Descripción del Gaucho

"Las costumbres y modo de vivir de los gauchos varían notablemente
según las provincias a que pertenecen. En general los de Mendoza,
San Juan y Catamarca se ejercitan en la labranza de la tierra.
Los de Buenos Aires, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes, Córdoba,
SanLuis, La Rioja, Santiago del Estero, Tucumán y Salta tiene
por principal ejercicio el pastoreo...".
"El hijo de un gaucho empieza a montar a caballo antes de saber
andar a  pie. Cuando tiene siete u ocho años ya es jinete, que
quiere decir que ya maneja diestramente el caballo. De tal modo se
habitúa al caballo que son inseparables y se ve raras veces a un
gaucho que camine una distancia de una cuadra a pie, habiendo
caballo, por grande y urgente que sea la causa que lo estimule a
andar. A esa edad empieza a tomar parte en los trabajos de su
profesión, que consisten en reunir diariamente el ganado en
determinado lugar, marcar,en ciertas estaciones del año, etc..Con
el aprendizaje de montar a caballo se hace el del uso del lazos y
de las bolas, lo mismo que el de tejer lazos, riendas y bolas....
"El gaucho argentino el ser más libre de la especie humana. Sus
necesidades están reducidas a las primeras de la naturaleza. Unos
cuantos caballos que los toma de los primeros que se le viene a
las manos, que no procura enseñarles más que a sufrir el jinete
encima, irse al paso y galopar de trecho en trecho cuatro leguas
de seguida, y después parar un poco para fumar él un cigarro; un
rancho de cueros, una guitarra para divertirse, matar de vez en
cuando una vaca gorda para comer  ciertas piezas escogidas. Hacer
de cuero unos tamangos o bolas, lazos, riendas y carona; yerba
amarga del Paraguay para tomar mate y algunos tejidos del pais
o extranjeros para vestirse, que adquieren a cambio de animales
que venden, o de quesos o tejidos que hacen las mujeres; y en los
lugares del tránsito, con lo que ganan cuando conducen a un viajero
de un lugar a otro".
"El gaucho de la Banda Oriental, de Santa Fe,  Corrientes, o la
pronvincia de Buenos Aires, es Alegre, jovial y bien dispuesto,
aunque altivo y desdeñoso con el extranjero. Si llega éste a su
rancho y le pide un fueguito para encender un cigarro, él le dice
a secas: "apéese y encienda" pero no se decide a hacerlo pasar
porque cree que sirve, y él  "no ha nacido para servir a nadie de
balde"
"El gaucho del interior, de Salta, Tucumán, Jujuy, Córdoba, etc., es
más salvaje.

