Los años 60

El Gobierno de Frondizi

La década de los 60, marca en la Argentina, el comienzo de un período muy largo de gobiernos no elegidos por el pueblo.
Los gobiernos constitucionales de Frondizi, Guido e Illia, son reemplazados, en la postrimería de la década (1966) por un sistema ilegítimo, el de Juan Carlos Onganía. De allí en más, casi en forma ininterrumpida, el país fue dirigido por gobiernos "de facto" hasta 1983, excepto en un corto período, entre 1973-1976 en que el peronismo gobernó por elección del pueblo.
Ya en el año 1960, en San Luis había estallado un conato revolucionario encabezado por el general retirado Fortunato Giavannoni, que fracasó
al no encontrar apoyo.

 

En los últimos meses del año hubo nuevos problemas con el Ejército.
El presidente Frondizi, cuyo gobierno había comenzado el 1º de mayo de 1958, debió salir al encuentro de las versiones sobre su renuncia. Como una forma de tranquilizar a los militares el Poder Ejecutivo en diciembre de 1960 declaró proscripto al
Partido Justicialista.
Los años de gobierno de Frondizi fueron difíciles. Hubo huelgas de médicos,
de ferroviarios, de petroleros.
Uno de los peores problemas fue a raíz de su política de exploración y extracción de petróleo por parte de empresas privadas, contratadas por YPF.
Esto desató una batalla desde la oposición e inclusive en el
propio partido del presidente.

 

En los últimos meses del año hubo nuevos problemas
con el Ejército.
También fue grande el movimiento estudiantil ante el proyecto del Poder Ejecutivo para autorizar la creación de Universidades privadas.
Los estudiantes se dividieron bajo las consignas: "enseñanza laica" y "enseñanza libre"

Manife~2.GIF (11320 bytes)

Manifestación de estudiantes

 

En febrero de 1961, el dirigente socialista Alfredo Palacios fue elegido Senador por la Capital Federal. Su triunfo creó cierta inquietud en el seno de las Fuerzas Armadas, ya que su éxito se apoyó en la defensa a la Revolución Cubana.
En tanto, el presidente Frondizi logró que el entonces Comandante General del Ejército, general Carlos Toranzo Montero renunciara a su cargo, como
Comandante General del Ejército.

También solicitó la renuncia del Ministro de Economía Álvaro Alsogaray;  lo reemplazó por Roberto Alemann. Se dio por terminada la estabilización y se adoptó una política social más flexible.
A mediados de ese año, otro hecho sacudió a las Fuerzas Armadas; el comandante Ernesto "Che" Guevara, Ministro de Industrias de Cuba, fue recibido, en Buenos Aires por el presidente Frondizi.

Che1.GIF (5385 bytes)

El "che" Guevara

Cuba buscaba que la Argentina fuera mediadora en el conflicto con EEUU.
Al término de una gira por Oriente, donde se intentó abrir mercados para la producción nacional, el presidente argentino, Arturo Frondizi se reunió con el entonces presidente estadounidense, John F. Kennedy desmintiendo en esa oportunidad la versión de la complicidad de funcionarios argentinos con el gobierno cubano.

El programa desarrollista que en 1958 sintetizó Frondizi se basó, fundamentalmente en una renovación técnica y científica. Pero su mayor fe estaba puesta en los capitales extranjeros.
Éstos llegaron en cantidades relativamente considerables entre 1959 y 1961.

fro.gif (7755 bytes)
El Presidente Frondizi habla
ante el Congreso de EEUU

Kaisser1.GIF (11027 bytes)

Auto marca Kaiser

Su influencia se notó en la transformación de los servicios o en las formas de comercialización. Lo más característico, en una primera etapa fue la presencia de los supermercados.
También se notó una modificación de los hábitos de consumo estimulado por la presencia de la TV.
En la industria se estancaron los textos, el calzado, aún los electrodomésticos; en cambio los nuevos ramos; petróleo, acero, celulosa, petroquímica, automotores crecieron rápidamente, debido en parte a los efectos de la promoción y también porque había un mercado insatisfecho.

 

Así es como se creó una brecha entre dos sectores; uno en progresiva expansión relacionado a la inversión, al consumo de sectores de mayor capacidad y otro el tradicional, vinculado al consumo masivo.
Sin lugar a dudas la gran inversión de las empresas extranjeras provocó esta brecha tan amplia y quienes sufrieron fueron muchos trabajadores ya que el empleo industrial tradicional se estancó; se deterioraron los ingresos de los asalariados.
Por otra parte el peronismo proscripto buscó formas alternativas para expresarse. Lo encontró en el movimiento sindical organizado, como la C.G.T.
o las 62 Organizaciones.
Este movimiento sindical presionó, hostigó, actuó como verdadera oposición política.
A lo largo de 1961 tres paros generales consiguieron quebrar la rígida política de salarios; llevaron a la renuncia a tres ministros de Economía y devolvieron al sindicalismo una fortaleza que parecía haber perdido.
Frondizi fracasó en su intento por integrar a los líderes sindicales a su
empresa política.
Los años 62 y 63 fueron un lapso durante el cual el sindicalismo peronista no sólo mantuvo su poderío, sino que logró acrecentarlo con la recuperación de la C.G.T.

 

El 62 fue un año de aguda recesión económica, resultado de las caídas de las exportaciones y el aumento de las importaciones industriales,
estimulado por el programa desarrollista.
Las medidas para frenarla fueron la devaluación del peso y el alza

de los precios agropecuarios.
Políticamente el año 1962 se caracterizó por ser un año

con grandes sobresaltos.
La Argentina, se abstuvo en la 7ª. Reunión de países de la Organización de los Estados Americanos (OEA), efectuada en Punta del Este (Uruguay), en la decisión de expulsar a Cuba del sistema americano.
Esta situación irritó nuevamente a la cúpula militar.
Los resultados de las elecciones del 18 de marzo para gobernadores provinciales, trajeron un nuevo malestar, ya que si bien el partido gobernante (UCRI) triunfó en varios distritos, los candidatos del peronismo ganaron ampliamente en las principales provincias
, incluyendo el distrito clave de Buenos Aires.

Frondizi hizo lo imposible para capear la situación; intervino las provincias donde habían triunfado los peronistas; cambió todo su gabinete; designó a Aramburu como mediador con los partidos políticos, pero éstos se mostraron indiferentes.
Esto era lo que los militares esperaban.
El 28 de marzo de 1962 los militares depusieron a Frondizi.
La titularidad del Poder Ejecutivo recayó en el entonces presidente del Senado, José María Guido.

guido.GIF (9215 bytes)

Juramento de Guido

Se cambió el gabinete y el designado Ministro de Economía Federico Pinedo provocó una espectacular devaluación.
Rápidamente fue reemplazado por Álvaro Alsogaray, quien reiteró
su anterior receta estabilizadora.

 

Imagen de fondo: "Abstracción"
Juan del Prete

 

wb01343_.gif (599 bytes)

WB01342_2.gif (412 bytes)

WB01345_.gif (616 bytes)

La Economía Peronista

El Di Tella

De Frondizi
a Illia

 

Antonio Berni Juanito Laguna Ramona Montiel