Historia Argentina.

1943-1955.

"La Era Peronista"

 Este período significó un cambio decisivo en la historia argentina del siglo XX. En estos años se fue conformando un movimiento social y político: "el peronismo", que impulsó transformaciones que dejaron huellas profundas en nuestra sociedad.

 1943: Golpe Militar

 El 4 de junio de 1943 la Fuerzas Armadas derrocaron al presidente Ramón Castillo. El levantamiento militar designó Presidente de la República al General Arturo Rawson, quien debido a desacuerdos nunca llegó a asumir la presidencia y fue reemplazado por el General Pedro Pablo Ramírez.

El General Pedro Pablo Ramírez asumió la presidencia en reemplazo del general Rawson, había sido Ministro de Guerra de Castillo y contaba con el respaldo del G.O.U. (Grupo de Oficiales Unidos), Logia militar que organizó y ejecutó la revolución de junio del '43.

El gabinete estaba integrado por nacionalistas, militares y marinos, en su mayoría del G.O.U.. En este gobierno el Ministerio de Hacienda fue colocado Jorge Santamarina, por sus vinculaciones a nivel empresarial. En un comienzo los radicales y algunos sectores de izquierda creyeron que el nuevo gobierno terminaría con el fraude entregando el poder a los civiles; al ver sus expectativas insatisfechas pasaron a la oposición.

Se adoptaron medidas de carácter autoritario: clausura de diarios, intervención a las universidades, detención de sindicalistas tildados de "comunistas", disolución de los partidos políticos.

En defensa de la moral cristiana se implantó la obligatoriedad de la enseñanza religiosa en las escuelas, se censuraron ciertas letras de tango y textos.

El 27 de Octubre de 1943 el Coronel Juan Domingo Perón fue nombrado director del Departamento Nacional del Trabajo, luego convertido en Secretaría de Trabajo y Previsión Social. Desde dicha Secretaría se otorgaron conquistas sociales al trabajador.

El neutralismo sostenido frente a la Segunda Guerra Mundial no podía ocultar su simpatía por el Eje, cuyo triunfo el gobierno de Ramírez juzgaba beneficioso para que Argentina se convirtiera en líder del Continente americano.

El gobierno militar tuvo que romper las relaciones diplomáticas con Alemania y Japón (26/01/1944), medida que le constó a Ramírez el cargo, al entrar en desacuerdo con Estados Unidos. 

El 1 de marzo de 1944 asumió la presidencia el General Edelmiro J. Farrell dispuesto a abandonar el neutralismo si los sucesos bélicos preanunciaban el éxito aliado.

El 27 de marzo de 1945, cuando ya se evidenciaba la derrota del Eje, el gobierno argentino le declaró la guerra a Japón y Alemania.

Uno de los artífices de esta decisión, que provocó el desagrado de los nacionalistas, fue el Coronel Juan Domingo Perón, quien si bien había participado en el gobierno desde la revolución del '43, acrecentó su poder durante la presidencia de Farrell. Además del desempeño en la Secretaría de Trabajo sumó el cargo de Ministro de Guerra y de Vicepresidente de la Nación.

 Perón y el Movimiento Obrero

 Durante el gobierno militar se dio un decreto que puso un manos del Estado el control de la actividad sindical, éste fue derogado al asumir Perón la Secretaría de Trabajo y Previsión Social.

En 1945 se sancionó una regulación de las Asociaciones Profesionales sobre el reconocimiento a éstos últimos; dictó estatutos a favor de ciertos gremios; impuso convenios colectivos beneficiosos para los trabajadores; persiguió a sindicalistas no adictos. La C.G.T. se reconstituyó sobre la base de sindicatos adictos a Perón. Al concurrir al sindicato los obreros pudieron obtener beneficios, esto estimuló la afiliación.

Su política social produjo la oposición del empresariado, especialmente rural porque consideraban que las medidas sociales encarecían la mano de obra y promovían abusos.

A mediados de 1944 se sancionó el Estatuto del Peón Rural que aseguró salarios mínimos, permanencia en el empleo y cobertura sindical a los trabajadores del campo

La oposición a Perón creó la Junta de Coordinación Democrática que reunía a diversos sectores entre ellos Comunistas, Socialistas, Radicales, Partido Demócrata Nacional (de tendencia conservadora), Demócrata Progresista.

