Raquel Forner

  
  Nació en Buenos Aires el 22 de abril de 1902.

  Estudió en la Academia Nacional de Bellas Artes, de Buenos Aires, donde en 1922 obtuvo el título de Profesora de Dibujo.

  El período de 1924 a 1929 fue muy importante para ella, aunque no demasiado valorado quizá porque han quedado pocas obras.

  En el primero de esos años obtuvo el Tercer Premio en el Salón Nacional con su obra Mis vecinos. En 1928 realizó su primera exposición individual en la Galería Müller en Buenos Aires, y en la Facultad de Humanidades de La Plata (Provincia de Buenos Aires).

  Fue una participante activa de la transformación modernista junto a Norah Borges a Pettoruti y a Xul Solar.

  En 1929 participó en el Nuevo Salón organizado por Amigos del Arte de Buenos Aires.

  Desde 1929 a 1931 asistió a los cursos de Othon Friesz en la Academia Escandinava de París.

  Por ese entonces conoció en Madrid los efectos paralizantes de las repercusiones de la "gran depresión" de 1929 y las tensiones que empezaban a existir en España.

  Ese clima la agobia. Descendiente de una familia valenciana, se sintió muy tocada por todo lo que sucedió en España durante la Guerra Civil.

  "Yo comencé a pintar realmente, cuando estalló la guerra en España. La tragedia material y espiritual comenzó en España para desparramarse luego por el mundo", palabras dichas al crítico Córdova Iturburu, en 1944.

  Sin duda, como a BERNI la vida le muestra una realidad cada vez más conflictiva, y no puede sustraerse de ello. Se compromete con su época. A diferencia de BERNI, que puso su énfasis en la situación social de su país, ella muestra el dolor y la desgracia a través de todo aquello que tenga que ver con la Guerra Civil y la Gran Guerra.
  

     

presagios1.GIF (10112 bytes)

  En "Presagios"  se advierte en esas mujeres una atmósfera de temor, algo malo ha de ocurrir.
Esas mismas mujeres aparecerán otra vez en
"Ni ver, ni oír, ni hablar".

 

Con "Mujeres del Mundo" (1938) se inicia la Serie de España.
Con esta Serie comienza la época de sus pinturas dramáticas.
MUJERES DEL MUNDO.gif (12807 bytes)

La figura central es América, inclinada a la Tierra. América es paz. Detrás están China y España en plena angustia. A los costados, una madre que parecería acunar a su hijo muerto y una esposa que trabaja después de haber perdido a su marido en la guerra, y como fondo,la aldea bombardeada.

 

interludio.GIF (10549 bytes)

"Interludio"

El color brillante de "Interludio" (1934) o de "Barcos" (1922), con las obras de España se apacigua; aparecen los grises que denotan tristeza."Destinos" (1939) se da a conocer en la Galería Müller seis meses después de terminada la Guerra Civil española.

En ella una mujer lamenta la muerte representada por un busto de yeso ensangrentado, caído en el suelo.
Al fondo los brazos levantados de otra mujer
manifiestan el dolor.

                           

"La Victoria" (1939),
es la última de la Serie.

la_victoria1.GIF (10877 bytes)

victoria_de_samotracia1.GIF (6144 bytes)

     No es la "Victoria de Samotracia" , que el Museo del Louvre muestra con todo su esplendor, con sus alas al viento, es la victoria de la impiadosa guerra.
Un cuerpo descuartizado por los horrores de la guerra, sostenido por los brazos del justiciero, está en el patíbulo de la muerte. A los lados las mujeres del mundo lloran, imploran, a lo lejos otro ajusticiamiento.

 

Tanto "Claro de Luna" como
"Los Frutos" pertenecen a la misma época.

 

claro_de_luna.1GIF.GIF (11188 bytes)
Claro de Luna

los_frutos1.GIF (9022 bytes)
Los Frutos

 


Durante la Segunda Guerra Mundial pintó la Serie
"El drama" (1940-1946).
 

