Glosario (1880-1916).

       

Anterior 1852-1880

Siguiente 1955-1973

Introducción

                                           

Arrendamiento
Boom de la lana
Boom del cereal
Fraude electoral
Inmigración
P.A.N.

 

P.A.N: Partido político que nace del partido Nacionalista de Mitre, que tendía a constituir un estado central fuerte, dirigido por Buenos Aires y sus aliados en el interior del país. Y el Autonomista liderado por Adolfo Alsina que expresaba la temática más fuerte al aislamiento y a la autonomía de la provincia de Buenos Aires. Ambos grupos confluyeron construyendo una tendencia política de carácter nacional, que era la expresión de la unión de los distintos grupos que dirigían las diferentes provincias, más el propio gobierno nacional, en el que se apoyaba. En definitiva se puede decir que el P.A.N es una coalición de fuerzas interprovinciales que, sustentada desde el gobierno nacional, imponía los candidatos.

El P.A.N fue la base de poder de los presidentes para éste período.

 

 

 

Fraude electoral: El sufragio era voluntario, no secreto y se votaban listas.

Votaban entonces, quienes querían, que generalmente eran los partidarios de los caudillos políticos de turno.

Los comicios se realizaban comúnmente en la entrada de las iglesias, y el voto era cantado. Solía generar enfrentamiento entre los grupos que representaban a los diferentes candidatos.

 

 

El boom de la lana: la producción lanera fue impulsada por criadores inmigrantes, vascos e irlandeses y luego, por los sectores más modernos de los estancieros criollos. La cría de ovejas transformó el perfil productivo de la Pampa húmeda, porque por un lado requería mayor cantidad de mano de obra, que a su vea debía ser especializada y por otra, exigía inversiones cuantiosas, por ejemplo el mejoramiento de raza, alambrado y aguadas permanentes.

La oveja presentó la ventaja de que cuando la producción lanera entraba en crisis, podía ser reemplazada por su carne; de hecho en la década del ’80, los primeros frigoríficos, tuvieron como objetivo exportar carne ovina.

Los primeros establecimientos dedicados a la cría de ovejas, fueron pequeños y medianos, dirigidos por pastores arrendatarios de origen extranjero, en los que trabajaba el grupo familiar. Pero se dice que se produce un lanar cuando los grandes ganaderos adoptaron la nueva actividad en sus grandes estancias.

 

 

 

El boom del cereal: la producción cerealera se comenzó en Santa Fe, Córdoba y el Norte de Buenos Aires, mientras que las tierras más ricas eran las de Buenos Aires y Entre Ríos.

La agricultura cerealera se practicó primero, alrededor de los centros urbanos y las vías fluviales de comunicación. Pero el crecimiento del área cultivada fue posible gracias a la extensión de las vías férreas, que permitieron extender el cultivo a las tierras interiores.

Las colonias agrícolas organizadas por inmigrantes, fueron las primeras que comenzaron con la producción cerealera, y a fines de la década del ’70, comenzaron con la exportación del trigo. En la medida que esto se fue transformando en un buen negocio, se produjo la valorización de la tierra y la generalización del arrendamiento, por el cual los terratenientes arrendaban tierras a familias de agricultores inmigrantes, a quienes cada vez le fue más difícil acceder a la propiedad de la tierra.

 

 

 

Arrendamiento: por este sistema los grandes terratenientes "arriendan" sus tierras a colonos agricultores, imponiéndoles un sistema de trabajo que los obligaba a una migración permanente.

Los contratos de arrendamiento se hacían por el término de 3 años y el arrendatario debía: destinar la tierra al cultivo, pagar a los dueños de la tierra el 45% del producto de cosecha, vender la parte que les correspondía

(el 65%) a los terratenientes "al precio corriente" y a condiciones de plaza, usar las máquinas de los arrendantes y comprarles a ellos las bolsas vacías para embolsar los cereales. Además de todo esto se obligaba al arrendatario a dejar el terreno sembrado con alfalfa al finalizar el contrato.

 

 

 

Inmigración:  La ley del 19 de octubre de 1876 define como inmigrante "a todo extranjero, artesano, industrial, agricultor o profesor, que siendo menor de 60 años, y acreditando su moralidad y sus aptitudes, llegase como pasajero de segunda o tercera clase en una nave de inmigrantes con la intención de establecerse en la República Argentina".