Cronología de su vida

1811 El 15 de febrero nace en la Ciudad de San Juan de la Frontera. En el acta bautismal figura como Faustino Valentín. Fueron sus padres Paula Zoila Albarracín, sobre quién escribió páginas memorables (cf. La historia de mi madre en sus Recuerdos de Provincia) y José Clemente Sarmiento, soldado en el ejército libertador del general San Martín. Hogar empobrecido pero de dignidad moral por influencia de la madre.

1816 Ingresa en la recién creada Escuela de la Patria, de primeras letras su única experiencia de educación formal, que dirigía el maestro Fermín Rodríguez, cuya jerarquía docente recordó con admiración a lo largo de su vida.

1825 Acompaña a su tío, el presbítero José de Oro, al pueblo de San Francisco del Monte, en la provincia de San Luis. Aprende con él latín y doctrina cristiana y no obstante su corta edad da clases a vecinos del lugar. Todavía se conserva parte del local donde funcionó la precaria escuela.

1827 Regresa a San Juan. Trabaja de tendero, pero sobre todo lee cuanta publicación llega a sus manos. La Autobiografía de Franklin influyó en la formación de su carácter.

1828 Es nombrado subteniente del batallón de infantería provincial. Empezó allí su carrera militar, que cumplió en forma alternada, de acuerdo con las costumbres de la época. Escribió mucho y con autoridad sobre temas militares (cf. Introducción a las memorias militares y foja de servicios de Domingo. F. Sarmiento, General de División R.A. Buenos aires, 1884)

1829 10 de junio Se halla en el combate de Niquivil, a las órdenes del General Nicolás Vega.

1929 22 de septiembre Asiste al combate de Pilar. En Mendoza, como ayudante del General Alvarado.

1830 13 de abril Es ascendido a Ayudante del Escuadrón de Dragones de la Escolta

1830 14 de agosto es promovido a Ayudante del 1er. Escuadrón de la milicia de Caballería provincial de San Juan.

1831 Viaja a Chile como emigrado. Enseña en una escuela de Santa Rosa de los Andes y posteriormente en la de Pocuro. Nace su hija Emilia Faustina, de unión no legítima con Maria Jesús del Canto. Trabaja en una mina de Chañarcillo como capataz.

1832 Sale de Los Andes y pasa a atender la escuela primaria de Pocuro.

1833 Reside en Valparaíso trabajando como dependiente de comercio. Trabaja como mayordomo en la mina de Plata "La Colorada" en Copiapó, propiedad del General Nicolás Vega.

1835 Enferma de fiebre tifoidea y sufre una depresión, sus amigos gestionan ante el gobernador de San Juan el permiso para que vuelva a la provincia. Es autorizado por el gobernador Nazario Benavídez

1836 Por razones de enfermedad, retorna a San Juan. Cumple entre otras, tareas de actor y decorador.

1837Se constituye en Buenos Aires el Salón literario de Marcos Sastre. Allí se edita el semanario La Moda, dirigido por Corvalán y Alberdi, orientado a congraciarse con el régimen rosista.

1838 Funda con otros coprovincianos la Sociedad literaria. En la biblioteca particular de Quiroga Rosas, Lee a Chateaubriand, Victor Hugo, Lamartine, Dumas, Guizot, Thiers, Tocqueville, entre otros. Bajo el seudónimo de García Román envía a Juan Bautista Alberdi un poema: «Canto a Zonda» pidiéndole su juicio. Este no pareció haber sido desfavorable, pero Sarmiento no volvió a escribir poemas en verso.

1839 Con el patrocinio de su tío Obispo crea el Colegio de Señoritas de la Advocación de Santa Rosa de Lima. Lo inaugura el 9 de julio, aniversario de la Declaración de la Independencia. Aplica renovadores métodos pedagógicos y aconseja un uniforme escolar que iguala en su presentación a las alumnas y ha sido adoptado después en todas las escuelas argentinas. El 20 de julio publica el primer número de El Zonda, que dura poco tiempo por discrepancias con la autoridad de gobierno.