         

exodo.1GIF.GIF (9508 bytes)

"ÉXODO" (1940) la pintó con motivo de la caída de París. En ella hay una mano, símbolo de todos los que sufren, es una mano que trata de dársela a quién está entristecido, dolido, por todo lo que ocurre a su alrededor. A lo lejos se ven los paracaidistas, símbolo de la destrucción, y también a las mujeres que imploran que termine lo antes posible tanta desdicha.  

 

                     

  En "Amanecer" (1944), aparece en el centro la imagen de una mujer que representa a la humanidad, a sus pies saliendo de la Tierra está la vida con sus largas espigas que simbolizan la esperanza. El resto es terror, es miedo,
es el horror de la guerra

amanecer.1gif.GIF (8049 bytes)

 

En "Ícaro" (1934) reaparecen los paracaidistas, los hombres que caen trayendo la muerte.                

En "El Juicio" (1946)  la imagen de la humanidad vuelve a estar presente, pero también está todo aquello que la guerra trae aparejado: la muerte, la peste, el hambre. La Justicia es apuñalada, es destruida; en ese mundo la Justicia no existe.

 

la_caida1.GIF (10799 bytes)

  En "La Caída" (1941) los paracaidistas siguen siendo su obsesión, porque detrás de ellos están los bombarderos que destruyen, que mutilan, que ensangrientan a los hombres, representados en la pintura por esas dos grandes manos heridas que están en primer plano.

 

Las figuras en todas estas obras tienen el sentido de elevación, de alargamiento con la figura de El Greco, a quién mucho admiró.
   
Una vez terminada la guerra, no finaliza el horror. Comienzan las persecuciones, los odios, los rencores, los juicios. A esta época pertenecen la Serie de las Rocas, como "El Manto de Piedra" (1947), "La Torre de Babel" (1947), y también la Serie de la Farsa, como "Personaje de la Farsa" (1948).

la_torre_de_babel_serie_de_las_rocas.1GIF.GIF (7924 bytes)
"La Torre de Babel"

 

lunautas_homenaje_1.GIF (10477 bytes)
"Lunautas Homenaje"
(1969)

Con el comienzo de la década del 50 pone fin a su angustia por la guerra y comienza en sus pinturas una etapa distinta. Vuelve al espacio, pero ya no a sus obsesivos paracaidistas, sino a lo que impactará al hombre: los vuelos espaciales. Se mete en ese mundo que le permitirá ver la llegada
del hombre a la Luna.

Su pintura cambia, vuelve la luz, el color, la alegría.

 

Desde 1936 estuvo casada con el escultor Alfredo BIGATTI,
a quien dedicó a su muerte un verdadero mural:
"El viaje sin retorno" (1965).

 

Ahí está sintetizado todo: la partida, el adiós, el mensaje, el astronauta laberinto, la interacción y el recuerdo, que puede resumirse con la fórmula escrita en la parte superior del cuadro: L+A=V y L-A=M (L:lucha; A: amor; V:vida; M:muerte).

el_viaje_sin_retorno.1GIF.GIF (11440 bytes)
"El viaje sin retorno"


En 1938 se creó en Buenos Aires el grupo Orión, impulsos del Surrealismo, con BERNI a la cabeza, y en 1936 se forma el grupo que reivindicará la relación "Arte y Sociedad", encabezado por el grabador Guillermo HEBECQUER.

En principio FORNER simpatizó con los dos grupos. Lo social fue un tema que la involucró durante dos décadas. A pesar de habérsela tildado de izquierdista, en su arte no fue partidista.

En cuanto al Surrealismo, si bien en su época de París se sintió atrapada por él, en 1977 refiriéndose a DALÍ, uno de los más importantes representantes de ese movimiento puntualizó:

"Sólo me interesó su época surrealista, pero no influyó en mi obra. No me adherí a esa tendencia, aunque aparezca en los alrededores de los 40 en contrapunto con una realidad visual, elementos originales imaginados para pulsar estados de ánimo que por otra parte aparecen en mi producción actual..."

 

Antonio Berni Juanito Laguna Ramona Montiel