Labores Culturales

Otoño - Invierno

Primavera - Verano

Consejos para montes nuevos

 

Consejos utiles para montes nuevos

 Para la plantación de las diversas cosechas tienen que darse una serie de condiciones que se encuentran favorecidas ampliamente en nuestra región:

Preparación del terreno: una preparacion adecuada del terreno antes de efectuar la plantacion es trascendental por los efectos que sobre las plantas produce:

Suficiente aireación de las raíces.

Mayor drenaje, por consiguiente se evita la acumulación de agua.

Mayor penetración de las raíces.

Mejora el anclaje del árbol y la nutrición.

La rotura del subsuelo es indispensable en aquellos de textura arcillosa o fuerte por crear un entorno impermeable con los perjuicios que ello ocasiona de encharcamiento del suelo, clorosis, gomosis y hasta la muerte del árbol por asfixia radicular, de hay la importancia de esta labor. La operación debe realizarse con un subsolador, llegándose a  una profundidad mínima de 50-60 cm y al menos en una dirección, mejorando notablemente la labor si se realizan dos pasadas cruzadas.

Apertura de los hoyos: Una vez preparado el terreno y nivelado, se procedera a la apertura de los hoyos. Es muy importante dejar la tierra superficial, que es la más fértil, a un lado, de manera que sea esta la primera en utilizarse para rellenar el hoyo, dejando la tierra del subsuelo para la superficie. Las dimensiones más normales son de 60x60 cm de lado por 60 cm de profundidad.

Plantación: Comprende una serie de operaciones elementales; pero de suma importancia para el exito de la misma.

Poda de raíces: Consiste en recortar las raices para eliminar las que estuviesen rotas, lastimadas o secas, como consecuencia del arranque del vivero. Evite recortar demasiado las que se encuentran en perfecto estado, tratando en lo posible de dejarlas lo mas largas posibles. Toda planta de raíz pivotante potente debe ser suprimida a nivel de las otras más finas a fin de obtener un sistema radicular mejor distribuido.

Espalderas de Manzana

Profundidad y orientación: Las plantas deben colocarse en el hoyo de tal manera que el punto de injerto quede siempre sobre la superficie a una altura de 6 a 15 cm sobre el nivel del suelo, previendo que las tareas culturales del suelo, posteriores, no lo cubran nunca. La curvatura del injerto debe orientarse en contra del viento dominante en la zona, para evitar desgarros del injerto.

Poda de la planta: Según el sistema de plantación que se utilizara, se cortara el tronco a la altura conveniente (entre 40 y 80 cm) sobre el nivel del mar.

Cuidados posteriores: Una vez ubicada la planta, se procede a rellenar el oyo con la tierra de la superficie. Conviene apisonarla alrededor del tronco para evitar que queden bolsas de aire en contacto con las raíces. Es muy importante regar toda la parcela por inundación o al menos el hoyo de la planta en forma abundante. Se deberá observan si se producen grietas en la tierra y en caso de que esto ocurra retapar adecuadamente el hoyo. Otra de las cosas que se deben vigilar es que no desaparezca la humedd, si esto ocurre se debe regar inmediatamente. Es conveniente un riego cada 15 días como mínimo en esta primer época de vida de la planta.

Esquema de plantación

 

Inicio

Inicio