Denominación:

Arpa criolla o también se la conoce con el nombre de arpa india o americana, dados ciertos detalles de construcción le otorgan finalmente autenticidad folklórica indiscutible.

Descripción:

De forma triangular, este instrumento tiene cuatro partes bien diferenciadas: la caja sonora, la cabeza o consola con clavijero, la columna y el encordado. Las cuerdas corren desde la consola hasta la caja en un plano perpendicular a la misma. La caja, ancha en su base, se agudiza hacia arriba hasta llegar al extremo superior en contacto con la consola. La base de la caja es sonora; posee además dos patas. El clavijero sierra el triángulo en la parte superior y permite afinar las cuerdas. La columna de madera, a veces decorada, soporta la gran tensión de las cuerdas, cuyo numero varia alrededor de treinta y seis (36).

Construcción:

En remotas civilizaciones se utilizaban caparazones de tortuga y cuerdas vegetales y fueron sufriendo mutaciones (aparición de un mástil y mayor cantidad de cuerdas), con el empleo de troncos ahuecados odres de piel, etc. Los pueblos uraloaltaicos, turcos, tártaros, indoeuropeos, África oriental, etc., conocieron y cultivaron este instrumento. En su construcción se empleo madera, bronce, oro, metal batido, marfil, etc. Quedando a trabes del tiempo su tradicional triangular fisonomía. El cedro es la madera que habitualmente se usaba para la caja sonora. Para la parte superior o tapa de la caja, se utiliza invariablemente pino, abeto armónico bien estacionado. En zonas rurales emplean las "tapas" de cedro dadas sus modestas posibilidades. Las clavijas son de madera en forma continuada o alternada, también se usan de hueso y en épocas recientes se han incorporado las de aluminio. Las cuerdas han sufrido modificaciones: de acero, tripa y nylon. Para la cabeza de la consola debe emplearse madera extremadamente resistente, debido a la variación climática y presión del encordado.

Detalles técnicos:

Nos referimos al arpa "india" comprendiendo el Paraguay. El tamaño del instrumento varia conforme a las necesidades aunque no se fabrican habitualmente las de dimensión reducida como las que pudieron hallarse en México y Perú. Consta de una caja sonora con cabeza o consola sujeta por una columna, que le da la forma triangular. La caja de un largo de 130 a 140 cm. con un ancho (en la base) que puede llegar a los 40 cm o menos, se reduce en el otro extremo hasta los 6 o 7 centímetros, esta formada por tiras de madera encoladas entre si que dan una aspecto angular, vista de atrás.

Treinta y seis (36) cuerdas forman su campo de ejecución musical, ubicadas de menos a mayor y en escala diatónica, careciendo naturalmente de pedales, para la modificación del sonido. Antiguamente se uso, para la primera, segunda y tercera octava, la cuerda de acero. Las ultimas octavas, cuarta y quinta, se las prefiere de tripa, aun en la actualidad en que ya se obtiene de nylon, material que ha venido a sustituir la cuerda de acero en las tres primeras octavas. Las octavas del arpa están delimitadas por un color. Si tenemos en cuenta la escala diatónica sus posibilidades son limitadas. La afinación mas corriente es en afinación FA, aunque existen variantes en la afinación de ciertas cuerdas, los que permita obtener algunas notas que en la forma natural diatónica no seria posible.

Clasificación:

Cordófono compuesto.

Historia:

Dentro de los ciclos de culturas aparecen formas rudimentarias en el ciclo de los pastores, de la cortesana y señorial arpa clásica, y cromática, heredera de la lejana y mitológica arpa eólica griega el kynnom de Israel que pulso el rey David, las arpas egipcias, asirias, etc. Es evidente que los principios de su razón de ser permanecen intactos. Figura en las secuencias mitológicas de antiguos pueblos (Egipto, Asiria, Caldea, Israel y Grecia) y está presente en las referencias de sus momentos poéticos y literarios. En México se la cuenta en celebraciones religiosas. Se encuentra presente en América del sur acompañada de otros instrumentos: maracas, guitarra, acordeón, etc. En nuestro país de uso habitual en las zonas de Santiago del Estero, chaco, Formosa, Corrientes, Misiones y zonas esencialmente guaraniticas.

Dispersión:

En la actualidad se encuentra difundida en Corrientes, Misiones, Chaco y en algunas regiones del centro del país. Hoy solo quedan reducidas a escasos arpistas en las zonas de Santiago del Estero.