GENERALIDADES

Página
Página Anterior
Anterior

Estancias...

La evolución de la Estancia, esa increíble transformación, contempla necesariamente sucesivas etapas, con características netamente diferenciadas.
Largo es el camino a recorrer al considerar que comprende más de cuatro siglos esta evolución.

Un factor que tuvo incalculable gravitación en la evolución de las estancias fue el alambrado, introducido por Ricardo B. Newton en 1845, que permitió la subdivisión de potreros y eliminó la hacienda nómade. Primero alambraron los ricos hacendados, era caro y no tenía resistencia, hasta que se fabricó de acero, fuerte y al alcance de todos.

La Ley de Enfiteusis, dictada por Bernardino Rivadavia   para mantener las tierras públicas en manos del Estado y evitar la proliferación del latifundio, no entregaba predios en propiedad, sino que los arrendaba por no menos de 20 años mediante el pago de un "canon" (alquiler anual) a los labradores que deseasen trabajarla.
Algunos estancieros tergiversaron la ley  y, mediante un subarriendo  de tierras públicas arrendadas por ellas al Estado, obtuvieron grandes ganancias.
Esta ley fue derogada por Rosas. El destino de las tierras públicas fue a parar en manos de los grandes estancieros que subarrendaban ilegalmente, gracias a los capitales que habían conseguido.

Según sus características se pueden dividir en:

La Estancia Jesuítica:
Fundada por dos incentivos: el anhelo de extender el cristianismo y la ansiedad de progreso material logrando oro y plata para vivir convenientemente en la Tierra.
Para cristianizar los pueblos recién conquistados y hacerlos mansos y sumisos, la corona española encargó a la Compañía de Jesús, institución religiosa nacida en España, fundada por San Ignacio de Loyola.Fundaron los jesuitas poblaciones de indígenas y las organizaron cívicamente encomendando el gobierno civil a los jefes naturales o caciques indígenas, reservándose la dirección o gobierno espiritual. Esas poblaciones se llamaron " Reducciones".

La Estancia Colonial:
Sobre el calco de la Estancia Jesuítica y paralelamente a ella, nace y se desarrolla la Estancia Colonial, y no es poco, consiguientemente, lo que le debe en su organización.
La gran diferencia se basa en la importación, desde España, de ganados y también semillas; que unido a lo ya existente, a lo autóctono, cimentó nuestra riqueza agropecuaria.

La Estancia Criolla:
Sin que cambios fundamentales alteraran el ritmo de las estancias constituidas o su organización, salvo en lo relacionado con la propiedad de la tierra, se pasa de la era de la Estancia Colonial a la que se llama: la Estancia Criolla, cuyo punto de partida coincide con nuestra independencia.
Las características de las estancias en las primeras décadas del siglo XIX son las siguientes: en campos sin cercos, vacas, caballos y ovejas pacían en libertad y se reunían para aquerenciarlos en grandes cantidades repuntándolas de la periferia al centro del campo. En esta forma se paraba rodeo, operación esencialísima de la estancia antigua a efectos de conocer en ganado propio de la marca.

La Estancia Moderna:
Al finalizar el ciclo de lo que es llamado: la Estancia Criolla, se habían introducido los dos factores determinantes de una total transformación futura: el pedigree y el alambrado.
La extensión, generalización e intensificación de ellos demandó, sin embargo, muchos años más.
Los nuevos rumbos seguidos llevaron la ganadería a su período más floreciente.

El estanciero se preocupaba especialmente en limitar sus tierras procurando asegurar la prioridad de sus campos y haciendas.

La Estancia Turística:
Con los costo que genera mantener una estancia, algunos dueños  han convertido esos lugares en atractivos centros turísticos con servicios de hospedaje y comida. Las tradicionales artes gauchescas como la doma, se han convertido en un motivo de atracción.


Artículos Relacionados:

El Primer Alambrado
"Los Remedios": Primera Estancia Alambrada
Las Escuelas Rurales: El primer contacto con el mundo

Tranquer.gif (4675 bytes)