1840 Participa en una conspiración unitaria. Sufre prisión y amenazas. Huye a chile. Al pasar por los baños de Zonda escribe la frase «On ne tue point les idées», que Sarmiento atribuye a Fortoul. (Sobre la paternidad de esta frase cf. Paul Verdevoye: Domingo Faustino Sarmiento, educar y escribir opinando (1839-1852), Buenos Aires, Editorial Plus Ultra, 1988, nota 62, p80)

1841 En Enero se radica en Santiago y comienza su vastísima y sin duda sorprendente labor periodística, gran parte de la cual fue publicada, con imperfecciones, en la edición oficial de sus Obras. Su primer artículo en El Mercurio bajo el seudónimo de «Un teniente de artillería», lo titula «12 de febrero de 1817», recordatorio de la batalla de Chacabuco, ganada por general San Martín. El artículo reivindica al Libertador y es comienzo del prestigio de Sarmiento como escritor. Su labor no se limita desde entonces a El Mercurio, sino también a Crónica Contemporánea y El Nacional. Muestra sorprendente conocimiento de la realidad europea y norteamericana, y clara conciencia de los problemas de las nacientes nacionalidades de la América hispana y sus invariantes coloniales. Para el estudio de esta labor es esencial el libro de Paul Verdevoye citado más arriba.

1842 El gobierno de Chile lo designa director y organizador de la primera Escuela Normal de Preceptores que se abre en América Latina. Con Vicente López, el futuro gran historiador, funda el liceo, instituto particular de enseñanza, que duró poco por conflictos con el medio. La influencia impulsora de Sarmiento en la llamada « generación chilena de 1842» ha sido destacada y a veces negada, en este último caso por recelos defensivos. En el periodismo chileno ejerció la crítica de costumbres bajo la influencia de Larra, especialmente, la crítica teatral y de arte, el examen de las cuestiones literarias, los problemas sociales, el papel de la prensa, con sus derechos pero también con sus obligaciones. Las polémicas en que intervino –las del romanticismo y la de la lengua castellana- no fueron mal fruto de su temperamento apasionado, sino convicciones basadas en estudios profundos, y en ocasiones de admirable anticipación. Funda El Progreso y publica Cartillas, silabarios y otros métodos de lectura practicados en Chile.

1843 Publica Mi defensa, para reivindicar su vida de acusaciones ajenas. A los 32 años se siente protagonista de un destino americano. Es designado miembro académico de la Facultad de Filosofía y Humanidades de Santiago de Chile, a propuesta de Andrés Bello,. Presenta allí la «memoria sobre ortografía americana», recogida poco después en libro, y cuya proposición de reformas fue adoptada en parte por el gobierno de Chile.

1944 Continúa su labor periodística en El Progreso. Publica La conciencia de un niño, que alcanzó más de 50 ediciones.

1845 A partir del 2 de mayo comienza a aparecer en El Progreso la serie de artículos, publicados poco después en volumen, de la que será su obra más famosa, el Facundo. Sigue paralelamente en su labor periodística sobre variados temas, incluyendo sus ataques al gobierno de Rosas; tal vez para alejarlo de las polémicas, el gobierno de Chile le encomienda una misión de estudio de los sistemas educativos y de colonización en los países europeos. El 28 de octubre zarpa del puerto de Valparaíso con destino a Montevideo, primera etapa de su viaje. Escribe a Demetrio Peña la primera de las cartas que publicará posteriormente bajo el título general de Viajes en Europa, Africa y América. Llega a Montevideo, ciudad sitiada por las fuerzas del general Oribe, apoyado por Rosas en la llamada Guerra Grande; trata allí a algunos de los argentinos exiliados: Esteban Echeverría, Bartolomé Mitre, Florencio Varela, Vélez Sarsfield. El diario El Nacional publicaba, tomando de El Progreso, el texto del Facundo.

1846 Llega a Río de Janeiro. Conoce y establece amistad con José Mármol, que lee fragmentos de los Cantos del Peregrino. Se embarca para Europa en la nave La Rose. El 6 de mayo llega a El Havre y comienza su itinerario europeo y africano, que sintetiza en sucesivas cartas y acota en el Diario de Gastos. Visita al general San Martín, quien le refiere aspectos no conocidos de su histórica entrevista con Bolívar en Guayaquil. Sarmiento los desarrollará en el discurso que presentará en 1847 para su incorporación en el Instituto Histórico de Francia, abriendo una polémica aún no cerrada. En octubre llega a Madrid, en diciembre viaja a Argel. Entre tanto, La Revue des Deux Mondes publica un elogioso artículo de Charles de Mazade sobre Facundo

1847 En enero llega a Marsella. Posteriormente visita Génova, Pisa y Roma donde se entrevista con el Papa. Después de un breve pasaje por Suiza viaja a Alemania. Vuelve a París y en Londres se embarca con destino a Estados Unidos. En septiembre llega a Nueva York. En Londres había leído un informe sobre educación de Horacio Mann, con el que se sintió identificado. Fue su mayor admiración en este viaje por los Estados Unidos y Canadá. En los poco más de dos meses y medio que duró su visita, recorrió, a veces de manera fugaz, las principales ciudades, en las que observa mucho y recoge abundante documentación. Sus observaciones (cf. La carta a Valentín Alsina y el capítulo «incidentes de viaje» en este volumen) matizan sus lecturas de Tocqueville.