figura3.jpg (154389 bytes)
PRINCIPALES RASGOS DE SU CARACTER 
El peón de estancia fue no sólo un hábil y consumado jinete,
sino que trabajó en la formación de los establecimientos
de campo que se fueron multiplicando en toda la extensión
del país, hasta construir la base de su riqueza. Cuidó los
rodeos y apartó los animales para yerra y la matanza. A las
órdenes de hacendados y capataces los arreó  bajo la lluvia,
el viento y el frío, y bajo el sol quemante del verano. Fué
amigo y compañero de su patrón, a quien defendió más de una
vez contra el ataque de los indios, nunca contra otros
gauchos, porque no se conoce caso de gauchos que hayan
asaltado y robado estancias. Este fué el gaucho peón de
estancia que también "rascó" la guitarra, fué a las pulerías,
jugó a la taba y a los naipes, corrió carreras, bailó y cantó
interminables cielitos y vidalas. Por qué no?. El gaucho
nómade amaba su libertad. No se conchabó como peón de
estancia, pero rimó más de una vez su brazo para pialar un
toro, participar en una yerra y domar un potro. Trabajaba
como y cuanto queria, pero tampoco era un ocioso. Tenía
mucho que hacer y mucho  servicio que prestar en el campo
abierto. Estaban en los ranchos y en la postas, y también en
las pulperías de campaña que distinguían como aros a lo lejos
de la bandera que colocaba sobre el rancho, para alivio de los
viajeros fatigados, ansiosos por llegar. Allí atendía a los
que pasaban y les servía de baqueano. Allí y así fue como lo
concieron los viajeros extranjeros que tanto hablaron de él.
Sin el gaucho nómade de las campañas, el baqueano y el
conductor de carreras, galeras y diligencias, no habrían
existido líneas de comunicación y transporte en la Argentina
durante los siglos XVII, XVIII, XIX, antes de la instalación
del ferrocarril. Fue, desde luego, una forma pastoril y
primitiva de vida, pero sin duda la única posible en ese
tiempo, por  y mil una razones, fáciles de comprender.
Y nunca se dijo, por qué habría sido escandalosamente falso,
que el gaucho hubiese sido un obstáculo y un riesgo para
los demás. El peligro fue el indio, contra el cual el viajero
y el gaucho tuvieron que defenderse juntos. Ningún viajero,
ningún cronista, ha dicho jamás que hubiese chocado con algún
Martín Fierro en el camino. El gaucho cuando necesitaba
alimentarse en las largas e interminables travesías, mandaba
mano a la vaca que encontraba en el camino, sin reparar si era
cruzada, propiedad de alguna estancia y la mataba para comer
un simple trozo de carne, a veces solo la lengua, como ha sido
muchas veces comentado. Pero nunca se llevó una vaca ajena.
En cuanto a los caballos sólo cuando se quedaba de a pie por
cualquier circunstancia infortunada, en medio del desierto se
apoderaba de alguno con un certero golpe de bolas, pero rara
vez robó una tropilla, como lo hizo Martín Fierro sólo despues
de haberse declarado gaucho matrero. El gaucho era ligero con
el cuchillo. Sobre ello no puede caber duda frente a los
numerosos testimonios que lo afirman, porque el cuchillo
formaba parte de su vida nómade y aventurera, por exigencia
del medio ambiente en que vivía. Le servía todo: para
trabajar, para comer, para atacar y para defenderse...
No se conoce caso de un gaucho que haya matado a un viajero,
o que haya asaltado una diligencia como lo hicieron sus
émulos norteamericanos. El gaucho malo, Martín Fierro,
sólo peleaba con la policía para mantener su libertad, a
vida o muerte, pero nunca atacó fuera de duelo a otro gaucho,
en la realidad ni en la ficción, ni siquiera para robar.
El gaucho fue un ser humano social y materialmente relegado,
dentro del atraso social y material de la desierta campaña
Argentina del siglo XIX, pero fue mejorando en todo lo
posible su estado y condición. Respetaba muy poco las
reglas de la higiene, en momentos donde había muy poca
higiene también en las ciudades más civilizadas del mundo.
Se afirma que el gaucho fue un eximio jinete y que ésta fue
la principal característica que definió su personalidad,
su prestigio y fama. Seg£n el testimonio de los viajeros
extranjeros y otros escritores que se ocuparon del tema,
a los cuatro años ya sabía montar a caballo. De niño por
lo menos a los diez, ya hacía trabajos en el campo. Pero
el gaucho no fue un jinete más en la historia de sus
congéneres en el mundo. Vestía una indumentaria muy
particular y ésto fue lo que sin duda lo distinguió de
manera especial de los conservadores extranjeros y
también de los Argentinos de la época. El gaucho era
un hombre astuto y socarrón en la forma de hablar, de
un grasejo sin duda original e inimitable.  De muy pocas
palabras, le gustaba hablar poco y breve. La literatura
gauchesca recogió y desarrolló el habla del gaucho, muchas
veces agregando términos y locuciones imaginadas por 
el poeta.
El gaucho tocaba la guitarra y se trenzaba en interminables
payadas de contrapunto cuando aparecía otro gaucho cantor,
pero era poco dotado para la música y el baile. El gaucho
fue carne de cañón  en las filas del ejército, no hay duda
de que en el transcurso del siglo XIX el gaucho fue poco a
poco transformándose en el elemento básico del ejército,
que lo reclutó e incorporó a sus filas mediante el sistema
llamado de las levas. Paralelamente,pues, con sus actividades
como hombre de campo, el gaucho fue soldado a pesar suyo.
Algún día habrá  que escribir, con imparcialidad y justicia,
sin demagogia pero también sin bituperio, la historia del
gaucho soldado. Todos los que conocieron al gaucho montonero
coinciden en señalar que daba la vida por sus jefes, gauchos
como él, por afecto y admiración  más que por adhesión a las
ideas políticas que poco le interesaban. El gaucho que clavó
el cuchillo en el mostrador y gritó: Viva Rosas mucho
después de la huída del tirano, lo hizo por una costumbre
que era ya una tradición. El gaucho fue obligado a combatir
en la guerra de fronteras con los indios. El tema fue tratado
magistralmente, qué duda cabe, en el " Martín Fierro"(1872),
en la  primera parte del célebre poema,y también por el coronel
Mansilla en "Una excursión a  los  indios Ranqueles" (1870).
Por encima de todo estaba su tierra y mientras había
que defenderla no desertaba ni murmuraba.

 

LAS DANZAS Y UN PEQUEÑO HISTORIAL

El malambo, es una danza viril y recia
que se acompaña con rasguido de
guitarra. Es generalmente la
exteriorización de una puja entre dos
bailarines que tratan de sobresalir en
destreza, inventiva e ingenio.
La cueca, baile americano que nos dejó
el Perú y se arraigó en el alma del
pueblo cuyano. Las cuecas, son
esencialmente cantadas y lleban
acompañamiento de guitarra, nunca de
bombo. El ritmo se marca sobre la caja
de la guitarra o sobre un cajón
de bombo. El gato, danza de ritmo vivo,
picaresco,se ha difundido por casi todo 
el país .
gauCHO81.bmp (285102 bytes)
El gato con relaciones introduce, al
detenerse la música, el recitado, que
inicia el caballero, contestando la dama
cuando la música vuelve a interrumpirse .
Acompañamiento: palmeo, bombo.
La chacarera se baila en gran parte del
país. Es muy difícil determinar su origen
y evolución porque no se la menciona, por
lo menos con este nombre, en la primera
mitad del siglo pasado.
En su mayorías las coplas son españolas y
el nombre lo toma de uno de los versos
con que se canta.
El bailecito, es originario del Perú y ha
persistido como danza preferida de los
criollos del noroeste argentino. 
El nombre de bailecito se aplica
erróneamente al gato desde Santiago del
Estero y La Rioja hasta San Luis, mientras
que en Jujuy, Salta, parte de Tucumán se
le da su verdadera denominacíon . Le sirve
de acompañamiento el charango o la
guitarra, además del bombo.
El cielito, fue practicado en la época
de la colonia y ocupó un lugar de
privilegio en los salones porteños y
orientales en el período de la
Independencia.
Se difundió por las provincias del oeste
y llegó a Chile, junto con el pericón.
El pericón, heredero directo de la antigua
contradanza, nace a fines del siglo XVIII
en el ambiente campesino. 
Su nombre parece derivar del perico o
pericón, es decir, del bastonero que antaño
dirigí el baile, dando las voces de mando
para que todos los bailarines ejecutaran los
movimientos a un tiempo.
La media caña, muy semejante al cielito
y al pericón, alcanzó gran difusión en nuestro
país, Uruguay, Paraguay y Chile. Era baile
de negros y mestizos. 

