Es una danza mímica que desarrolla el tema del asedio y requerimiento amoroso del galán y glosa rítmicamente los recursos de coquetería de la mujer, que rehuye una contestación categórica hasta el final.

La Zamba es originaria de Perú, hija directa del Fandango Español, donde fue danza preferida de las razas indias y negras (zambos) y debe uno de sus nombres al hecho de que las coplas que se cantaban iban dirigidas a las zambas.

Dispersos por Perú, Chile, Bolivia, Paraguay y Ecuador, llegó a Argentina por dos vías, pasando de Chile a los salones de Mendoza y de Lima a los de Jujuy, Salta y Tucumán, entre 1825 a 1830. Se ha conocido por diversos nombres desde el originario, Zamacueca hasta Zambacueca, Zambaclueca, Chilena, Marinera, siendo todas denominaciones regionales de una forma musical coreográfica común con leves variantes captadas del ambiente. Nacida en Lima en 1824, según Carlos Vega, con la denominación Zamacueca, como una forma propia de la pantomima amorosa Fandango, al acriollarse tomo el pañuelo que paso a ser aditamento expresivo del juego amoroso de sus evoluciones.

Debido a la variante fogosa que más adelante retornó a Chile, cambio de nombres y se la llamo Chilena hasta la guerra entre ambos países, cuando se la bautizó Marinera en homenaje a la marina de guerra peruana.

En Chile se dice Cueca abreviando el nombre original, y en la argentina se difundió con el original, sobreviviendo en nuestro siglo, casi exclusivamente, la primera parte del mismo, Zamba en Santiago del Estero. Cueca, en las provincias andinas, especialmente de Cuyo, irradiándose su uso hasta Tucumán. Chilena en el noroeste en general.

Las regiones en donde es más intensa era su práctica son las provincias del norte y oeste, sobre todo Santiago del Estero. Se baila también en la provincia de Buenos Aires y parte del litoral, pero es en el norte donde se ha conservado con más lozanía, siendo una de las danzas que con mayor vitalidad perdura en la práctica popular.

Coreografía:

Posición inicial: firmes, enfrentados, dando el caballero su izquierda al público. Se baila con pañuelo.

Los bailarines sostienen el pañuelo con su mano derecha caída al costado; el hombre tiene su mano izquierda también baja, en tanto que la dama apoya la suya en su cintura o se toma con ella la falda. El caballero sostiene el pañuelo por una punta, la dama, por el medio.

Primera:

  1. Vuelta entera: (16 pasos), con pañuelo, encuentro en el centro, los bailarines dan la vuelta en cuatro series de cuatro pasos. Los primeros cuatro u ocho pasos, los hacen simples (caminando) sin movimiento del pañuelo. Al terminar la vuelta quedan en el centro, cada uno en su sector. En el último paso colocan el pie derecho un poco adelante plenamente asentado y quedan con el izquierdo apoyado por su punta.
  2. Arrestos: ocho pasos, con pañuelo, en el centro. Hacen el arresto hacia la izquierda con cuatro pasitos cortos, describiendo un pequeño arco, siempre dándose el frente y a corta distancia uno de otro, cumplimentándose con el pañuelo. En el cuarto tiempo, ya en los lugares opuestos, apoyan el pie izquierdo (para poder salir hacia la derecha con el pie derecho) y bajan un poco el pañuelo, al tiempo que efectúan una inclinación. Ejecutan la salida hacia la derecha y vuelven a sus lugares, iniciando la marcha con el pie derecho; describen en cuatro pasos un arco más amplio, alejándose del centro y yendo hacia sus lugares agitando el pañuelo; en el cuarto tiempo, ya en sus sitios, se dan el frente y se cumplimentan.
  3. Media vuelta: (8 pasos), con pañuelo, yendo al centro. Salen con el pié izquierdo y describen la media vuelta en dos series de 4 pasos cada uno. Al terminarla quedan en el centro, cada uno en el sector opuesto, de frente. En la primer serie de pasos agitan el pañuelo, en la segunda lo llevan extendido a la altura del pecho, tomado con ambas manos.
  4. Arrestos: (16 pasos), con pañuelo, en el centro, ídem 2. Describen cada arresto y la salida en una serie de cuatro pasos.
  • Primer arresto: hacia la izquierda. Salen con el pie izquierdo. Unen casi sus pañuelo extendidos casi a la altura del rostro de la dama, tomándolo con ambas manos y dándoles una ligera caída hacia el lado del avance izquierdo.
  • Segundo arresto: hacia la derecha, salen con el pie derecho llevando el pañuelo hacia el mismo lado.
  • Tercer arresto: contrario 2
  • Salida: hacia la derecha, salen con el pie derecho llevando el pañuelo con la mano derecha y agitándolo en señal de despedida. En el primer tiempo el caballero puede elevar el pañuelo sobre la cabeza de la dama. En el cuarto tiempo quedan al los lugares opuestos.
  1. Media Vuelta: (8 pasos) con pañuelo, yendo al centro.
  2. Arrestos: ocho pasos con pañuelo, como en el segundo tramo.
  3. Media vuelta final: (7 pasos) con pañuelo cambiando lugares y yendo al centro.

Segunda: igual a la primera, se inicia de los lugares opuestos. El asedio del galán se identifica en esta parte y la dama lo acepta al final, bailando ambos más apasionadamente. En el final el caballero corona a la dama colocando delicadamente su pañuelo extendido tomado con ambas manos, por detrás de la cabeza de la dama.