También las universidades, que habían sido intervenidas, la prensa y los empresarios sumaron sus fuerzas contra el gobierno.

Al finalizar la II Guerra Mundial la oposición antiperonista estalló abiertamente.

En junio de 1945 se alzaron entidades patronales contra la legislación social promovida por Perón.

En septiembre se produjo la "Marcha de la Constitución y la Libertad", que recorrió la zona céntrica porteña, en la cual representantes de la Sociedad Rural desfilaron junto con sindicalistas y partidos políticos opositores.

Farrell, para clamar los ánimos, anunció elecciones para antes de la finalización del año; reorganizó el gabinete colocando radicales y levantó el estado de sitio.

El 08 de octubre las fuerzas de Campo de Mayo exigieron a Farrell la renuncia de Perón a todos sus cargos, por su política novedosa y su creciente poder. El gabinete renunció casi en su totalidad.

La oposición solicitó que el poder se entregase a la Corte Suprema de Justicia. El 12 de octubre sobre el palacio del Círculo Militar, en Plaza San Martín, una multitud (con predominio de clase alta) avanzó repudiando a militares y marinos.

El Presidente decidió trasladar como detenido a Perón a la Isla Martín García, para protegerlo, bajo la vigilancia de la marina de guerra.

El 17 de octubre de 1945, gruesas columnas de obreros seguidores de Perón, provenientes del Gran Bs. As, iniciaron una movilización, ocupando la Plaza de Mayo para exigir la permanencia de Perón en su cargo.

En Berisso el Sindicato Autónomo de la Industria de la carne (cuya creación había sido respaldada por Perón), durante la madrugada del 17 avanzó sobre la ciudad de La Plata. A su paso realizaron destrozos y solicitaron al interventor la liberación de Perón.

Luego de esta petición Perón fue liberado y volvió a su cargo, emprendió la preparación de su campaña electoral.

El gobierno militar convoca a elecciones presidenciales para el 24 de Febrero de 1946. Perón logró formar una coalición integrada por: algunos socialistas; "radicales renovadores"; nacionalistas; algunos conservadores; el partido Laborista.

Además fue importante el apoyo oficial y la adhesión decisiva de la masa trabajadora, agradecida por su política social desde la Secretaría de trabajo.

La oposición conformó una alianza denominada "Unión Democrática" que era una coalición radicales, socialistas, demócratas progresistas y comunistas; también contaron con la simpatía de los conservadores además de la Sociedad Rural, La unión Industrial Argentina, y el embajador de los Estado Unidos: Spruille Braden..

El 24 de febrero de 1946 obtuvo el triunfo la fórmula Perón - Quijano, gracias a una exitosa campaña entre los trabajadores de la clase trabajadora rural y urbana, con promesas de tierras, mejoras salariales y seguridad social; por 1.478.000 votos contra 1.212.000.

Primera presidencia de Juan D. Perón (1946 - 1952)

 Luego de haber triunfado en las elecciones Perón asume el mando el 04 de junio de 1946.

La acción de Perón durante su gobierno tuvo particular incidencia en los siguientes aspectos:

Por otra parte, se limitó la actividad y la posibilidad de expresión de los partidos políticos opositores.

 Durante su primera presidencia se pueden distinguir claramente dos etapas, en especial en el aspecto económico. La primera se extendió entre 1946 y 1948 y fue coordinada por el Presidente del Banco Central, Miranda. La segunda que fue entre 1949 y 1951 la dirigió el ministro Ramón Cereijo.

En la primera etapa se desarrollo una política diseñada para un período de posguerra. Miranda especuló con la posibilidad de una nueva guerra y puso en marcha el plan quinquenal comprando equipos industriales, y material bélico. La exclusión Argentina del plan Marshall en 1948 agudizó la crisis, al reducirse las reservas de oro y las divisas Perón decidió entonces un cambio drástico en la política económica. Nombró para ello un nuevo equipo encargado de ordenar la situación reduciendo el déficit en la balanza de pagos y obteniendo un préstamo en los Estados Unidos.