 

VESTIMENTA.

A- EL PONCHO.
Prenda peculiar del hombre de nuestro país,
especialmente del hombre de las regiones
serranas y los páramos andinos,
consistente en una manta  cuadrada  de lana
o algodón, con un abertura en el centro por
donde pasa  la  cabeza.
Se llama poncho PATRIO o PATRIA al de paño
grueso de color azul con forro de bayeta,
cuello y peque¤a abertura con abotonadura
en el pecho. Poncho PUYO al poncho basto de
lana; poncho PAMPA es el que tenían los
indios  pampas y araucanos; poncho CALAMACO
tejido con las mismas lanas del anterior,
pero con el predominio del color rojo y el
poncho de CUERO que ya no se usa más y que
se confeccionaba de cuero sobado de potro.
GAUCHO63.BMP (335214 bytes)
figura16.jpg (96519 bytes)
B- EL CHIRIPA.
La voz de chiripá deriva del quichua
chirífrío, y de  dac, para, o sea 'para el
frío.Es prenda en desuso pero que constituía
parte del vestuario del gaucho. Su forma es
cuadrilonga y para vestirla se pasa entre las
piernas, sujetándose a la cintura por medio de
 alguna faja. Hace las veces de pantalón. 
Su uso ha sido abandonado y reemplazado por
las bombachas.
C- LAS CHALINAS .
Las tejedoras norteñas tejen, además de
ponchos y colchas, hermosas chalinas, con
preferencia de vicuña,que son las más
apreciadas.
También se ha utilizado la seda del bicho
de cesto que ataca al algarrobo, resultando
la obra de un verdadero primor.
D-  BOTAS DE POTRO.
Originalmente se confeccionaban  con patas de
potro, y por extensión se aplicó tal nombre a
las que se obtenían de las patas del potrillo,
y raramente a las de una vaca. El cuero se
trabaja crudo, y debe ser bien sobado para
que se torne flexible y apto para el uso.
GAUCHO62.BMP (332934 bytes)
E-LA OJOTA o USHUTA.
Calzado a manera de sandalia, hecho de cuero o
filamento vegetal que actualmente usan los del
noroeste norteño. Esta ojota ha sido usada
desde tiempo inmemorial por los paisanos del
noroeste Argentino y también los puneños. 
Ahora los puneños utilizan para sus ojotas
trozos de goma de cubierta de auto, pues las
telas engomadas, son más durables y sobre todo
no se ablandan con el agua .

 

CREENCIAS.
No hay duda que el paisano es supersticioso y
crédulo por su simplicidad y pureza de alma.
Los agricultores clavan estacas con un cráneo
de yegua para combatir las plagas de la
sementera. También el paisano cree que clavando
su facón en la tierra u haciendo una cruz con
sal en el lugar donde no puedan pisarla, hará
cambiar el rumbo a una tormenta brava.
Cree, firmemente, que maneando un sapo con una
cerda de la cola del caballo rival no hay
cuidado de que pierda esa carrera si entierra
el pobre sapo, vivo, en la cancha donde se
correrá la carrera.
Si tiene un enfermo en su rancho o toldo, y una
lechuza pasa dejando oír su grazmido, cree que
presagia desgracia, igual cuando se para en la
cumbrera. Entonces el hombre de campo la
persigue de todas formas hasta darle la muerte.
De esta manera supone que aleja este peligro.
La lechuza, para el paisano siempre presagia
desgracia.
Está seguro que cuando el gallo canta frente
a la puerta del rancho, anuncia males. 
Nuestro paisano aprendió por muchos detalles a
conocer y pronosticar las probabilidades en el
cambio del tiempo,producto de la observación
de muchas generaciones.
El sabe que en el reino animal está la fuente
más segura de los prnósticos climáticos: los
animales se adelantan al ser humanos en la
persepción de estos fenómenos. Sabido es que
cuando el perro duerme patas arriba, anuncia
lluvia. También es lluvia probable cuando el
chajá se para sobre un poste de alambrado.
Cuando esa especie de tala voladora que se
conoce como "baba del diablo", invade los
campos, es lluvia segura, lo mismo cuando se
ve a un toro revolcarse en la tierra en la
misma forma como lo hace un caballo.
Cuando los yeguarizos disparan como locos por
el campo sin aparente motivo, es anuncio de
lluvia torrencial. Es también a base de
observación que sabe que soplará viento si
el chingolo canta de noche: es "hora de hacer
cerrar los molinos", dicen los viejos.
Nuestro paisano, que es supersticioso,
considera augurio de desgracia cuando el perro
aúlla de noche, para hacerlo callar cree que
colocando las alpargatas formando cruz, lo
conseguirá.Para defender su quinta de verdura
del ataque del bicho moro, se coloca un sapo
colgando en los palos esquineros del cerco de
la plantación: cree, firmemente, que esto le
impedirá la entrada. Los chicos del campo
emplean su astucia para conseguir cazar
patos en cantidades. Empapan maíz en alcohol
y lo ponen al borde de una laguna frecuentada
por esas aves: al comerlo, se emborrachan,
no pueden volar y caen fácilmente prisioneros.

