tmenu.gif (10475 bytes)

Se ha calculado que en el estómago de una ballena franca de tamaño cercano a la de talla máxima (16 metros) pueden alojarse 2 o 3 toneladas de alimento, si bien nunca se ha registrado una acumulación de alimento semejante en ejemplares capturados. En forma teórica se ha calculado también que, para un período de 24 horas un ejemplar requiere entre 35 y 40 gramos de alimento por kilo de peso. Teniendo en cuenta que, como mínimo el peso de una ballena franca es de unas 40 toneladas, los datos anteriores indicarían que en un día debería ingerir unos 1.400 Kg de alimento. Es decir que dedicaría alrededor de 5 horas diarias a su alimentación (recordando que en la página anterior se indicó que teóricamente ingiere unos 300 kg por hora de alimento).

come.jpg (4458 bytes)

Para alimentarse se desplaza, con la boca abierta, por la superficie, o por debajo de ella, a una velocidad de entre 3,7 Km/h y 5,5 Km/h.

Si bien la zona de Península Valdés no es el área de alimentación de esta especie, puede registrarse alguna actividad de este tipo al final de la temporada (octubre/noviembre), antes de iniciarse la migración  hacia las verdaderas áreas de alimentación, donde son abundantes los bolsones de krill. En la zona de Península Valdés, es común que se crucen con grandes concentraciones de tenóforos -de gran contenido proteico- y calamares.

La dieta principal de la ballena franca está integrada por crustáceos (generalmente krill) y estados larvales de otras especies, como por ejemplo el bogavante (munida gregaria), pequeña langosta marina muy abundante en las costas patagónicas. Contrariamente a lo registrado en otras ballenas, la ballena franca no incluye pequeños peces en su dieta.

geiser.jpg (10144 bytes)Los cachorros tienen un período de lactancia prolongado que pueden oscilar, según diversos autores, entre 6 y 12 meses. Sin duda, durante las primeras semanas de vida el régimen de los cachorros es exclusivamente lácteo y luego, con el correr del tiempo, se hace mixto. Debido a la riqueza de la leche materna en esta especie (50% de materia grasa y un alto contenido proteico), el ballenato casi puede duplicar su talla en un año.

Al finalizar la temporada de cría, las ballenas comienzan su migración anual en busca de alimento, aunque los recorridos que realizan se desconocen con precisión. Algunos científicos suponen que se acercan a las islas Georgias, siguiendo los bancos de Krill, en tanto que otros piensan que se dirigen hacia el mar abierto entre el continente africano y el sudamericano.


Volver al principio

Volver a la página anterior

Volver a la página principal

Volver al principio

Volver a la página anterior

Volver a la página principal