LOS WICHÍ

LA ORGANIZACIÓN SOCIAL

com. abor.1.jpg (36501 bytes)

Los wichí son un grupo étnico que aún hoy persiste en el Chaco Salteño con algunas formas de vida que se remontan a las de los siglos XVI - XVII. Entre los pueblos que participan dentro de ésta clasificación, se encuentran los matacos, chorotes y chulupí, con características culturales semejantes, y a la vez con rasgos diferenciales que la antropología ha señalado científicamente. Los cronistas hispanos llegaron a considerarlos como pueblos "decidiosos y floxos..."(Filiberto de Mena), por su falta de aptitud para la tarea agrícola a la que los españoles estaban acostumbrados.

La organización social de la comunidad gira alrededor de la familia integrada por el padre, los hijos y los yernos, que viven en una misma vivienda (le hup). Y el conjunto de toda estas familias constituyen la aldea (le huet), de características precarias por su nomadismo o seminomadismo. Son fuertes los lazos comunitarios; a nivel individual  existe una relativa desvalorización de su condición actual, conciencia de la superioridad del criollo y del blanco hacia quienes demuestra sumisión y desconfianza. El aborigen al sentirse marginado reacciona con resignación ante su situación, aceptado la vida sacrificada que le ha tocado vivir; el contacto con la cultura criolla a producido una pérdida creciente de identidad cultural, moral, religiosa y comunitaria. El hombre actúa hacia afuera, la mujer hacia adentro, en ella se da un mayor mantenimiento de la identidad.

misión 1.jpg (30322 bytes)

Pequeñas parcialidades integradas por un número no muy grande de familias, constituían las distintas comunidades, a cuyo frente estaba un cacique de autoridad relativa. al parecer la familia nuclear era la base de la comunidad y a su vez era monogámica, aunque entre los jefes era común la poligamia. Cada parcialidad tenía su territorio de caza y la propiedad del mismo era colectiva. La institución del cacicazgo presenta definidos roles políticos y religiosos en la misma o en otras personas; los ancianos forman un Consejo que resuelve los conflictos graves que se presentan en el seno de la comunidad, existe un predominio de participación masculina, el reconocimiento del poder del hombre blanco y   sentimientos de pertenencia. Los aborígenes se expresan a través de las artesanías; tienen una participación marginal en las fiestas criollas; las festividades que eran patrimonio de su cultura se han perdido.

Educación:

El 50 % de la población es analfabeta total, la mayoría de las mujeres y niños no hablan castellano . la escolaridad de los niños es creciente, aún así la deserción es alta por varios factores:

  1. De abril a junio los padres suelen migrar a las ciudades más cercanas llevando a toda la familia a la recolección de poroto, caña de azúcar, etc., por lo que los niños se ausentan de la escuela por ese período.
  2. De octubre a diciembre llega la época de recolección de frutos del monte, tarea en la que los niños salen con sus madres recorriendo grandes distancias en trayectos de hasta 50 kms. o más, ausentándose del hogar por días o hasta semanas.
  3. Permisibilidad familiar que hace que cuando el niño se niega a asistir a la escuela los padres respetan su posición.
  4. Inaccesibilidad cultural es quizás el espacio más importante, ya que todo el sistema educativo está diseñado en función del criollo, y en la mayoría de las misiones los niños wichí aprenden castellano en la escuela lo que los coloca en amplia desventaja.
  5. Problemática relacionales: se da fundamentalmente en las escuelas con población escolar predominantemente criolla: la pobreza con que se viste el niño wichí, siempre descalzo, su forma particular de hablar, sus dificultades para comprender el idioma y sus dificultades para adaptarse a estar sentado sumado a su sensibilidad hacia las críticas, el recelo que trae desde su casa, el temor, la timidez hacen que ir a la escuela sea una experiencia negativa para el niño wichí por lo que trata de evitarla y lo lleva a desertar rápidamente

niños 2.jpg (24191 bytes)

Relación con la naturaleza

El hombre está plenamente integrado a la naturaleza; extrae de ella las nociones fundamentales, religión, lenguaje, explicaciones. La tierra es considerada tierra de todos por ser interpretada como un espacio libre. Convendría decir que todas las formas de vida cultural se establecen alrededor de mitos diversos: astrales, cosmogónicos, animalísticos, vegetales, etc. Cada uno de los elementos que constituyen a diario el hábitat de ese pueblo, está protegido por Demiurgos que castigan a quienes violan los tabúes impuestos.

Un lugar preponderante en la cosmovisión ocupa el chamán, que al igual que en otras culturas accede a esa función a través de la transmisión hereditaria, la revelación o el aprendizaje. El chamán, verdadero puente entre la comunidad y lo sobrenatural es también el custodio de los mitos que explican el misterio de los hombres y del mundo además de aplicar esos conocimientos para la curación de enfermedades.

                  templo mision.jpg (11807 bytes)

Con la aparición de las misiones la religión anglicana  ganó adeptos junto a otras sectas de orientación evangélica; éstas aplicaron una férrea disciplina para regir la conducta produciendo una interacción de lo nuevo con lo tradicional, aparece el fatalismo conviviendo con la conciencia mágica y la creencia de la cura a través del rezo.