 

VIDA DEL GAUCHO.
EL RANCHO
Era y aún hoy es en menor escala, la habitación típica de nuestra campaña,
y con este nombre se lo conoce en otras partes de América.
Las paredes generalmente son de barro mezcladas con paja; su techumbre
es de ramas o paja que sobresalen formando un alero, el que no sólo
proporciona fresca sombra sino que proteje las paredes de la acción
erosiva de las lluvias. El piso es de tierra, que mezclada con paja
y barro, le dan extraordinaria dureza haciéndolo más higiénico. 
Juega un papel importante en la construcción del rancho, la orientación;
se edifica con sus puertas mirando al norte para evitar las sacudidas
del Pampero; y cuando se construye muy al sur, se levanta mirando hacia
el este para evitar que golpeen de frente los vientos permanentes del
oeste.
El rancho con techo a dos aguas es característico de la pampa húmeda,
la mesopotamia y zona donde llueve abundantemente.
Este tipo de vivienda es frecuente encontrarla próxima a algún tipo de
árbol,y con preferencia a la sombra del ombú. Rancho y ombú constituyen un
rasgo característico de la llanura argentina.
Complementan el rancho: el fogón, ubicado en la cocina a cuyo alrededor
se reúnen los habitantes, peones, etc; el horno, construcción de barro
y ladrillo en la que se cuece el pan o la gallineta; el aljibe o cisterna,
para almacenar el agua de lluvia.
	
El rancho no goza más que de dos ambientes: el dormitorio, llamado pieza
y también la cocina. Los cuartos medían de dos metros a tres de ancho por
unos tres o cuatro de largo, hasta algunos otros de mayores dimensiones.
El piso era de tierra apisonada. Sólamente cabían unos pocos y rústicos muebles. 
El abandono del rancho por parte de sus habitantes, al que se le suma la acción
destructora del viento, de las lluvias y aún de los animales, transforman al
mismo en una tapera.

EL AMOR 
El amor al sexo opuesto no hacía excepción a la regla general respecto del
mundo emocional del gaucho.Este sentimiento, en él, no se mostraba apasionado.
Sus canciones románticas anónimas se debían casi constantemente a poetas
"puebleros", es decir a  sujetos extraños a su medio, y no era raro escucharles
largas tiradas donde figuraban estrofas de muy distintos autores.
Para el gaucho, la pasión amorosa avasalladora era, o una desgracia
digna de inspirar lástima, o sencillamente una chifladura despreciable.
Así, hablando a este respecto, dice Cruz:
                                         ": Tenía el viejito una cara 
                                           de ternero mal lamido,
                                          y al verlo tan atrevido,
                                          le dije: "Que le aproveche;
                                          que había sido pal amor
                                          como gaucho pa la leche."
El amor del viejito, es , para él una chifladura; de ningún modo, una pasión
	Más adelante, generalizando, agrega:
                                         " Es zonzo el cristiano macho
                                          cuando el amor lo domina."
El amor intenso, según su opinión, rebaja la personalidad en tales casos.
Mientras tanto, cuando el hijo de Martín Fierro se enamora, considera su
pasión como una verdadera desgracia.
                                        "  Y por fin víctima fui
                                            del más desdichado amor."
Sus amigos lo creen realmente enfermo y lo aconsejan, para curarse, que
consulte a una persona competente en  esos males:
                                         " Me hablaron de un adivino
                                          que curaba estos pesares." 
	El adivino pronto le da a conocer su diagnóstico:
                                          " Hermano, le han hecho daño,
                                           y se lo han hecho en un mate."
             Y agrega:
                                         "  Por verse de usté,
                                           lo habrán querido embrujar."
De este modo, al ineludible sentimiento de amor al sexo opuesto el varón
lo esperaba con recelos y temores, y al estar apasionadamente enamorado, era
más digno de lástima o de desprecio que de otra cosa. Por eso el casamiento no
lo preocupaba mayormente, y no pocas veces abandonaba  la solución de ese problema
al "patrón." De éstos, los más decididos - después de no pocas vacilaciones-
se le apersonaban para abordarlo directamente, más o menos, en esta forma harto lacónica:
"Patrón, me quiero casar"; lo que signioficaba que la elección de la compañera quedaba
a su cuidado y, con ella, todas las diligencias consiguientes. Los más tranquilos
confiaban en que éste, algún día, resolvería ese asunto.
Sin embargo, en los gauchos el sentimiento de los celos estaba aparentemente
muy desarrollado, si se juzga por las relaciones violentas con que se exteriorizaba.
Pero, en realidad estos no tomaban su origen en la pasión amorosa, sino en el amor propio
herido, en la dignidad de varón menoscavada. El gaucho, como valiente, no podía tolerar
que cupiese atribuir su cordura e irreflexión en la materia, en fin, su falta de reacción,
o miedo, y por eso no vacilaba en lavar con sangre la afrenta. El "maula", era un indigno,
y si la mujer lo prefería, ella no lo era menos, y ambos, sólo podían provocar desprecio.
El "flojo", no valía la pena, había que "toparse con guapos". Por eso, Cruz,
desdeña a la mujer y al viejo, pero carga violentamente, lo ataca. Lo mata por
adulón, es decir, por una falta que, considera mucho más ajena a la naturaleza humana.

