforma el mensaje en una señal que es enviada por el canal de comunicación al receptor.

El receptor hace las veces de transmisor invertido que cambia la señal transmitida en un mensaje y pasa este mensaje a su destinatario. "Cuando yo hablo con usted, mi cerebro es la fuente de información, el suyo el destinatario, mi sistema vocal es el transmisor, y su oído, con su octavo par de nervios craneanos, es el receptor".

Infortunadamente, es característico del proceso de transmitir la señal que se agreguen a ésta ciertas cosas que no son proporcionadas deliberadamente por la fuente de información. Estos aditamentos indeseados pueden ser distorsiones de sonido (en telefonía, por ejemplo), o estáticos (en radiotelefonía), o distorsiones de la forma o sombreado de una imagen (televisión), o errores de transmisión (telegrafía o facsímil). Todos estos cambios en la señal, pueden ser llamados ruidos.

"Los problemas que han de estudiarse en un sistema de comunicación, tienen que ver con la cantidad de información, la capacidad del canal de comunicación, el proceso de codificación que puede utilizarse para cambiar el mensaje en una señal y los efectos del ruido" (1.984, pag.36).

A lo largo de este movimiento orientado linealmente, se encuentra un conjunto de componentes que pueden ser distinguidos en forma precisa, por su ubicación y su función.

   Fuente
   Componente de naturaleza humana o mecánica que determina el tipo de mensaje que se transmitirá y su
   grado  de complejidad.
   Transmisor
   Recurso técnico que transforma el mensaje originado por la fuente de información en señales apropiadas
   Canal
   Medio generalmente físico que transporta las señales en el espacio. Cumple una función simple de mediación
   y transporte.
   Ruido
   Expresión genérica utilizada para referirse a variadas distorsiones originadas en forma externa al proceso de
   comunicación.
   Receptor
   Recurso técnico que transforma las señales recibidas en el mensaje concebido por la fuente de información.
   Destino    Componente terminal del proceso de comunicación, al cual está dirigido el mensaje. Es el elemento decisivo
   para pronunciarse sobre la fidelidad de la comunicación.

Estos términos, pasaron a formar parte de la jerga comunicacional y aún del lenguaje corriente, desarrollando una existencia propia, con idependencia del marco explicativo en que tuvieron origen. Comenzó a ser común hablar de fuente, emisor, mensaje, canal, destinatario o receptor. Su representación gráfica, se ha usado una y otra vez, agregando o quitanto algún elemento , pero siempre manteniendo su apego a una estricta causalidad lineal. A título de ejemplo, se puede mencionar la propuesta de David K. Berlo, publicada en 1.960, de gran aceptación en círculos académidos; y los intentos de Wilbur Schramm en la década del 70, por interpretar desde la teoría de la información el proceso de la comunicación humana y los medios de comunicación social (Berlo, 1.981, Schramm, 1.982).

A partir de su concepción, Weaver, expresa: "El trabajo se aplica en primera instancia sólo al problema técnico, pero la teoría tiene una significación más amplia. Para comenzar, el significado y la efectividad están inevitablemente restringidos por los límites teóricos de la exactitud en la transmisión de símbolos. Más aún, el análisis teórico del problema técnico pone en evidencia que éste se superpone a los problemas semánticos y de efectividad más de lo que se podría sospechar" (1.984, pag. 35).

Weaver, alude concretamente a los tres niveles en que tradicionalmente se abordan los problemas de la comunicación: técnico, semántido y pragmático. Cada nivel, se abre en una dimensión de análisis e intrepretación diferentes. En el nivel técnico se enfrentan problemas relacionados a la fidelidad con que cierta información puede ser transmitida desde un emisor a un receptor, en el nivel semántico, se estudian cuestiones relativas al significado e interpretación de un mensaje, y en el nivel pragmático, se enfoca la comunicación desde el punto de vista de sus consecuencias en el comportamiento manifiesto de las personas.

También, muy entusiasta agrega "La teoría matemática de la comunicación es tan general que no es necesario decir qué clase de símbolos se consideran: Si se trata de palabras o letras escritas, de notas musicales, de palabras habladas, de música sinfónica o de imágenes. Las relaciones que la teoría revela se aplican a todas estas formas de comunicación y a muchas otras. La teoría está tan imaginativamente motivada que se ocupa del núcleo interior mismo del problema de la comunicación" (1.984, pag 43).

Todo esto ocurre en circunstancias de que el propio Shannon, en su escrito original, había establecido expresamente el carácter restringido de su posición, atendiendo a su particular orientación profesional: "El problema de la comunicación, consiste en reproducir en un punto, sea exacta o aproximadamente, un mensaje seleccionado en otro punto. Frecuentemente el mensaje tiene significado; este se refiere o está relacionado con algún sistema con ciertas entidades físicas o conceptuales, estos aspectos semánticos de la comunicación son irrelevantes para los problemas ingenieriles. El aspecto significativo es que el mensaje actual, es seleccionado de un conjunto de posibles mensajes. El sistema debe ser activado para operar cada posible selección, no sólo de la que fue elegida, sino también desde una desconocida en el momento de ser activada" (Shannon y Weaver, 1.964, pag.31).