volver

Leyenda en verso de Santo Tomé:

Santo Tomé iba un día
orillas del Paraguay,
aprendiendo el guaraní
para poder predicar.
Los yaguares y los pumas
no le hacen ningún mal,
ni los jejenes y avispas,
ni la serpiente coral.
Los chontas y los matacíes
palmito y sombra le dan;
el mangangá le convida
a catar de su panal.
Santo Tomé los bendice
y bendice el Paraguay;
ya los indios guaraníes
le proclaman capitán.
Santo Tomé les responde:
-"Os tengo que abandonar
porque Cristo me ha mandado
otras tierras visitar.
En recuerdo de mi estada
una merced os he de dar
que es la yerba paraguaya
que por mí bendita está"-
Santo Tomé entró al río
y en peana de cristal
las aguas se lo llevaron
a las llanuras del mar.
Los indios de su partida,
no se pueden consolar,
y a Dios siempre están pidiendo
que vuelva Santo Tomás.