 

DIVERSIONES:
LA PULPERÍA DEL CAMPO
La pulpería de campo era un lugar de
reunión al que concurían gauchos de
las estancias vecinas y también
gauchos nómades y errantes, sin
excluir la posibilidad de que de vez
en cuando, cayera un gaucho alzado o
matrero ,era negocio donde se vendía
todo lo necesario para la
subsistencia  de la heterogénea
clientela, especialmente los llamados
vicios :yerba, tabaco, y alcohol.
Los gauchos no adjudicaban valor al
dinero y sólo lo gastaban en jugar y
beber ya que tenían la costumbre de
invitar a todos los presentes en la
pulpería a beber aguardiente porque no
le gustaba el vino. Consideraban una
ofensa si alguno no la aceptaba.
También dicen que nunca faltaba en la
pulpería una guitara vieja y sucia que
los clientes usaban para cantar, con voz
gangoza y monótona, inacabables tristes
y yaravís.
figura4.jpg (87620 bytes)
Cuando se armaba una trifulca, el pulpero
cerraba la puerta y se comunicaba con el
exterior a través de una reja colocada en
la ventana.
Las pulperías tenían dos cuartos, uno
dedicado al negocio ;el otro a vivienda
del pulpero , y una gran enramada en el
exterior sobre le pared de la reja. 
Los viajeros que recorrían las grandes
distancias de la pampa desierta veían
a lo lejos, como una bendición del cielo,
la bandera que las pulperías tenían para
distinguirse de los demás ranchos,
colorada cuando ofrecían carne, blanca
cuando tenían alcohol. En las pulperías
descansaban de la fatiga del viaje,
cambiaban los caballos y se preparaban
para continuar la travesía, porque las
pulperías no eran como las postas,
carecían de cuartos de hospedajes.  
La pulpería de campo fue centro de las
diversiones del gaucho, que tuvo gran
variedad de entretenimientos dentro
de su vida simple y pastoril. El
pulpero fue casi siempre un hombre
leído, con alguna instrucción,
superior a la tosca de sus clientes.
Los gauchos bailaban cielitos, la
media caña y el gato, y también la
cueca en Cuyo, en los ranchos, frente
a la pulperías, y más moderadamente
en los galpones de las estancias. No
perdían la oportunidad de ariesgar su
suerte jugando largas horas a los
naipes bajo la enramada de la pulpería,
las carreras de caballos llamadas
cuadreras porque las distancias se
medían por cuadras,se corrían
generalmente en las playas de Buenos
Aires, en el bajo del río, pero también
en el campo frente a las pulperías. 

figura7.jpg (49641 bytes)
LAS  CARRERAS  DE  CABALLOS
Una de las diversiones predilectas de
los argentinos es la carrera o corrida
de caballos, en la que sólo toman parte
dos jinetes quienes recorren sin silla
el espacio de trecientos o
cuatrocientos metros. Cuando se reunen
muchos caballos, la carrera se llama
muchile. A las patas de un parejero se
juega sumas enormes y no es raro ver a
un gaucho rico que, después de perder
todo el dinero que llevaba consigo,
los adornos de plata y hasta su mismo
caballo , regresa a su casa de a pie,
lo que constituye el extremo propio
de la pobreza. 
LAS CORRIDAS DE SORTIJA. 
La sortija es en la actualidad el
deporte más frecuente del gaucho y se
ve en carnaval y otros días festivos. 
Se juega en la plaza principal de la
capital y aproximadamente a las 5:00 de
la tarde se verán plantados en el centro
de la calle más importante, o en la
plaza mayor, dos postes verticales de
madera, de aproximadamente diez pies de
altura, cruzado por una viga. En el
medio de esta viga y por debajo está
suspendido, una pequeña sotija, no más
grande que un anillo de boda .
Un gaucho galopando por debajo de ella
debe llevase la sortija en un trozo
de ramita. 
LA RIÑA DE GALLOS                                                                                                                                                        
Después de la carrera de caballos, que se
realiza en verano , la diversión
predilecta en el invierno es la riña o
peleas de gallos. El gallo es preparado
para la lucha con un régimen dietético
reglamentado por leyes severas y
principios científicos. Se procura con
alimentos suculentos fortificar su fibra
muscular. De cuando en cuando se educa al
gladiador en lucha de batallas cubriendo
su espuelón con una camisa de cuero. 
Cuando el gallo está compuesto, se lo
lleva al riñero ,verdadero teatro que paga
un derecho al gobierno y en el que se exiben
sobre una tabla, las leyes de una guerra
gallesca. La riña puede durar hasta la muerte
de uno de los gladiadores, o hasta que uno
de ellos ceda el campo y huya por una pequeña
salida que está siempre abierta. 	
También se considera derrotado el gallo, que
sangrando, bizco y tal vez caído el pico, canta
llamando a su socorro a las gallinas del  harém
LA DOMA              
Es un oficio que ha trascendido en el tiempo.
Su figura recia en lucha pareja con el potro
es aún hoy protagonista en nuestras estaciones. 
Antes de efectuar la doma debe atar el potro al
palenque, cepillarlo, bañarlo, acariciarlo.
Los corcovos, las corridas desenfrenadas, algún
revolcón, son parte de la doma.  Sin dañarlo
con habilidad y coraje, el domador convierte
al indómito potro en su mejor amigo:  el caballo.
  figura8.jpg (72740 bytes)
LA CAZA DEL AVESTRÚZ
Las pampas en animales y pájaros raros, que
aumenta lo salvaje del país en lugar de
disminuirlo. Su casa es tan divertida para el
gaucho, como la caza del zorro para los Ingleses.
Y adriestan los caballos para esta actividad 
El instrumento para cogerlo, consiste en dos
bolas de plomo retobadas y unidas
por una soga de cuero. 
Esta diversión se estila en las pampas, los
hombres más simples llevan consigo las boleadoras
atadas a los tientos. 

