Aborígenes
Pampas

Pampas A la llegada de los españoles, las regiones de las llanuras bonaerenses estaban pobladas por los grupos dispersos de los pampas. Éstos fueron sus únicos ocupantes hasta que los "malones" o incursiones guerreras de los araucanos comenzaron a hostilizarlos y a barrerlos en diferentes direcciones. Esta presión ejercida por las tribus araucanas más belicosas, más numerosas y mejor armadas obligó a los propios pampas a incursionar sobre los fortines de los blancos. Sus incursiones se desarrollaban al Sur hasta el Río Negro, poniéndose en contacto con las tribus de los patagones, con los cuales solían asociarse en sus correrías. Hacia el Norte ocurrían hasta una zona imprecisa, que acaso pudiera ser el Sur de la provincia de Santa Fé. El nombre de "pampas" les era también concedido por los araucanos, pero los patacones les llamaban "tonec".


Economía:

No eran agricultores sino recolectores, pero el fuerte de su alimentación consistía en los productos de la caza del avestruz, al que cazaban a caballo por medio de boleadoras. También comían carne de las enormes manadas de caballos cimarrones que pastaban libremente en esos territorios excepcionales para su prolificación. Se alimentaban del ciervo, de la liebre, del tatuejo y de otros pequeños animales regionales.


Vivienda:

Sus toldos consistían en tres palos del grueso de un puño hincados en la tierra a cuatro pies de distancia el uno del otro. En del medio, que era el más largo, medía una vara. Todos terminaban en una horqueta u horquilla. A dos varas de ese conjunto plantaban otro similar. Cada una de estas tiendas era ocupada por una familia. Sus individuos se acostaban sobre pieles y siempre sobre la espalda.


Vestido:

Sus ropajes participaban de la vestimenta de araucanos y patagones. El ropaje masculino consistía en pieles preparadas por las mujeres o en tejidos de lana que ellas realizaban en sus telares primitivos. Las mujeres gustaban de adornarse con placas de cobre o pequeños objetos de plata. Los hombres cifraban su orgullo en las prendas y arreos, con adornos de plata para el caballo, así como en las grandes espuelas que usaban. Hombres y mujeres lucían un peinado y un adorno de los cabellos diferente. Ellos los dejaban crecer, levantando todas las puntas hacia arriba y ciñéndolas con una vincha. Ellas dividían sus cabellos al medio, haciendo dos gruesas trenzas. No utilizaban tatuajes faciales, pero sí aros y collares.


Técnica:

Alfarería. En toda cuenca del Salado, con ramificaciones que por la costa del Atlántico llegan hasta la zona del Delta inferior e Isla de Martín García, una invariable característica tipológica en la técnica de fabricación de su cerámica y una verdadera "unidad de escuela". No se ha encontrado cerámica pintada, pero sí un desarrollo grande de los motivos de decoración incisa. Pampas La poca cantidad numérica de estos pobladores indígenas, su muy posible preocupación de destruir la cerámica una vez utilizada, han impedido la obtención de elementos numerosos de esa industria. Los restos recogidos consisten en pequeños trozos, entre los cuales se señalan dos tipos esenciales:
_ Una cerámica de grano y paredes gruesas, tosca y sin decoración.
_ Una cerámica que es la que presenta la decoración incisa, así como los agujeros de sustentación cercanos a algunos bordes de las piezas.
La arcilla empleada presenta a veces mezcla de cuarzo, mica o sílex pulverizado.


Material de Piedra:

Lo típico de la cultura lítita pampeana son las bolas de boleadora, así como algunos "sobadores" de pieles . El material más empleado fueron las rocas duras, del tipo de la dorita y del granito, provenientes de las sierras del Tandil y Olavarría.


Tejido, Trabajos en madera y hueso:

Los trajes tejidos por las mujeres pampas eran hechos en telares rudimentarios construidos en madera. Los instrumentos de hueso no eran de hallazgo muy frecuente. Se utilizaban en conexión con el preparado y cosido de las pieles.


Organización Social, Familia, Derecho:

Sus caciques tomaban el nombre de "ganac". Eran jefes militares pero no recibían obediencia sino en la guerra. En la época de paz era jefe el mejor de los oradores. Había también otros individuos que gozaban de consideraciones especiales por su talento. Perspicacia y valor. Cada uno de los caciques residía en un territorio propio, sólo se coaligaban para hacer la guerra o para defenderse en causas de interés común. La guerra era en forma de "malón". Combatían con lanza, arco y flecha, boleadora. Su belicosidad se manifestaba no sólo en el ardor para la guerra, sino también en los crueles duelos.


Religión:

Como los araucanos, creían en un genio maléfico llamado "gualichu o arraken", que a veces se tornaba bienhechor, pero al que era innecesario hacerle rogativas u ofrendas. Poseían médicos-hechiceros, que gozaban de gran predicamento hasta después de muertos, al creer en sus relaciones con "gualichu" y al poder lograr su comparencia en cualquier momento. Sus curaciones se hacían conjurándolo a presentarse y salvar al enfermo. Creían en la inmortalidad del alma y practicaban ceremonias de entierro estrechamente vinculadas con las de los araucanos, de los que habían tomado el rito, la muerte y el entierro del caballo preferido sobre la tumba. En ella colocaban elementos de ajuar funerario. Lloraban al muerto por un día y le enterraban. Al que al año volvían a desenterrarle y uno muy hábil lo descarnaba. Cubrían los huesos con sus mejores ropas y hacían un banquete ritual poniendo los huesos en unas "alforjas muy pintadas" finalmente los llevaban sobre un caballo a una casa que hacían junto a las suyas.


Arte:

Las únicas manifestaciones artísticas que de ellos se conocen, son algunas pictografías con motivos escalonados, cruces y círculos concéntricos o estrellados que les son atribuidas.


Aborígenes y conquistadores | Aborígenes | Conquistadores |
Legislaciones coloniales | Legislaciones existentes | Instituciones




Escuela Scholem Aleijem
Serrano 347 - Capital Federal Argentina
e-mail: postmaster@colsch.edu.ar




Home Page | La escuela Scholem Aleijem | Aborígenes y Conquistadores |
Cuando nos independizamos | Cómo Crecimos | Cómo nos identificamos