En planteos de siembra directa, el maíz cumple un rol fundamental aportando abundante volumen de rastrojo que contribuye a la formación de cobertura, requisito muy importante para que este sistema funcione correctamente. Por esta razón, este cultivo debería ubicarse entre los primeros de la rotación agrícola, sin olvidar que requiere abundante cobertura de rastrojo ya que vegeta en condiciones de alta temperatura y demora en cubrir el suelo.

Los posibles antecesores son: trigo/soja de segunda, girasol, maíz ó pradera. Entre todos el mejor es trigo/soja de segunda, por las características del rastrojo y el grado de cobertura. En las regiones que presentan precipitaciones erráticas en diciembre y enero, suele realizarse el maíz en forma tardía.

El maíz, en un lote limpio de malezas que no fue escardillado y que haya sido cosechado correctamente, puede ser un excelente antecesor del mismo cultivo en siembra directa. En este caso, se requiere el uso de barredores de rastrojo en la sembradora, no sólo para facilitar la ubicación de la semilla en buen contacto con el suelo, sino también para lograr mayores temperaturas en la línea de siembra y con ello velocidad de emergencia y mejor implantación del cultivo.

La pradera aparece como un posible antecesor, sin embargo, ofrece algunas dificultades: poca cobertura y agua almacenada en el suelo, y además, elevada compactación, lo que dificulta el crecimiento inicial de los cultivos.

 

 

 

Fecha de siembra del maíz:

Debe ser la fecha más temprana que el híbrido permita, buscando llegar a floración con un máximo de radiación. La temperatura del suelo condicionará el momento de la siembra. En nuestra zona, el período oscila desde setiembre hasta la primer quincena de octubre.

 

 

 

 

 

                                                                 

                                                                Volver...

 

 

 

Estructura del cultivo:

El menos espaciamiento entre hileras permite un sombreo más rápido del entresurco, mejor control de malezas, mejor distribución de rastrojo a cosecha y, en algunos casos, aumento del rendimiento debido al mejor y mayor aprovechamiento de los recursos disponibles. Se han registrado ensayos en cultivos a 52 cm con rindes elevados, pero desde el punto de vista productivo aún no se puede establecer una tendencia clara respecto del distanciamiento a aplicar, pero las distancias entre 52 y 70 cm son las que mayores producciones arrojan.

 

 

 

 

 

                                                                  Volver...

 

 

 

 

Híbridos:

En cultivos de maíz en siembra directa, donde se mejora la disponibilidad hídrica (mayor inflitración y menores pérdidas por evaporación) y se asegura la nutrición a través de fertilización, la elección del híbrido debe orientarse hacia aquellos de alto potencial de rendimiento y buenas características agronómicas.

Los híbridos simples y de tres líneas tienen cada vez mayor cabida en planteos de siembra directa, respecto de los híbridos dobles. Sin embargo, no es la tecnología de siembra directa en sí la que puede llegar a influir en la elección de un híbrido, sino el ambiente que esta técnica condiciona para el cultivo.

La elección del híbrido debe estar fundada en una correcta valoración del ambiente en su conjunto: debe mostrar buen rendimiento y adaptación a la zona.

 

 

 

                                                                      Volver...

 

 

 

                            

Fertilización del cultivo de maíz en SD:

Este cultivo, para cumplir su ciclo, absorve cantidades importantes de nutrientes que varían, entre otras cosas, con el rendimiento alcanzado. Nitrógeno y fósforo son los nutrientes necesarios para aumentar la producción de maíz, pero tal como los extrae del suelo, luego deben ser  repuestos, para mantener la sostenibilidad del sistema.

Para lograr un rendimiento cercano a los 10.000 kg/ha el suelo deberá proveer al cultivo cerca de 240 kg. de nitrógeno y 45 kg. de fósforo. A su vez, de ellos, 150 kg. de nitrógeno y 30 kg. de fósforo serán  extraídos fuera del  lote con la cosecha del grano y sólo el 40% del nitrógeno y el 25% del fósforo absorbido quedarán retenidos en el rastrojo.

 

 

 

 

                                                                          Volver...

 

 

 

Control de malezas:

Las malezas de mayor dificultad de manejo y control durante el cultivo de maíz en SD son las gramíneas perennes, fundamentalmente el gramón. No es aconsejable sembrar el cultivo en lotes con infestación de esta maleza; su manejo es conveniente en cultivos previos de la rotación, por ejemplo soja con controles con glifosato previo a la siembra y graminicidas postemergentes.

 

                                    

Las Plagas:

Las que mayor dificultad pueden presentar son las tempranas, que afectan hasta el estado de plántula. Pueden ser: orugas cortadoras, gusanos blancos. Para su control, se pueden aplicar insecticidas no sistémicos como sistémicos, lográndose adecuada protección contra larvas de insectos de suelos.

 

 

 

                                                                                      Volver...

 

La cosecha:

La máquina cosechadora debe estar equipada con un desparramador centrífugo para distribuir la granza que sale del zarandón.

Si el cabezal de la máquina está bien regulado, sólo ingresan a la cosechadora mazorcas de maíz y el resto de la planta queda en la hilera. Algunos equipos extranjeros poseen cabezales diseñados con triturador de rastrojo incorporado que evitarán el paso posterior de trituradores. Estos equipos reducen el riesgo de compactación del suelo, mano de obra y consumo de combustible. Sin embargo, requiere potencia extra de la cosechadora.

El rastrojo de maíz puede ser pastoreado sin perjudicar el planteo global siempre que se lo haga sin lluvias y sólo se extraiga el grano, o sea, no más de 50 raciones/ha.

Sembrado en las fechas óptimias para cada región y aplicando tecnología de punta, es un cultivo que presenta un elevado potencial de rendimiento: 10.000 kg/ha.

 

                                                                          Volver...

Para volver a las páginas centrales cierre esta ventana.