 

DIVERSOS   TIPOS  DE  GAUCHOS

Cuando la palabra gaucho dejó de ser
malsonante, la población de las
ciudades, en especial la de Buenos
Aires comenzó a descubrir y apreciar
la existencia del exótico personaje,
con sus trajes y costumbres peculiares
que penetraba en sus calles y convivía
en sus aledaños.  Se creó una verdadera
corriente de simpatía y consideración
en la ciudad hacia el hombre de campo
y sigue siendo una tradición muy
argentina.
Es claro no toda la población rural fue
idéntica, así mismo a medida que fue
trancurriendo el siglo XIX  hubo
diversos tipos de gauchos.
En primer lugar, peones conchabados en
las estancias y chacras que llevaron una
vida sedentaria y ordenada,  eran jinetes
eximios como el que más, diestros con el
lazo y las bolas. 
Por otra parte existió el gaucho nómade o
errante que no era peón de estancia ni
tenía trabajo fijo, vagaba por los campos
o desarrollaba libremente sus tareas en
las vastas llanuras desiertas.  Fue el
baquiano y el rastreador  de Sarmiento,
el que concurría a las yerras y cantaba
interminables vidalas y cielitos en las
pulperías. Este segundo tipo de gaucho,
por su muy singular forma de vida y
condición llamó la atención de los viajeros
extranjeros y argentinos.  Originó la
leyenda del gaucho y el uso del caballo
Fue desde luego un tipo humano socialmente
inferior, proclive a desgraciarse, o sea a
convertirse en gaucho alzado pero de ninguna
manera asesino y ladrón como lo definieron
algunos autores.
El tercer tipo, fue el gaucho alzado fugado,
que si cometía algún delito, lo hacía por
causas ajenas a su intención, como el duelo
a muerte con otros gaucho. Entonces huía de
la justicia y de toda vinculación con
sus semejantes.
     
OTRA CLASIFICACION
EL PAYADOR
Esta palabra deriva del guichua pacla, que
significa campesino. 
El payador es el coplero y cantor popular y
errante de nuestro país. D ice Sarmiento,
refiriéndose al payador:"Entre las canciones
que llegaron por el Río de la Plata, algunas
levemente acriolladas, otras modificadaz hasta
parecer nuevas, aparece el payador, lo más
artístico de la tradición contada.
Es el cantor popular que improvisa sus versos.
Cuando se encuetran dos payadores uno trata de
vencer al otro.  Es la payada de contrapunto.
Figura romántica de nuestro pasado, ha sido
fuente de inspiración para un poeta argentino:
Rafael Obligado a su personaje:" SANTOS  VEGA". 
Sarmiento dijo: " El cantor no tiene
residencia fija.  Su morada está donde la
noche lo sorprende.  Su fortuna, en sus
versos y su voz".
EL  BAQUEANO
  
En su libro Facundo: Sarmiento lo descubrió así:
" es grave y reservado que conoce veinte mil
leguas cuadradas de llanuras, montañas, bosques.
Es el único mapa que lleva un general para
dirigir los movimientos de su campaña.  él
encuentra un sendita que hace cruz con el
camino que lleva, él sabe a qué aguada remota
conduce. Si encuentra mil, él las conoce todas,
sabe lo oculto que tiene el río.  En lo mas
oscuro de la noche, en medio de los bosques o
en las llanuras sin límites...  "   
EL RASTREADOR
  
Es el que puede descubrir en una simple huella
de personas, animales o vehículos, cosas que
nadie a simplevista ve.  En nuestros campos
fue eficaz auxiliar de la policía por su
asombrosa facilidad para identificar personas
desconocidas.  El general Lucio V. Mansilla en
su libro " Una excursión a los indios
Ranqueles"  dice: Los mejores rastreadores
que hay en el país son los riojanos,
sanjuaninos,salteños y puntanos.
Esto escribe "...no sólo reconocen por las
pisadas si que el animal que la ha dejado es
gordo o flaco sino si es tuerto o no..." .
EL  RESERO
  