 Creación del Partido Peronista

 El Partido Peronista se constituyó formalmente el 15 de enero de 1947. En su proceso de formación hubo fuertes pujas internas entre los miembros de la coalición que llevó a Perón al poder.

Los laboristas fueron el sector más conflictivo, sus jefes de extracción sindical no querían abandonar sus principios iniciales y convertirse en un movimiento de organización vertical como proponía Perón.

El 23 de mayo de 1946 Perón ordenó eliminar todos los partidos que apoyaron su candidatura con el propósito de crear una sola agrupación. La junta renovadora radical y los independientes acataron la orden pero los laboristas se negaron. Una vez en el gobierno Perón formalizó la creación del Partido Único de la Revolución el 21 de noviembre de 1946 cuyo nombre sería provisorio hasta la reunión del Congreso partidario nacional que le diera una carta orgánica y un programa de acción, hecho que se produjo en 1947. Los seguidores propusieron entonces llamar al partido, Peronista.

 Obra de Gobierno (1946 - 1952)

 Entre sus primeras medidas Perón modificó los mecanismos de gobierno del poder ejecutivo, para optimizar la coordinación de los trabajos y controlar personalmente los organismos claves. Para ello creó el Consejo Federal de Coordinación, sistematizó las informaciones que debían brindar las reparticiones públicas mediante el Consejo Coordinador de Investigaciones, Estadísticas y Censos creado en julio de 1946. Creó también los ministerios de Asuntos Técnicos y Asuntos Políticos, reorganizó los viejos ministerios y creó nuevas secretarias dándoles a sus responsables rango ministerial.

El 27 de Octubre de 1946 fue presentado el Plan Quinquenal: 1947 - 1951, ante el poder legislativo y se informó de su puesta en marcha desde el 01 de enero de 1947. Constaba de cuatro aspectos fundamentales para su éxito:

- Prever las necesidades de materia prima de origen nacional, combustibles, energía eléctrica (hidráulica y térmica) maquinarias y transportes.

- Conocimiento y verificación del estado y eficiencia de los sistemas de explotación, producción y distribución de esos elementos.

- Desarrollar el programa mínimo de inversiones y obras necesarios para asegurar los suministros de materias primas, energía y combustible y desarrollar así la industria y agricultura.

- Descentralizar la industria, diversificar la producción, crear fuentes de energía, vías de comunicación, medios de transporte y aumentar los mercados consumidores.

En mayo de 1947 y con el objetivo de actualizar los datos nacionales para hacer más eficiente la aplicación del proyecto de gobierno se realizó el Cuarto Censo Nacional que contó una población total de 15.893.827 habitantes.

Otro aspecto importante que caracterizó el primer gobierno peronista fue la nacionalización de los Servicios Públicos.

Una de las primeras operaciones fue la compra de los ferrocarriles a Gran Bretaña, en 1948.

También en septiembre de 1946 pasó a manos del estado la empresa de teléfonos subsidiaria de la ITT y conocida popularmente como la Unión Telefónica, por la suma de 319 millones de pesos. También se constituyó como una sociedad mixta llamada Empresa Mixta Telefónica Argentina (EMTA).

Otro problema a resolver lo constituyeron los transportes urbanos, se encontraban monopolizados desde 1936 por empresas británicas (la Anglo-Argentina, la Lacroze y la Chadopyf) y eran conocidas como la Corporación de Transportes. Esta tenía un importante déficit comercial que fue salvado en reiteradas oportunidades por el gobierno. El estado se convirtió así en su principal accionista y en 1946 las líneas de colectivos y troles fueron expropiadas.

La política energética fue dirigida desde la Dirección Nacional de Energía, creada en 1943, por el coronel Bartolomé Descalzo, quien coordinó la creación en 1946 de cuatro entidades: Gas del Estado, Combustibles Sólidos y Minerales, Centrales Eléctricas del Estado y Combustibles Vegetales y Derivados.

Durante 1947 se fusionaron Centrales Eléctricas del Estado y la Dirección General de Irrigación para dar nacimiento a Agua y Energía Eléctrica.

