El caso de los Padres Palotinos

"A mediados de 1976, fueron asesinados tres sacerdotes y dos seminaristas de la orden de los Palotinos, que vivían en una parroquia en Buenos Aires, el teniente Pernía participó en esta operación, según sus propios dichos jactanciosos". (Testimonio de Graciela Daleo y Andrés Castillo, Legajo Nº 4816).

 

"El suceso narrado coincidió en el tiempo con la recepción de otra carpeta 'confidencial' que contenía documentación perteneciente a los Padres Palotinos que eran denominados "tercermundistas" existiendo un archivo de 300 nombre con informaciones detalladas sobre la actividad de cada uno de ellos. En referencia al caso de los Padres Palotinos, el declarante posee en su poder una agenda telefónica de uno de los sacerdotes, que guardó como prueba de que dicha documentación se encontraba en dependencia del Ministerio del Interior en la época de referencia..." (declaración prestada por el ex oficial de la Policía Federal argentina Peregrino Fernández, entre el Grupo de Trabajo sobre Desapariciones forzadas en la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas con sede en Ginebra.)