Constitución de 1819.

 

El Congreso General Constituyente, luego de declarar la independencia en 1816, se traslada a Buenos Aires y se abocó a la tarea de declarar una Constitución que rigiese los destinos de las Provincias Unidas.

Esta Constitución a dictar tenía muchos antecedentes de los cuales nutrirse, entre los que encontramos el Estatuto Provisional de 1815, el Reglamento Provisional de 1817, los proyectos constitucionales de la Asamblea del año XIII, la Constitución del los Estados Unidos de 1787, entre otras.

Esta Constitución fue aprobada el 23 de abril de 1819 por el Congreso.

Fue jurada el 25 de mayo de 1819.

Con la caída del Director Rondeau en la batalla de Cepeda (1820), se disuelve el Congreso y caduca la Constitución de 1819; primera de nuestro país.

 


 

CONSTITUCION DE LAS PROVINCIAS UNIDAS EN

SUDAMÉRICA

1819

SECCIÓN I

RELIGIÓN DEL ESTADO

 

Artículo 1° La Religión Católica Apostólica Romana es la religión del Estado. El gobierno le debe la más eficaz y poderosa protección; y los habitantes del territorio todo respeto, cualesquiera que sean sus opiniones privadas.

Artículo 2° La infracción del artículo anterior será mirada como una violación de las leyes fundamentales del país.

 

 

SECCIÓN II

 PODER LEGISLATIVO

 

Artículo 3° El Poder Legislativo se expedirá por un Congreso Nacional compuesto de dos Cámaras: una de Representantes, y una de Senadores.

 

Capítulo I

CÁMARA DE REPRESENTANTES

 

Artículo 4° La Cámara de Representantes se compondrá de Diputados elegidos en proporción de uno por cada veinticinco mil habitantes, o una fracción que iguale el número de dieciséis mil.

Artículo 5° Ninguno podrá ser elegido Representante sin que tenga las calidades de siete años de ciudadano antes de su nombramiento; 26 de edad cumplidos; un fondo de cuatro mil pesos al menos; o en su defecto arte, profesión u oficio útil. Que sea del fuero común, y no este en dependencia del Poder Ejecutivo por servicio a sueldo.

Artículo 6° Durarán en su representación cuatro años, pero se renovarán por mitad al fin de cada bienio. Para verificarlo los primeros representantes, luego que se reúnan, sortearán los que deben salir en el primer bienio. El reemplazo de éstos se hará por los que con la anticipación conveniente elijan los pueblos, a quienes correspondan.

Artículo 7° La Cámara de Representantes tiene exclusivamente la iniciativa en materia de contribuciones, tasas e impuestos, quedando al Senado la facultad de admitirlas, rehusarlas u objetarles reparos.

Artículo 8° Ella tiene el derecho privativo de acusar de oficio, o a instancia de cualquier ciudadano a los miembros de los tres Grandes Poderes, a los Ministros de Estado, Enviados a las Cortes extranjeras, Arzobispos u Obispos, Generales de los ejércitos, Gobernadores y Jueces Superiores de las Provincias, y demás empleados de no inferior rango a los nombrados: por los delitos de traición, concusión, malversación de los fondos públicos, infracción de Constitución, u otros que según las leyes merezcan pena de muerte o infamia.

Artículo 9° Los Representantes serán compensados por sus servicios con la cantidad y del fondo que señale la Legislatura, siendo su distribución del resorte exclusivo de dicha Cámara.

 

 Capítulo II

  SENADO

 

Artículo 10° Formarán el Senado los Senadores de Provincias, cuyo número será igual al de las provincias; tres Senadores militares, cuya graduación no baje de Coronel Mayor; un Obispo y tres eclesiásticos; un Senador por cada Universidad; y el Director del Estado, concluido el tiempo de su gobierno.

Artículo 11° Ninguno será nombrado Senador que no tenga la edad de treinta años cumplidos, nueve de ciudadano antes de su elección, un fondo de ocho mil pesos, una renta equivalente, o una profesión que lo ponga en estado de ser ventajoso a la sociedad.

Artículo 12° Durarán en el cargo por el tiempo de doce años, renovándose por terceras partes cada cuatro. La suerte decidirá quienes deban salir en el primero y segundo cuatrienio.