Así lo llamaban en la provincia de Buenos
Aires, La Pampa y Santa Fe.  Era el
tropero de Entre Ríos y Corrientes.
Su misión era apartar la reses y conducir
luego la tropa .  De reses y de tropa deriva
su nombre.
El escritor Ricardo Guiraldes en su libro
" DON SEGUNDO SOMBRA"  lo menciona repetidas
veces. Eran tan anadariego que decía:
"llegar no es, para un resero más que
pretexto de partir".
EL DOMADOR
El domador verdadero, es el que puede
decirse que nació a caballo, es celoso y
amante de su oficio y sobre todo de su
origen, ligeramente fanfarrón y
entusiasmado con su aptitud.
Sujeta al caballo por el cuello al que se
propone domar. No bien está sujeto el animal
y apenas empieza a defenderce, otros hombres
le echan nuevos lazos, hasta dejarlo inmóvil
y casi imposibilitado de tenerse en pie, y a
palos se lo levanta, y se lo conduce a una
estaca sólida, donde se le ata corto hasta
le día siguiente. El animal se hiere la boca,
se hace contusiones por todas partes.
Al día siguiente, se lo desata y un hombre lo
sujeta con fuerza del cabresto y otro le traba
las manos al mismo tiempo que se le pone la
silla, siendo lo más difícil ajustarle las
cinchas. El domador monta el potro, y así
tiene que ceder a los vigorozos fustazos que
recibe.
Con este estímulo parte en furiosa carrera por
la inmenza llanura. Un hombre a caballo
acompaña al que monta el domador. El domador
es un hombre que no tiene miedo.
El animal, espumante, después de haber
corrido y galopado, de haberse estirado,
caído  algunas veces, lanzando el jinete
a distancia, en el acto, de pie sin soltar
la partida,rendido y bañado en copioso sudor,
entonces se le quita la silla y se lo suelta
algunas veces dejándole puestas las trabas
para repetir la lección el mismo día.
EL CANTOR
En cantor no tiene residencia fija, su
morada está donde la noche lo sorprende,
su fortuna en sus versos y su voz. Donde
quiera que el cielito enrieda sus parejas
sin casa, donde quiera que se apure una
copa de vino, el cantor tiene su lugar 
preferente, su parte escogida en el festín.
El gaucho argentino no bebe si la música
y los versos no lo exitan, y cada pulpería
tiene su guitarra para poner en manos del
cantor a quien el grupo de caballos estacionados
a la puerta anuncia a lo lejos donde se
necesita el concurso de su gaya ciencia.
La poesía original del cantor es pesada,
monótona, irregular, cuando se abandona la
inspiración del momento. Más narrativa que
sentimental, llena de imaginaciones tomadas de
la vida campestre, del caballo y las escenas del
desierto, que la hacen metafórica y pomposa.
Cuando refiere sus proesas a las de algún
afamado malévolo parécese al improvisador
napolitano, desarreglado, prosaico de ordinario,
elevándose a la altura poética por momentos para
caer de nuevo al recitado insípido y casi sin
versificación. Fuera de esto, el cantor posee un
repertorio de poesías populares, quintillas, décimas
y octavas, diversos géeneros de versos octosílabos.

 

ELEMENTOS DE USO DEL GAUCHO:
EL CABALLO 
El caballo  constituye aún, el elemento indispensable para poder
realizar todas sus tareas:trabar, trasladarse de un lugar
a ptro de la estancia, ir al pueblo, etc.No lo han reemplazado
sino en mínima escala, el pesado tractor, los gracio sos y diminuto
"jeep" yla avioneta ligera como los vientos.
Un buen caballo y una tropilla si es posible, toda del mismo pelo,
era la mayor riqueza a que podía aspirar un paisano. 
   
LA GUASCA 
Es la lonja de cuero crudo. Pero costituye algo así como la
materia prima con la que han de manufacturarse y infinidades
de útiles de trabajo ;de la guasca saldrá luego el lazo, el
arrerador, el rebenque, etc . Una guasquita o tiento es la
prenda más milagrosas de las chalchas de un gaucho u hombre
de campo cualquera . 
EL ARREADOR 
Azote serjante al rebenque , pero , de largo y ancho mucho
más largos, utilizado para usurear animales arreados, aunque
en determinadas cirscunstancias se emplee en defensa personal
como arma constundente.
EL REBENQUE 
Látigo de cuero con que los jinetes excitan a sus cabalguras. 
Posee cabo de diferente material, pudiendo ser el empleo:
madera, metal, asta de vacuna, etc. 
El rebenque fuera de constituir un implemento del recado gaucho
y de servir para estimular a la cabalgura, fue usado de mordaza
para inhibir por el dolor a los remolones por medio de la
manija y fue también empleado como elemento de primer orden,
en caso de tener que hacer falta en otra arma. 
Si el rebenque se halla cubierto en su mango por una lámina
metálica (plata y oro) se denomina enterizo.
LAS variedades de rebenque más importante son: El rebenque
de argolla, El talero y la guasca. 
EL FACÓN 
Daga o cuchillo grande que usa el hombre de campo tanto para
sus tareas propias relacionadas con la cría de animales,
como para la defensa o ataque en las peleas.
GAUCHO24.BMP (18790 bytes)GAUCHO38.BMP (33718 bytes)GAUCHO47.BMP (25630 bytes)GAUCHO32.BMP (79858 bytes)
GAUCHO37.BMP (27790 bytes)GAUCHO23.BMP (19998 bytes)GAUCHO45.BMP (34198 bytes)
EL CUCHILLO
El cuchillo era usado por el gaucho como arma e instrumento
de trabajo . 
Era tan importante para él que Cyro Bayo al ver la
multiplicidad a que lo destinaban dijo:"...es para el
gaucho un sexto dedo".Los había de gran variedad tamaños. 
El cuchillo "verigero ",de hoja corta, era el más usado en
las múltiples del campo, en que era indispensable.Con él comía,
sacrificaba las reses, limpiaba el caballo, cortaba los tientos
para sus múltiples usos.
El facón era un cuchillo de larga y templada hoja, recto y de
aguda punta con un protector en la mano de"U" o "S". Lo usaba
para pelear . Lo llevaba  terciado en la cintura en la parte de
la espalda, porque por su tamaño y peso era muy incómodo
llevarlo en otra forma. El fácon "caronero" era
larguísimo y el gaucho lo llevaba apretado por
la carona; de ahí su denominación, lo hacían con la
hoja de una espada.
La daga era un arma más grande que el cuchillo y menor
que el facón . Es la cuchilla que hoy vemos en manos
de un carnicero de barrio; arma pesada y de excelente
de acero que soporta y mantiene con solo chairearla un
filo de navaja .
Los cuchillos de trabajo tienen un trozo de acero justo
en el nacimiento de la hoja junto al mango, con un temple
especial , al que llaman "gavilán". Capaz de cortar de
un sólo golpe un alambre de acero. 
	                                    