1848 En febrero llega a Valparaíso. Se casa con Benita Martinez Pastoriza, viuda de Domingo Castro y Calvo y madre de Domingo Fidel, a quién adoptará como hijo. Su hija se casa con Jules Benin. Muere su padre en San Juan.

1849 Funda y dirige La Crónica. Colabora en La Tribuna. Publica la primera entrega de Viajes.

1850 Publica Recuerdos de Provincia y Argirópolis. Este último libro, tenido durante mucho tiempo como un proyecto de utopía irrealizable, ha sido revalorizado en los últimos años por los estudios de, entre otros, Félix Weinberg, Natalio Botana, Gustavo Ferrari, Fernando Ainsa.

1851 El 24 de enero aparece el primer número de Sud América, periódico dirigido por Sarmiento y dedicado a la política y el comercio. Al Conocer el pronunciamiento del general Urquiza contra el gobernador de Buenos Aires, Juan Manuel de Rosas, se embarca el 12 de septiembre, junto con Mitre y Paunero, para participar en la campaña libertadora, convencido de que sus escritos habían influido en la decisión de Urquiza. Se entrevista con este, que le encarga la misión de editar el Boletín del Ejército Grande de Sudamérica, para estimular la adhesión de los pueblos.

1852 El 3 de febrero participa en la batalla de Caseros, en la que es derrotado Rosas. Días después, por desinteligencias con Urquiza- sin duda por un excesivo recelo-, emprende el regreso a Chile vía Rio de Janeiro. Allí publica la primera entrega de Campaña en el Ejercito Grande Aliado de Sud América, cuyo texto completo- dedicado a Juan Bautista Alberdi- editará en Santiago de Chile (cf. Tulio Halperín Donghi; Prólogo a Campaña, México, Buenos Aires, 1958, nota pp. LIV-LVI). Por su parte, Urquiza invita a los gobernadores de todas las provincias a reunirse en San Nicolás de los Arroyos. Allí Urquiza fue investido con el título de Director Provisorio de la Confederación Argentina y se dispuso la convocatoria del Congreso Constituyente en Santa Fe. La Provincia de Buenos Aires rechazó el Acuerdo y comenzó allí una lucha que se mantuvo durante diez años.

1853 El 25 de mayo fue promulgada La Constitución Nacional, sin la participación de Buenos aires. Desde Yungay, Sarmiento polemiza sobre el texto aprobado, con profundos conocimientos del derecho constitucional. No declina su apoyo a la unión nacional. Es un momento histórico de gran riqueza doctrinaria en la vida argentina. El gobierno de Chile le encomienda la organización y dirección de El monitor de las Escuelas primarias

1854 Viaja a la República Argentina y es detenido en Mendoza, sospechoso de conspiración. Recupera la libertad y regresa a Chile.

1860 Vuelve a su país. Es designado redactor jefe del diario El Nacional, y profesor de

derecho Constitucional en la Universidad de Buenos Aires. Publica en Buenos Aires Educación Común (cf Estudio preliminar de Gregorio Weinberg, Buenos Aires, Ed. Solar, 1987).

Se instala el Consejo municipal de la Ciudad de Buenos Aires y Sarmiento es

designado concejal;. Su labor, llena de iniciativas renovadoras- incluyendo su protesta porque en el municipio porteño se consideraba extranjeros a los argentinos oriundos de otras provincias- rescataba la imagen comunal de la urbe clásica, otra vez con Tocqueville como referente. El honorable Consejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires publicó en 1988, como homenaje a Sarmiento en el centenario de su muerte, un excelente libro- Redactado por Fernando García Molina y Cecilia Devia de Ovadía- sobre la labor de Sarmiento concejal) Es asimismo jefe del Departamento de Escuelas del Estado de Buenos Aires continúa sus colaboraciones en El Nacional y en Santiago de Chile se reedita su Memoria sobre Educación Común, presentada al Consejo Universitario de Chile.

Senador a la legislatura de Buenos Aires.
Discursos parlamentarios, colaboraciones casi diarias en El Nacional y en los

Anales de la educación Común, que funda en noviembre de ese año.

