Logo Escuela AgrotécnicaLOS CHICOS DE LA CALLE

     

QUIENES SE OCUPAN DE LOS CHICOS  

En el mundo existen numerosas organizaciones, laicas y religiosas, que se encargan de responder a las necesidades urgentes de los niños. La más importante de todas es UNICEF, entidad creada en 1946, por la Asamblea General de las Naciones Unidas. En octubre de 1953, la organización pasó a desempeñar un rol más amplio al asumir la responsabilidad de responder a las necesidades a largo plazo de todos los niños que viven en situaciones de extrema pobreza en los países no desarrollados.

En Argentina un gran número de entidades se ocupan de los chicos de la calle, muchas de ella trabajan el tema desde la construcción de programas donde se sistematizan tareas tendientes a paliar la situación producida por la pobreza y el ajuste económico. Otras entidades apuntan a una intervención preventiva, asistencial y terapeútica de esta problemática. Todas confluyen en reconocer toda la gama de los derechos humanos de los niños y promover su bienestar.

Qué ocurre en Bigand

Si bien no se cuenta con información precisa sobre datos estadísticos que muestren el porcentaje exacto de chicos en situación de abandono, se conoce  un emprendimiento privado y laico que se encarga de poner en evidencia esta problemática.

En Bigand, específicamente,  ha comenzado a funcionar el 31 de mayo de 1999, un comedor para chicos de la calle. Este proyecto está a cargo de la Sra. Marta Rosas, quién descubrió que en los suburbios del pueblo muchos niños presentaban signos de abandono y desnutrición. Ella sintió la necesidad de darles "algo", de proveerles  atención y bienestar. Este sentimiento es una inquietud que la acompaña desde su adolescencia y que siempre deseó cristalizar.

Oriunda de Buenos Aires, se radicó en esta localidad por cuestiones laborales de su esposo hace 5 años. Tiempo después, integrada y conocedora de las características de la comunidad, comenzó a idear este proyecto.

Solicitó ayuda a las instituciones y empresas más importantes de Bigand, siendo la respuesta de la mayoría de ellas negativa.

Para ella el comedor es apolítico, no responde a ningún credo religioso u orientación ideológica, es de todos y para todos.

Comenzó en el garage de su casa, con la ayuda de particulares, quienes le brindaron todo lo que necesitaba. Al principio le daba la merienda a 30 chicos, actualmente el número se ha incrementado a 101, cuyas edades oscilan desde los primeros meses de vida hasta los 15 años.

No sólo se encarga de proveerles la taza de leche, sino de la recreación y de brindarles toda la información que los pueda ayudar a morigerar su situación y de poder revertir la misma en el futuro.

 

Proyecto Huerta Orgánica

Recientemente puso en marcha este proyecto que consiste en la producción de hortalizas en un terreno baldío cercano que le fue otorgado en calidad de préstamo.

El trabajo es realizado por un grupo reducido de "sus" chicos y supervisados por Marta,  con el fin de comercializar lo producido y las ganancias repartirlas entre los 11 que integran el equipo de trabajo.

Además del aspecto económico, los objetivos apuntan a:

  • Desarrollar el sentimiento de responsabilidad

  • Aprender un oficio

  • Descubrir el valor del trabajo y el esfuerzo

 

Inicio    

Siguiente