Artículo 13° Ex-Director permanecerá en el Senado hasta que sea reemplazado por el que le sucediese en el mando.

Artículo 14° Los senadores por las Provincias se elegirán en la forma siguiente. Cada Municipalidad nombrará un capitular y un propietario, que tenga un fondo de diez mil pesos al menos, para electores. Reunidos éstos en un punto en el centro de la Provincia, que designará El Poder Ejecutivo, elegirán tres sujetos de la clase civil, de los que uno al menos sea de fuerza de la Provincia. Esta terna se pasará al senado (la primera vez al Congreso) con testimonio íntegro del acta de elección. El Senado, recibidas todas las ternas y publicadas por la prensa, hará el escrutinio; y los que tuvieren el mayor número de sufragios, computados por Provincias, serán senadores. Si no resultase pluralidad, la primera vez el Congreso, en lo sucesivo el Senado hará la elección de entre los propuestos.

Artículo 15° Los Senadores Militares serán nombrados por el Director del Estado.

Artículo 16° Será Senador por la primera vez el Obispo de la Diócesis donde reside el Cuerpo Legislativo. En lo sucesivo se elegirá el Obispo Senador por los Obispos del territorio, remitiendo sus votos al Senado. Publicados por la prensa, se hará el escrutinio, y el que reuniese el mayor número será Senador; no resultando pluralidad, decidirá la elección el Senado.

Artículo 17° Los Cabildos eclesiásticos reunidos con el Prelado diocesano, Curas Rectores del Sagrario de la Iglesia Catedral, y Rectores de los Colegios (cuando estos sean eclesiásticos) elegirán tres individuos del mismo estado, de los cuales uno al menos sea de otra Diócesis. Remitidas y publicadas las ternas con sus actas, los tres que reúnan mayor número de sufragios, computados por las iglesias, serán Senadores; en caso de igualdad, el Congreso o Senado decidirá la elección.

Artículo 18° Al Senado corresponde juzgar en juicio público a los acusados por la Sala de Representantes.

Artículo 19° La concurrencia de las dos terceras partes de sufragios harán sentencia contra el acusado, únicamente al efecto de separarlo del empleo, o declararlo inhábil para obtener otro.

Artículo 20° La parte convencida quedará no obstante, sujeta a acusación, juicio y castigo conforme a la ley.

 

Capítulo III

 ATRIBUCIONES COMUNES A AMBAS CÁMARAS

 

Artículo 21° Ambas Cámaras se reunirán por la primera vez en esta Capital, y en lo sucesivo en el lugar que ellas mismas determinen; y tendrán sus sesiones en los meses de Marzo, Abril y Mayo: y Septiembre, Octubre y Noviembre.

Artículo 22° Cada Sala será privativamente el Juez para calificar la elección de sus miembros con mayoría de un voto sobre la mitad.

Artículo 23° Nombrará su Presidente, Vice-Presidente y Oficiales; señalará el tiempo de la duración de unos y otros; y prescribirá el orden para los debates y para facilitar el despacho de sus deliberaciones.

Artículo 24° Ninguna de las salas podrá deliberar mientras no se hallen reunidas ambas respectivamente en el lugar de las sesiones, al menos en las dos terceras partes de sus miembros; pero un número menor podrá compeler a los ausentes a la existencia en los términos y bajo los apremios que cada sala proveyere.

Artículo 25° Cada sala llevará un diario de sus procedimientos que se publicará de tiempo en tiempo exceptuando aquellas partes que a su juicio requieran secreto. Los votos de aprobación o negación de los miembros de una y otra sala se apuntarán en el diario, si lo exigiese así una quinta parte de ellos.

Artículo 26° Los Senadores y Representantes no serán arrestados ni procesados durante su asistencia a la Legislatura, y mientras van y vuelven de ella: excepto el caso de ser sorprendido in fraganti en la ejecución de algún crimen que merezca pena de muerte, infamia, u otra aflictiva, de lo que se dará cuenta a la sala respectiva con la sumaria información del hecho.