También se construyó entre 1947 y 1949 el gasoducto que unió Comodoro Rivadavia con Buenos Aires. Permitió aprovechar el gas que escapaba de los pozos petroleros y suspender la compra de carbón de hulla importado para fabricarlo

En 1950 se creó una empresa estatal de vuelos, Aerolíneas Argentinas, que monopolizó el cabotaje y realizó viajes a Nuevas York Europa. Poseía 36 aviones Douglas DC 3 para cabotaje y nuevos DC 4 para vuelos internacionales y se construyó el aeropuerto internacional de Ezeiza Ministro Pistarini.

Se desarrolló un importante plan de obras públicas cuyas actividades fueron coordinadas por el ministro de Obras Públicas general Juan Pistarini y por el Banco Hipotecario Nacional. Su actividad se centró especialmente en la construcción de viviendas ya que según el último censo el déficit habitacional del país era de 650.00 unidades. Se implementó para solucionarlo un sistema de préstamos de dinero en efectivo con un bajo interés anual y garantizados mediante una hipoteca. Otra de las funciones del BHN fue la Administración Nacional de la Vivienda, encargada de la construcción de monobloques.

Impulsado por la Fundación Eva Perón se construyeron 1.000 escuelas en todo el país y otras importantes obras.

También se ocupó de la legislación social, tarea que ya había iniciado en la Secretaría de Trabajo durante su gestión con Farrell.

Se completó el sistema de jubilaciones beneficiando a trabajadores independientes, empresarios y profesionales.

En materia de asistencia social desarrollo una destacada labor la Fundación Eva Perón.

En política internacional el objetivo primordial fue reconquistar una posición internacional satisfactoria para la Argentina y mantener una postura equidistante de los bloques que lideraban Estados Unidos y la Unión Soviética a la que se llamó Tercera Posición. 

Se realizó en mayo de 1947 el cuarto Censo Nacional que constituyó una importante herramienta de trabajo para el gobierno.

Contabilizó una población total de 15.893.827 habitantes.

El Voto Femenino

 El 08 de septiembre de 1947 se sancionó la ley 13.010 del voto femenino, por medio del cual las mujeres obtuvieron los mismos derechos políticos que los hombres y quedaron sujetas a las mismas obligaciones cívicas, debiendo ser empadronadas y documentadas mediante la libreta cívica.

Eva Duarte había iniciado en 1946 su predica en favor de los derechos políticos de la mujer y defendió incansablemente su proyecto hasta la sanción de la ley.

 La Reforma Constitucional de 1949

 El 03 de septiembre de 1948 Perón anunció al país la próxima reforma de la Constitución Nacional. El 25 de enero de 1949 se reúne la Convención Constituyente, presidida por el coronel Domingo Mercante.

La oposición negó la validez del cuerpo legislativo y se retiró de la Convención. Por lo tanto el 09 de marzo de 1949 se aprobaron sin disensos las reformas propuestas.

Las principales reformas incorporadas incluían los derechos del trabajador, la familia y la ancianidad, el derecho a la propiedad privada con una función social y el capital al servicio de la economía nacional. Por el artículo 40 se nacionalizaban los minerales, las caídas de agua, los yacimientos de petróleo, de carbón y de gas y las demás fuentes de energía exceptuando los vegetales. Nacionalizaba también los servicios públicos y prohibía su enajenación o concesión a particulares. No estableció un monopolio rígido estatal sino que prohibió el lucro privado permitiendo sociedades mixtas o cooperativas.

En el plano de lo político se permitía la reelección presidencial y constituía también a la Suprema Corte de Justicia como un tribunal de casación.

La Tercera Posición

El 06 de junio de 1949 Perón difundió un mensaje radial donde fijó la posición de nuestro país en materia de política exterior definiéndola como "tercera posición".

A través de ella se intentó practicar una política más autónoma respecto de los dos bloques que hegemonizados por los Estados Unidos y la Unión Soviética dividían al mundo, luego de la segunda guerra mundial.

Las relaciones diplomáticas con Estados Unidos fueron tradicionalmente tirantes y se habían agravado durante la segunda guerra mundial por la posición argentina de neutralidad.