LA DAGA 
Arma semejante al puñal, y de mayor tamaño que el
facón y que los gauchos lo costruían por lo común
con las viejas bayonetas o espadas.
GAUCHO36.BMP (8998 bytes)
EL ESTOQUE 
Arma blanca, más bien larga, sin filo , y con una
punta aguda que fue utilizada, especialmente hasta fines
del siglo pasado, por los hombres de nuestra campaña.

 

ALIMENTOS TÍPICOS
ASADO CON CUERO
La carne asada con cuero constituye de
antigua data un típico alimento de los
hombres de campo.
No en todas partes se preparaba de la
misma manera. Algunos cocían trozos sin
cuerear, directamente sobre las brasas,
empleá ndose luego rejas de hierro. En
el litoral se acostumbraba ensartar la
carne sobre estacas de tala o se cocía
en hornos de tierra.
El único y mejor cubierto para comer la
carne con cuero ha sido siempre un
filoso cuchillo.
"En tanto en enormes fogatas asaban
grandes trozos de carne que,
sanguinolenta comían la peonada, para
los amos y vecinos de distinción
reservábase la carne asada con cuero
y que preparaban de curioso modo.
figura5.jpg (139408 bytes)
EL ASADO.
Es el trozo de carne que asa sobre las
brasas o cenizas calientes. Es preferido
por el hombre de nuestra campaña sobre
muchos otros alimentos, y junto con el
mate constituye para muchos el alimento
fundamental.
¨En Santiago del Estero la preparación
del churrasco tiene un carácter ritual.
En efecto, bien amanecida y salada la
carne y  tras de tomar unos mates dulces
el paisano, con el cigarrillo de chala
entre los dientes, comienza arrimar
leña al pequeño fogón. Cuando éste
se llena de brasa, la carne ensartada
en un chuzo, es sometida a la influencia
distante del calor, que la amortigua en
su totalidad, evitando así la fluxión
de sus jugos sabrosos.
figura6.jpg (50985 bytes)
EL MATE.
El gaucho puede, con un trozo de asado
y muchos sorbos de mate, recorrer a
caballo y durante varias semanas cien
millas por día.
Muchas veces el mate satisface, destrozados
por los largos galopes el crudo azote del
sol, sentir el sabor del mate como una
mano hospitalaria, sin fatigar el estómago
ni exaltar en demasía los nervios.
El que está avituado al mate experimenta
un malestar insufrible y una gran tristeza,
cuando se ve privado de ella por algún tiempo.
CLASES DE MATE: Mate Clásico
Mate Pampeano o Chula  
Mate Cocido                        
Mate del norte o Mate amargo.
La yerba mate es un arbusto elegante de
hojas ovales cuneiformes, un poco obtusas,
dentelladas sobre los bordes, que da unas
pequeñas bayas rojizas, pedunculadas,
reunidos en hacecillos axilasres. Crece
espontáneamente en la selva de Paraguay
y de las antíguas Misiones Jesuíticas,
en varias provincias de la confederación
argentina (Salta, Jujuy, Corrientes)y en
el Brasil.
Su nombre deriva del guaraní y está
adoptado por todas las naciones de
Europa. Pero los españoles y los
criollos americanos llaman yerba
a las hojas preparadas con llex, como
si este producto vegetal mereciese
ese nombre por excelencia, así como
en Oriente el cánamo indio se llama
en árabe baschish.
En cambio llaman mate al recipiente en
el que se prepara la infusión de las
hojas. Sinónimas de la palabra mate
son las de té de Paraguay, té de los
jesuitas. 
La infusión de mate se prepara de modo
muy original, que difiere de todas las
otras bebidas hasta ahora conocidas.
En un calabazín hueco se pone de media
a una honza de yerba, un poco de azúcar
y con una ¨pava¨se vierte agua caliente,
se chupa esta infusión improvisada con
un tubito de plata o de junco, que
termina en un arnero pequeño y
construido de manera que no deje pasar
el polvo o algo fino de la yerba.
EL LENGUAJE DEL MATE
El mate amargo significa indiferencia.
El mate dulce, amistad  
El mate con torongil, disgusto
El mate con canela, ocupás mi pensamiento.
El mate con azúcar quemada, simpatía.
El mate con cascara de naranja, ¨ven a buscarme:.
El mate con melisa, tu tristeza me aflije.
El mate leche, estima.
El mate con café, ofensa perdonada.

GAUCHO44.BMP (13774 bytes)GAUCHO28.BMP (14186 bytes)GAUCHO42.BMP (20182 bytes)GAUCHO29.BMP (20342 bytes)GAUCHO34.BMP (22990 bytes)