El Himno Nacional, Símbolo Colectivo de amor a la Patria.

 

 

 

Argumento

 

    Surge una nueva nación que ha logrado conquistar su libertad, luchando contra la tiranía y la opresión. De esta manera, América vuelve a encontrarse con la tradición indígena que es parte de su historia. Los españoles, no obstante, entablan una larga guerra para mantener su poder; los criollos, por su parte, les hacen frente y los derrotan. Finalmente, todo los pueblos libres del mundo saludan regocijados a la nueva patria americana.

 

Organización del contenido

    De acuerdo con el contenido, la obra puede dividirse internamente en las siguientes partes:

  1. Invocación, que anuncia el nacimiento de una nueva nación (1ª estrofa).

  2. Alusión a las luchas, enfrentamientos y batallas que posibilitaron la conquista de la libertad (2ª a 8ª estrofas).

  3. Salutación de los pueblos libres que celebran la presencia de una nueva nación soberana (última estrofa).

El coro - que se repite después de cada estrofa- constituye el estribillo de la composición.

 

Título

    El título del poema, Marcha patriótica, se vincula en forma directa con el carácter de la composición. El texto fue adoptado como Himno Nacional Argentino - con música del maestro catalán Blas Parera - por la Soberana Asamblea de 1813. La ley respectiva decía: "Téngase por única marcha nacional, debiendo por lo mismo, ser la que se cante en todos los actos públicos..."

 

Género

    Lírica. Este poema puede incluirse dentro de la lírica de corte patriótico en razón de que su contenido está totalmente teñido de exaltación nacional.

 

 

Temas

 

Principales

Secundarios. Se pueden rastrear los siguientes temas opuestos:

 

Personajes

    Principal. El personaje central es el pueblo argentino pletórico de heroísmo y de valor para defender su dignidad frente al opresor. Los Argentinos son los "nuevos campeones", bravos, temidos cuyos brazos logran doblegar las cadenas tiranizan a la patria.

    Secundario. Son los soldados del ejercito español, quienes están presentados con las faltas de objetividad en inevitable en ese momento la lucha, pues son los que pretenden doblegar por las armas los anhelos de libertad del pueblo argentino. Por ello, como enemigo, encarnan todos los atributos negativos: son vengativos, crueles, tiranos y cobardes.

 

Marcos referenciales

    Geográfico. El poema menciona en distintos lugares de Hispanoamérica - México, Quito, Potosí, Cochabamba, La Paz, Caracas, Buenos Aires -, expresando de esa manera la unidad americana en la causa emancipadora. También se alude en el texto a numerosas batallas libradas por los criollos frente al invasor español: San José, San Lorenzo, Suipacha, Las Piedras, Salta, Tucumán.

 

   

Los versos del Himno recuerdan las batallas que fueron asegurando la victoria final. Una de ellas es la batalla de Chacabuco. Óleo de P. Subercasseaux. Museo Histórico Nacional

 

 

    Histórico. En el período en que aparece la Marcha Patriótica, diversos acontecimientos políticos, militares, sociales, culturales, y económicos habían provocado un cambio fundamental en la sociedad rioplatense, la cual comienza a sentir, como necesidad inmediata, el deseo de emanciparse de la madre patria. El antiguo virreinato del Río de la Plata se convierte Colonia en Nación por la unánime decisión de un grupo de nativos quienes, por este solo actos, pasan a ser ciudadanos libres. En medio de este clima de libertad, Esteban de Luca publica, en 1810, una marcha patriótica. En 1812, el triunvirato encarga a Fray Cayetano Rodríguez la redacción de un himno, pero la obra no satisface. Finalmente, en 1813, la Asamblea General constituyente solicita a Vicente López y planes la creación de un poema patriótico que es finalmente aprobado por unanimidad.

    Social. En la Marcha Patriótica no hay alusión a sectores sociales, sino que se menciona a todo el pueblo argentino como integrante de un grupo más amplio: el americano. Toda la América Hispánica es víctima de esos invasores que oprimen injustamente a los del pueblos del nuevo continente.   

    Espiritual. El clima que envuelve a la obra es de exaltado fervor patriótico que trasunta la confianza en la confianza en la victoria definitiva frente al enemigo.