La funebria entre estos pueblos nos muestra también el entierro secundario de los huesos. Al morir un miembro de la comunidad, el cuerpo es depositado en una fosa luego de haberlo envuelto con mantas y tapado con ramas, se cubre la fosa con tierra y después de un tiempo se juntan los huesos y se los deposita en una tinaja para ser trasladado al cementerio comunitario; la viuda del difunto viste ropas oscuras, corre y danza por el monte desgarrando sus vestiduras en señal de luto.

ASPECTO SANITARIO

Las comunidades actuales presentan graves problemas en el sector salud, de las estadísticas elaboradas por el Hospital zonal de Rivadavia Banda Sur encontramos que la mortalidad infantil es, en términos generales, tres veces mayor que la criolla, la mayoría de los casos está relacionada con, o facilitada por la desnutrición. En ese sentido la población aborigen es tres veces más vulnerable que la criolla.

En lo que respecta a desnutrición, el control nutricional se realiza por lo menos una vez por trimestre de cada niño, en la visita domiciliaria. En los niños de 0 a 2 años, se utiliza la relación del peso con la edad, que permite identificar desnutridos agudos y crónicos. De 2 a 5 años se relaciona el peso con la talla, identificando solo desnutrición aguda. A modo de ejemplo de la situación real de la comunidad diremos que hacia Diciembre de 1992, el 24 % de los niños controlados estaban desnutridos en Rivadavia, mientras que en la Provincia existía un 18 % de niños en ese estado entre los 0 a 2 años             

niños 1.jpg (30005 bytes)

En la comunidad aborigen los niños son muy importantes y atendidos en todas las edades; la madre siempre sale con todos sus hijos, la natalidad es cada dos o más años, casi no se dan abortos provocados, ni se regalan los hijos, lo que sí se da entre las madres jóvenes criollas.

Familia numerosa se denomina a toda familia que tiene más de 4 personas menores de 14 años a cargo. Se relaciona con la desnutrición en función del alimento a repartir. Se da muy frecuentemente que una familia es crítica por desnutrición y por ser numerosa al mismo tiempo; las familias de los sectores mayoritariamente aborígenes son críticas por ese factor. Aparte de éstas patologías también presentan características críticas la tuberculosis ( relacionada con la desnutrición del adulto y al nivel de vida), el mal de chagas, el cólera en algunas zonas, la pobreza extrema

LA VIVIENDA

mision 2.jpg (17280 bytes)

En la comunidad wichí solo el 24 % de las casa son de adobe. La vivienda más característica es de palo a pique o quincho, está formada  por 4 horcones de palo santo en general y revestidas las paredes con ramas. El techo es de ramas y tierra. Es una sola habitación, donde duerme toda la familia. La vida transcurre bajo un frondoso algarrobo que siempre hay al lado de la vivienda, el fuego se hace afuera en verano y adentro en invierno, pero se cocina principalmente afuera.
La vivienda no es un elemento importante en la cultura wichí. Algunos documentos se refieren a chozas cupulares que fueron usadas antiguamente reemplazadas por la descripta. Pero los aborígenes más viejos cuentan que la casa era el monte, y que esto se hizo vital en la época de las persecuciones cuando "no había que dormir nunca en el mismo lugar" ni dejar rastros de haber permanecido en un sitio determinado.
Esto explica en parte la capacidad de superar las inclemencias del tiempo que tienen las comunidades. Las casas no defienden de las lluvias, del frío o del viento. Algunos revisten con barro el lado que da al sur de donde vienen los vientos fríos.


la lucha.jpg (32807 bytes)

 

Relaciones con otras comunidades
El hábitat mataco-mataguayo en el noroeste del Chaco parece encontrar su explicación en la presión ejercida por los guaycurúes, en actitud de constante acoso. Incluso deben haber tenido dificultades con los chiriguanos, guerreros sumamente belicosos. En el siglo XVI deben haber ocupado parte del sector Chaco-Occidental habitado por los Lules-Vilelas, quienes posteriormente se expandieron hacia el sudoeste; debe haber habido un cierto contacto con las comunidades de la zona de Valles y Quebradas a juzgar por los elementos encontrados en Santa Rosa de Tastil que evidencian un cierto intercambio comercial entre ellas, algunos rasgos culturales dan la pauta de que la zona del Chaco pudo haber sido una zona de contacto en donde Tastil cumplía funciones de nexo socio-político y comercial haciendo de puente para el intecambio de mercaderías desde el Alto Perú hasta la zona del Cuyo.

A Chaco
A Economía Wichí
A PAGINA DE INICIO