QUÉ ES Y CÓMO SE PRODUCE EL SÍNDROME DE LA TORTURA

 

La tortura es para los médicos una patología aguda de un cuerpo social enfermo, tanto en el Oeste como en el Este.

El Código Penal Argentino considera para los torturadores la inhabilitación más allá de la pena cuando el funcionario es médico.

En 1813 la Asamblea ordena la quema de instrumentos de tortura: esto significó que se abolió la tortura.

El Estado ha usado la violencia. Y ese Estado mientras demora la justicia contra la tortura y los torturadores, sigue siendo violento, aún con cambios de gobierno.

La tortura psicológica puede iniciarse con detenciones secretas, con el rapto de las víctimas, y si bien la detención no ha sido secreta, el despliegue de las fuerzas y de omnipotencia ya están actuando sobre el detenido.

Los torturadores deciden cuáles serán sus destinos. Estos pueden recurrir al aislamiento total o grupal, dejándolos de pie por horas, privarlos de sueños, privarlos de alimentos, o alejándolos de sus familiares con los que fueron detenidos, etc.

 

AISLAMIENTO SENSORIAL 

 

El aislamiento sensorial, con o sin monotonía de estímulos que se agregan, provocan trastornos preceptivos y sensorial que varían la forma de los objetos, el color, el tamaño, los movimientos y dan impresión en el actuar, con disminución de la eficiencia intelectual, con alusiones simples como puntos luminosos, o más complejas como figuras.

Finalmente se instala la crisis de ansiedad y esto se ha visto, fuera de los campos de tortura, en la experiencia de los operados de cataratas con vendajes en los ojos.

El denominado "síndrome de tortura" incluye, en la sintomatología del sujeto que ha sido liberado, trastornos que guardan relación con sus características individuales, es decir, su personalidad. El torturado no sólo sufre por la acción directa del torturador, sino que también se suman los sufrimientos psíquicos, a parte de los morales, por el daño injustamente ingeridos, por el abuso, por la violación bajo intimidación y aún por los castigos, por la inconsciencia del estado de tortura o por las ataduras que los transformó en indefensos.   

 

                              

LA VIOLENCIA DEL CUELLO DURO.

El encarcelamiento político transformó al país en un presidio, donde se encerró, castigó y mató a ciertas personas, con ciertas edades, ciertas ideas y aún ciertos aspectos que ofendían la intolerancia adiestrada en sistemas educativos deformados y en donde se enseñaba una forma de violencia: la violencia "del cuello duro".

También hacían interrogatorios castigándolos con golpes, picana, submarinos, sofocamientos con bolsas de nylon, etc.

Las torturas y los maltratos aplicados dañaban a las personas tanto física como psíquicamente. Mediante el “tabicamiento”, se les vendaban fuertemente los ojos a las víctimas, y luego se procedía a “encapucharlas”; utilizaban picana eléctrica en las partes más sensibles del cuerpo, violaciones, etc..