El Ceibo Flor nacional de La República Argentina


Generación de Energía, Medio Ambiente y algo más...


Haga Click en la animación y pase a recorrer diferentes aspéctos de la argentina y su relación con la energía eléctrica

 


Un poco de historia...

La electricidad en Buenos Aires 
En Buenos Aires la historia del sistema eléctrico comenzó en 1887 con la aparición de la Compañía General Eléctrica Ciudad de Buenos Aires. Desde entonces la electricidad se convirtió en una fuente de energía indispensable , presentando como ventajas insuperables a su limpieza, bajo costo y su fácil transporte y conversión en otros tipos de energía.

UN RECORRIDO POR LA GEOGRAFIA ARGENTINA SIGUIENDO EL CAMINO DE CINCO CENTRALES ELECTRICAS

     Lo  invitamos a  recorrer  la geografía   Argentina siguiendo el camino de cinco centrales eléctricas. Salimos de la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República, visitando la remozada Central Costanera emplazada en el corazón mismo del puerto. La segunda escala de nuestro viaje nos lleva al norte de la Provincia de Buenos Aires, más precisamente a la localidad de Lima, donde a orillas del imponente Paraná se erige la Central atómica Atucha l, luego cruzamos esa grandiosa arteria fluvial e ingresamos a la Mesopotámica Provincia de Entre Ríos en donde en la costa del otro gran río, el Uruguay, próxima a la Ciudad de Concordia se levanta el complejo Hidroeléctrico de Salto Grande, un emprendimiento binacional con la hermana República Oriental del Uruguay. De las arenosas playas del Uruguay nos trasladamos hasta la norteña Provincia de Salta "La Linda", donde en la localidad de General Güemes nos encontramos con la Central Térmica del mismo nombre, modelo en su tipo. Nos vamos de Salta con destino final a la Ciudad de Comodoro Rivadavia en la Provincia de Chubut para visitar el Parque Eólico Antonio Morán que goza  de ser el complejo eólico más grande de Sudamérica.

      Para comenzar el recorrido haga click en el botón

Recorrido personalizado

Si usted optara por no realizar el recorrido completo y le interesara visitar alguna de estas centrales por separado, haga click sobre el nombre de la misma en la tabla que figura a continuación.

CENTRAL TIPO UBICACION
Salto Grande Hidráulica Concordia-Salto (Arg.-Urug.)
Güemes Térmica vapor Güemes (Prov. Salta)
Central Costanera Ciclo combinado Capital Federal
Atucha I Nuclear Lima (Prov. Bs. As)
Cerro Arenales Eólica Cdro.Rivadavia

.

En términos muy generales existirían para la industria eléctrica tres tipos diferentes de opciones de mitigación:

Sustituir los combustibles fósiles por otras fuentes energéticas en la generación de electricidad.

Mejorar la eficacia con que se queman los combustibles fósiles

Reducir las pérdidas de transporte y distribución de electricidad.

La reducción de las perdidas de distribución, que habían alcanzado valores excesivamente altos, es un objeto explícito de las empresas distribuidoras eléctricas para mejorar su ecuación económica. De hecho, algunas de las más importantes del país obtuvieron logros muy importantes en la consecución de este objetivo.

En la medida de que el propio interés económico de las empresas las impulsan en este camino, no parecería necesaria ninguna intervención explícita de los poderes públicos para lograr una mayor eficiencia en el sistema de distribución, más allá de haber fijado un tope del 14% de pérdidas para la fijación del nivel de tarifas eléctricas de las empresas privadas.

Con respecto a las oportunidades que brindarían mejorar la eficiencia con que se queman los combustibles fósiles en centrales térmicas, ya se explicó abundantemente los motivos que impulsan a los generadores eléctricos a optar por las tecnologías mas eficientes disponibles en el mercado internacional de equipos. De igual manera, el protagonismo absoluto del gas natural no dejaría espacio para propiciar una mayor sustitución de derivados de petróleo y carbón, prácticamente no utilizados en las centrales eléctricas.

En función de estas consideraciones y a los efectos de este estudio, se estimó que las únicas opciones de mitigación que tendrían un impacto apreciable sobre las emisiones de GEI son aquellas que permitan reemplazar generación térmica convencional por electricidad obtenida a partir de las tecnologías libre de emisión. Dentro de esta categoría analizaron 3 tecnologías: La hidroelectricidad , la generación eólica y la nuclear.