Perón y su canciller, por entonces presidente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, consideraban la posibilidad de una tercera guerra mundial. El conflicto bélico permitiría nuevamente a la Argentina valorizar sus exportaciones (carne y granos) y promover la sustitución de importaciones, colocándola en un plano internacional relevante.

Hacia 1948 Estados Unidos anunció el Plan Marshall para socorrer a Europa de la miseria y aseguró a la Argentina importantes compras de productos agropecuarios. Este plan despertó entonces grandes esperanzas ya que estimularía la producción agrícola y permitiría entrada de divisas para adquirir máquinas, repuestos y combustibles.

Sin embargo, el IAPI, órgano monopólico de comercio exterior trató de vender a precios más altos que los usuales por lo que Estados Unidos decidió excluimos del plan Marshall.

La Oposición

Durante el período peronista el enfrentamiento entre el oficialismo y la oposición fue muy duro y se desarrolló tanto en ámbitos partidarios como estudiantiles y obreros. Entre sus causas debemos considerar lo innovador de algunas de sus medidas, lo reciente que era la irrupción política de algunos sectores que apoyaban a Perón y las técnicas que el propio oficialismo aplicaba a sus opositores.

Uno de los ámbitos donde se desarrolló con mayor aspereza este enfrentamiento fue en el Congreso de la Nación, más específicamente en la Cámara de Diputados, que contaba con un importante número de opositores. Se destacaban entre ellos Arturo Frondizi y Ricardo Balbín, quien inclusive perdió sus fueros y fue encarcelado.

También fueron tenazmente perseguidos los militantes comunistas y socialistas y se clausuraron diversas publicaciones opositoras como "La Vanguardia" socialistas.

Perón tampoco popular entre los estudiantes universitarios resentidos con la supresión de la autonomía universitaria y el despido de profesores no adscriptos al peronismo. Otros descontentos fueron algunos sectores no adscriptos al peronismo. Otros descontentos fueron algunos sectores de la clase media, molestos con los logros de los obreros sindicados.

Segunda Presidencia de Perón

Aprovechando la nueva ley Fundamental que permitía la reelección del Presidente por un segundo mandato consecutivo, el partido Peronista designó candidato a Perón para los comicios de 1952.

El 20 de febrero de 1951 el Consejo Superior del Partido Peronista y, días después, la C.G.T. emprendieron la acción destinada a reelegir a Perón por segunda vez en la Presidencia de la Nación, aún sin mencionar su compañero de fórmula.

En agosto de 1951 la central obrera postuló Perón-Perón, en reconocimiento a la obra de Evita en la Fundación y en el Partido Peronista Femenino. El día 22 organizó un gran acto en la 09 de julio, el llamado "Cabildo Abierto", en apoyo de la candidatura de la allí presente y aclamada Eva Perón.

Días después, agradeciendo el ofrecimiento, Evita anunció por radio su renuncia (el cáncer que padecía y la oposición que provocaría en las Fuerzas Armadas su candidatura, fueron dos importantes motivos de su decisión). El oficialismo contó, como instrumento de propaganda, con las obras concretadas por Perón en su gobierno y preparó una muestra de las mismas en la calle Florida.

Las políticas desarrolladas por Perón generaron una oposición que se manifestó en 1951, cuando estalló una insurrección militar encabezada por el General Benjamin Menéndez, que fue dominada por el gobierno.

Los partidos opositores presentaron las siguientes fórmulas:

- Conservadores: Reinaldo Pastor - Vicente Solano Lima

- Socialista: Alfredo Palacios - Américo Ghioldi

- Demócratas Progresistas: Luciano Molinas - J.J. Díaz Arana

- Comunistas: Rodolfo Ghioldi - Alcira de la Peña

-Unión Cívica Radical: Ricardo Balbín - Arturo Frondizi

 

Los últimos tramos de la campaña estuvieron marcados por el agravamiento de la salud de Evita, quien poco antes de los comicios tuvo que internarse.

El 11 de noviembre del mismo año se efectuó el acto eleccionario con los siguientes resultados:

La fórmula Perón-Quijano obtuvo 4.745.157 votos (62%) contra el candidato de la U.C.R. que cosechó 2.406.050 (32%). El resto de los participantes llegaron, en conjunto, al 4% de los sufragios.