Artículo 27° Los Senadores y Representantes por sus opiniones, discursos o debates en una u otra sala no podrán ser molestados en ningún lugar; pero cada sala podrá castigar a sus miembros por desorden de conducta, y con la concurrencia de las dos terceras expeler a cualquiera de su seno.

Artículo 28° En el caso que expresa el artículo 26, o cuando se forme querella por escrito contra cualquier Senador o Representante por delitos que no sean del privativo conocimiento del Senado; examinando el mérito del sumario en juicio público podrá cada sala con dos tercios de voto separar al acusado de un seno y ponerlo a disposición del Supremo Tribunal de Justicia para su juzgamiento.

Artículo 29° Ningún Senador o Representante podrá ser empleado por el Poder Ejecutivo sin su consentimiento y el de la Cámara a que corresponda.

Artículo 30° Cada una de las Cámaras podrá hacer comparecer en su sala a los Ministros del Poder Ejecutivo para recibir los informes que estime convenientes.

 

 Capítulo IV

ATRIBUCIONES DEL CONGRESO

 

Artículo 31° Al Congreso corresponde privativamente formar las leyes que deben regir en el territorio de la Unión.

Artículo 32° Decretar la guerra y la paz.

Artículo 33° Establecer derechos; y por un tiempo, que no pase de dos años, imponer para las urgencias del Estado contribuciones proporcionalmente iguales en todo el territorio.

Artículo 34° Fijar a propuesta del poder ejecutivo la fuerza de línea de mar y de tierra para el servicio del Estado en tiempo de paz; y determinar por sí el número de tropas que haya de existir en el lugar donde tenga sus sesiones.

Artículo 35° Mandar construir y equipar una marina nacional.

Artículo 36° Recibir empréstitos sobre los fondos del Estado.

Artículo 37° Reglar la forma de todos los juicios; y establecer Tribunales inferiores a la Alta Corte de Justicia.

Artículo 38° Crear y suprimir empleos de toda clase.

Artículo 39° Reglar el comercio interior y exterior.

Artículo 40° Demarcar el territorio del Estado y fijar los límites de las provincias.

Artículo 41° Habilitar puertos nuevos en las costas del territorio cuando lo crea conveniente; y elevar las poblaciones al rango de Villas, ciudades o Provincias.

Artículo 42° Formar planes uniformes de educación pública, y proveer de medios para el sostén de los establecimientos de esta clase.

Artículo 43° Recibir anualmente del Poder Ejecutivo la cuenta general de las rentas públicas, examinarla y juzgarla.

Artículo 44° Asegurar a los autores o inventores de establecimientos útiles privilegios exclusivos por tiempo determinado.

Artículo 45° Reglar la moneda, los pesos y medidas.

 

 Capítulo V

FORMACIÓN Y SANCIÓN DE LAS LEYES

 

Artículo 46° Las leyes pueden tener principio en cualquiera de las dos Cámaras que componen el Poder Legislativo.

Artículo 47° Se exceptúan de esta regla las relativas a los objetos de que se trata el artículo séptimo.

Artículo 48° Todo proyecto de ley se leerá en tres sesiones distintas, mediando entre cada una de ellas tres días al menos; sin esto no se pasará a deliberar.

Artículo 49° Los proyectos de ley y demás resoluciones del Cuerpo Legislativo para su aprobación deberán obtener la mayoría de un voto al menos sobre la mitad de sufragios en cada una de las Cámaras constitucionalmente reunidas.

Artículo 50° Aprobado el proyecto en la Cámara donde haya tenido principio, se pasará a la otra para que discutido en elle del mismo modo que en la primera lo repare, apruebe o deseche.

Artículo 51° Ningún proyecto de ley desechado por una de las Cámaras podrá repetirse en las sesiones de aquel año.

Artículo 52° Los proyectos de ley constitucionalmente aprobados por ambas cámaras pasarán al Director del Estado.

Artículo 53° Si él los subscribe, o en el término de quince días no lo devuelve objecionados, tendrán fuerza de ley.

Artículo 54° Si encuentra inconveniente, los devolverá objecionados a la Cámara donde tuvieron su origen.

Artículo 55° Reconsiderados en ambas Cámaras, dos tercios de sufragios en cada una de ellas harán su última sanción.

 

 

Página siguiente

Volver al Inicio

Volver a la introducción