Tras La batalla de Cepeda (23 de octubre), en que las tropas de la Confederación,
al mando de Urquiza, triunfan sobre las de la provincia de Buenos Aires encabezadas por Mitre, surgen las condicionas para que Buenos Aires se declara parte integrante de la Confederación, con el derecho de examinar y proponer eventuales reformas, que comunicaría al gobierno nacional a través de una Convención provincial.
Elegido convencional, Sarmiento recordó su posición invariable contraria a toda secesión de Buenos Aires del resto del país: "No soy separatista ni lo seré jamás". Las actas de la Convención Reformadora confirman la significación de las intervenciones de Sarmiento, con sólida doctrina y sentido de lo hacedero. Casi todas las reformas propuestas para la Convención provincial fueron aprobadas en la Convención Constituyente, reunida en Santa Fe del 14 al 23 de setiembre.

1861 La aprobación no tuvo fuerza suficiente para eliminar los recelos políticos. El asesinato de Aberastain, precedido por el del gobernador de San Juan, José Virasoro, produjo gran conmoción en ambos sectores en conflicto. La no aceptación de los diputados de Buenos Aires al Congreso de Paraná, por no haber sido elegidos de acuerdo con la Constitución aprobada, llevó inevitablemente al conflicto armado. La batalla de Pavón -eje de referencia de la vida histórica argentina- fue ganada en los hechos por Mitre, gobernador de la provincia de Buenos Aires, aunque Urquiza dejó la impresión con su retirada, de haber respondido a un principio superior. (Muere su madre.)

1862 Sarmiento es designado gobernador interino y posteriormente titular en San Juan. La zona se hallaba convulsionada por la rebelión del general Vicente Peñaloza, el "Chacho", que invocando el recuerdo de su campaña al lado del general Lavalle, se había alzado contra el gobierno nacional confiando en el apoyo de Urquiza, pero éste se mantuvo leal al principio constitucional. (Se separa de su esposa.)

1863 12 de noviembre. Muerte del "Chacho" Peñaloza, que fue atravesado por la lanza del mayor Irarrazábal y posteriormente fusilado, cuando se encontraba sin armas y se había entregado a las fuerzas del gobierno. El escrupuloso historiador Horacio Videla (Historia de San Juan, San Juan, Academia del Plata, tomo V, pp.337 y sigts.) ha establecido la no responsabilidad de Sarmiento en este episodio. No obstante los acosos de la montonera, realiza una vasta labor en su provincia.

1864 Es designado Ministro Plenipotenciario en Estados Unidos y concurrente en Chile y Perú. (Condena el ataque español a Perú).

1865 Desembarca en Nueva York en mayo. Da a su misión diplomática características personales previsibles: ir a las fuentes para recoger cuanto pueda ser aprovechable en el proceso civilizador de su país. Al mismo tiempo, en escritos, conferencias, reuniones académicas, diálogos con personalidades, trata de influir en una más justa apreciación de la Argentina, imagen desdibujada por los juicios contradictorios que circulaban sobre la guerra de la Triple Alianza contra el tirano del Paraguay. Se pone en contacto con la viuda de Horacio Mann, quien colaboraría en su misión de una manera decisiva, traduciendo el Facundo al inglés y haciéndolo publicar con una extensa introducción personal.

1866 Publica la Vida de Abraham Lincoln y Escuelas, base de la prosperidad de la República en Estados Unidos. Muere en uno de los combates de la Guerra del Paraguay su hijo Dominguito.

1867 Publica la revista Ambas Am'ericas, de la que sólo aparecen cuatro números y que redacta casi íntegramente. A mediados de año su nombre comienza a ser mencionado como candidato a la presidencia de la República, junto con los de Urquiza y Elizalde. En las cartas a María Mann le comenta con sagaz penetración, el proceso político previo a la elección.

1868 Renuncia al cargo de Ministro Plenipotenciario y regresa a Buenos Aires llevando el t'itulo de Doctor Honoris Causa que le hab'ia otorgado la Universidad de Michigan. Durante la travesía escribe un Diario de viaje, destinado a una amiga, y que ilustra con dibujos que le pertenecen (ef.Obras, XLIX) Llega a Rio donde es recibido por el emperador Pedro II. El 29 de agosto arriba a Buenos Aires y el 12 de octubre asume el cargo de Presidente de la República. Inicia su gestión de gobierno, que tendría características muy personales pero que se basa esencialmente en el proyecto de orden político que había sostenido a partir de Facundo (cf. Natalio Botana: "Sarmiento y el orden político: libertad, poder y virtud" en La libertad política y su historia, Buenos Aires, Ed.Sudamericana, 1991, pp.199-216). Varios episodios graves estorbaron su acción