Por primera vez las mujeres votaron en el país, y lo hicieron mayoritariamente por el peronismo.

Perón asumió por segunda vez la Presidencia de la Nación sin la presencia, de su compañero de fórmula, Quijano, quien había fallecido. El cargo vacante fue ocupado, como resultado de nuevas elecciones, en abril de 1954 por el Almirante Alberto Tessaire.

En lo económico esta etapa de crisis e inflación contrastó con la de los primeros tiempos y lo llevó al Presidente a revisar más de un tema de su política de gobierno.

A partir de 1953 se dio un acercamiento entre los EE.UU. y la Argentina, se alentó la incorporación a la economía nacional de capitales extranjeros.

En enero de 1953, el gobierno lanzó un segundo plan quinquenal, que hacía hincapié en el incremento de la producción agrícola en lugar de la industrialización, que había sido el objetivo del primer plan. Durante 1953, Argentina formalizó importantes acuerdos económicos y comerciales con diversos países, especialmente con Gran Bretaña, la Unión Soviética y Chile. En 1953, el intercambio produjo una balanza comercial favorable por primera vez desde 1950. Sin embargo, la presión inflacionista, que desde 1948 había provocado un incremento de más del 200% en el coste de la vida, no cesó.

Perón controlaba la prensa, las masas obreras, el Ejército, las empresas, pero no la Iglesia; por esta causa puede entenderse que en los meses siguientes se profundizó el abismo entre la Iglesia y el Estado. Este ataque se convirtió en una bola de fuego: la Iglesia pasó a ser el baluarte de la dispersa oposición; la situación salió de control y se produjo la quema de numerosas iglesias.

Los días siguientes a los comicios se realizaron una serie de homenajes en honor a Eva Perón, quien se encontraba convaleciente. El 1° de mayo de 1952 alcanzó a pronunciar su último y apasionado discurso desde el balcón de la Casa Rosada.

Acompañó a su esposo el 4 de junio en la ceremonia de juramento al cargo de Presidente de la Nación, fue su última aparición en público con vida.

El 26 de julio falleció, siendo aún muy joven, y el dolor popular no la abandonó en un velatorio que duró 14 días.

Perón y la Iglesia Católica

Entre 1954 y 1955 se desplegó un fuerte enfrentamiento entre Perón y la Iglesia Católica, una tradicional institución en el país, que había sido aliada a su gobierno hasta entonces.

Sectores católicos propiciaban la creación de un Partido Demócrata Cristiano que represente sus ideales, a la manera de los que existían en Europa.

El conflicto se exacerbó cuando en mayo de 1955 un grupo de legisladores oficialistas presentaron un proyecto para convocar a una nueva Convención Constituyente que entre otras reformas realizaría la separación de la Iglesia y del Estado, el proyecto fue aprobado con la oposición de la U.C.R.

Nuevas medidas tuvieron el mismo rumbo. Se estableció el divorcio vincular, se derogó la ley de enseñanza religiosa de 1946 y se les quitó el apoyo a los institutos privados de enseñanza católica.

Revolución del ´55

Luego de los sucesos de junio Perón intentó una política de conciliación. Las radios fueron cedidas a los partidos políticos para que difundieran sus propuestas.

En agosto presentó su dimisión ante la C.G.T. y el partido. Frente a este hacho la central obrera movilizó a los trabajadores hacia Plaza de Mayo para solicitarle el retiro de su renuncia. Desde allí, él responde con un discurso que incita a retomar la ofensiva, rompiendo el clima de tregua política (31/08/1955).

En el mes de septiembre se puso en marcha un nuevo intento revolucionario, esta vez destinado a triunfar.

Tras la negativa para liderar la acción del General Pedro E. Aramburu, el General Eduardo Lonardi movilizó las fuerzas desde Córdoba. También Bahía Blanca fue un foco rebelde importante de la marina. A esta revolución se la denominó "Revolución Libertadora"

El 16 de septiembre Perón se refugia en la Embajada del Paraguay, sale rumbo al exilio y su primer destino fue aquel país.

El 23 de septiembre, el General Lonardi llegó a Buenos Aires para hacerse cargo del gobierno.

1930-1943

1955-1966

Inicio