Sobre un recurso hidroeléctrico eólico equivalente a 170 TWh/año, calculado en función de la pendiente y caudales de las cuencas hidrográficas nacionales, se estima que el recurso técnicamente aprovechable en Argentina ascenderá a 130 TWh/año, de los cuales hoy se encuentra aprovechado alrededor de 25%. Por tanto, podría afirmarse que la elección de la estrategia de abastecimiento eléctrico por parte de los generadores privados tienen bases estrictamente económicas y no está condicionada por la falta de recurso hidroeléctrico.

En síntesis, las posibilidades de incrementar la generación hidroeléctrica en el Escenario de Mitigación se basarían, a los efectos de este estudio, en la construcción de la siguientes centrales:

CH Corpus: 2880 MW y 19000 GWh de generación media anual. Toda la producción al mercado argentino: 50% como generación local y 50% como importaciones.

CH Gabarra: 750 MW y 3300 GWh de generación media anual. Los valores corresponden al 50% destinado al mercado argentino.

CH Paraná Medio: 3000 MW y 18600 GWh de generación media anual

Aprovechamiento Integral de Río Bermejo: 280 MW y 1330 GWh de generación anual.

En lo que se refiere a la opción nuclear, debe destacarse en Argentina, la primera central entró en funcionamiento en 1974 y desde 1982 la oferta nuclear alcanza 1018 MW con buenos índices de disponibilidad y utilización. Las obras de la tercera central nuclear (740 MW) están prácticamente paradas, pero las previsiones de la Secretaría de Energía, según el estudio de prospectiva 1997, es que se retomen y su entrada en servicio se espera para el año 2004.

La percepción pública respecto de la opción nuclear a cambiado desde que se lanzó a fines de los años 60 el plan nuclear argentino, que preveía la instalación de 10 centrales. Estos cambios se refieren sobre todo al destino final del material irradiado, antes que a los riesgos de la operación de las centrales ya que hasta ahora no han trascendido incidentes con riego nuclear graves.

Hasta el momento, los elementos combustibles y radiados se almacenan en piletas dentro de las mismas centrales. La Comisión de Energía Atómica inició estudios para determinar la localizaciones aptas como depositorios definitivos de los residuos nucleares. Al trascender las posibles localizaciones, se generaron protestas públicas centradas fundamentalmente en las poblaciones cercanas a los sitios supuestamente elegidos.

Recientemente se promulgó una nueva ley nacional para regular la actividad nuclear con minas a la privatización de las centrales existentes. Si bien la ocasión fue un inicio de debate alrededor del tema nuclear, la problemática de la privatización de las centrales nucleares y los problemas de la privatización de las centrales nucleares y los problemas de seguridad asociados, obstaculizó un debate público a fondo sobre la conveniencia y aceptabilidad de mantener vigente la opción nuclear para el abastecimiento eléctrico, debate que aun está pendiente. En particular, la problemática del calentamiento global ni siquiera fue mencionada como uno de los planos a tener en cuenta en la definición de una política nuclear en el país.

Es cierto que el actual contexto de la industria eléctrica coloca en las centrales nucleares al borde de su inviabilidad económica y que esta opción es resistida por algunos grupos, unos preocupados por los riegos de incidentes nucleares serios y otros convencidos de que el recurso gasífero es lo suficientemente abundante en la región como para optar por una tecnología mucho mas clara y riesgosa.

Recientemente algunos especialistas locales y centrales nucleares comenzaron a analizar las ventajas de desarrollar centrales nucleares híbridas, formando ciclos combinados de turbinas de gas con centrales nucleares, como mecanismo para mejorar la viabilidad económica de la tecnología nuclear.

 Respecto de la generación eólica, debe aclararse que La Argentina cuenta con un importante recurso eólico principalmente en la zona de la Patagonia, y que actualmente existen algunas experiencias de instalación de aerogeneradores conectados a la red de servicios públicos. en general, estas experiencias fueron realizadas por cooperativas eléctricas que, si bien están conectadas al sistema nacional o regional, reciben la energía con altos costos de transporte.

A los efectos de este estudio, se supuso que en el escenario de mitigación, estas experiencias tendrían una mayor difusión en el futuro, pero restringida a las áreas donde el recurso es más abundante y a los pequeños sistemas aislados. Para el abastecimiento de los grandes centros de consumo, se optó por opciones hidroeléctricas y nucleares de generación masiva.

Sobre esta base se supuso que la generación eólica podría abastecer el 10 % de la demanda en el sistema Patagónico Sur, el 5% del mercado eléctrico mayorista Patagónico y el 3% en los sistemas aislados. Esto significaría la instalación de alrededor de 80 MW en aerogeneradores.

trebclef.gif (3036 bytes)

Vos estas escuchando Mano a mano (Gardel-Razzano)