¿Qué es?

La siembra directa es un sistema que consiste en prácticas agrícolas con reducidas labranzas que mantienen rastrojos sobre los suelos.
Permite producir sin degradar el suelo, mejorar el aprovechamiento de las lluvias y reconciliar la agricultura con la naturaleza.
 
La siembra directa es la base de un sistema de producción agrícola:
 

 

 
En este sistema conviven una serie de factores o componentes a tener en cuenta, que entre otros incluye: no arar ni hacer otro tipo de laboreos, antes considerados fundamentales.
 
¿Por qué se usa?
 
Para superar los serios problemas que ocasionan las técnicas tradicionales sobre los suelos. La agricultura de décadas pasadas incluía trabajos de laboreo en las zonas más productivas, produciendo una creciente degradación física y química. La erosión hídrica y eólica progresaban a  niveles graves y la caída de materia orgánica y nutrientes comprometían la estabilidad estructural de los suelos.
Junto a esto, se registraba un descenso en  la rentabilidad y un aumento en el riesgo  de la actividad agrícola: la producción disminuía y los rendimientos se volvían inestables.

 

Al Inicio.... 

Para volver a las páginas centrales cierre esta ventana.