El Proyecto

"Tomar agua nos da vida, pero tomar conciencia nos dará agua"

INTRODUCCIÓN:

La exposición al arsénico es citado por la Organización Mundial de la Salud como una amenaza seria a la salud humana. A largo plazo, consumir arsénico en pequeñas dosis durante mucho tiempo, es decir, por lo menos 5 a 10 años, produce una enfermedad que se llama HACRE: hidroarsenicismo crónico regional endémico. Detrás de ese nombre difícil hay asociadas un montón de patologías ya que puede ocasionar afecciones como alteraciones de la piel (relajamiento de los capilares cutáneos y la dilatación de los mismos), lesiones dérmicas (neoplasias de piel), vasculopatías periféricas ("enfermedad del pie negro"), además de enfermedades respiratorias; neurológicas (neuropatías periféricas), cardiovasculares y diversos tipos de cáncer (pulmón, hígado, vejiga y de piel. El problema de arsénico elevado en el agua se da en varios países, y se estima que afecta a más que 45 millones de personas mundialmente. Así, el problema de arsénico en las aguas superficiales y subterráneas no es único a la zona norte de Jujuy, pero merece más investigación.


Es por ello que surge la inquietud de realizar el proyecto S.@.S. : ALERTA ARSÉNICO , cuya finalidad es implementar alternativas simples y de bajo costo que permitan reducir la concentración de arsénico en el agua de consumo humano en la región de la Puna, y así reducir el riesgo a la salud asociado a este elemento, que permita a la población tener mejores condiciones de vida.


Se desarrolló un prototipo de filtro que permite reducir la concentración de arsénico en el agua destinada al consumo humano, con materiales que son de bajo costo y de fácil manejo.

MARCO TEÓRICO:

El cuerpo está constituido por un 70% por agua, por lo tanto el organismo necesita agua de buena calidad para mantenerse correctamente hidratado. El agua es el elemento más valioso que existe y es el principal nutriente de nuestro organismo.


Si el cuerpo no recibe la cantidad de agua necesaria, el metabolismo no se desarrolla como debe. En la Argentina el principal contaminante del agua es un metaloide, el arsénico. En el año 2013 se estimó que hay cuatro millones de personas expuestas, eso implica que aproximadamente el 10% de la población está en riesgo.


La ruta del arsénico en nuestro país comienza en el norte en Jujuy y Salta y baja por Tucumán, La rioja, Catamarca, San Juan, Chaco y Santiago del Estero, cruza San Luis, Mendoza, Córdoba, Santa Fe, La Pampa, Río Negro, Neuquén y gran parte de la provincia de Buenos Aires y llega a la costa atlántica. En total son 16 las provincias afectadas.


El arsénico (del persa Zarnikh, oropimente amarillo o bien del griego arsenikón, masculino) es un elemento químico de la tabla periódica cuyo símbolo es As y el número atómico es 33. En la tabla periódica de los elementos se encuentra en el quinto grupo principal. El arsénico se presenta raramente sólido, principalmente en forma se sulfuros. Pertenece a los metaloides, ya que muestra propiedades intermedias entre los metales y los no metales.


Se conocen compuestos de arsénico desde la antigüedad, siendo extremadamente tóxicos, aunque se emplean como componentes en algunos medicamentos. El arsénico es usado para la fabricación de semiconductores y como componentes de semiconductores III-V como el arseniuro de galio.


El arsénico es un contaminante de origen geológico, que no es detectado a simple viste, ni tampoco por el olfato o el gusto.


El origen del arsénico en las aguas del continente americano, es atribuido a la actividad volcánica ocurrida en los Andes durante el Cuaternario, pero también puede terminar en el ambiente a través de la producción industrial de cobre, plomo y zinc, como también por la aplicación de insecticidas y herbicidas en la actividad agrícola.


EL ARSÉNICO EN EL AGUA


La presencia de arsénico en el agua potable puede ser el resultado de la disolución del mineral presente en cuencas hidrográficas cercanas a volcanes y naturalmente en el suelo por donde fluye el agua antes de su captación para uso humano; o bien, por vía antrópica por contaminación industrial o por pesticidas. El arsénico se presenta como As+3 (arsenito) y As+5( Arseniato, abundante), de la cuales el arsenito es el más tóxico para el humano y el más difícil de remover de los cuerpos de agua. La norma FAO/OMS señala que el nivel máximo permitido se ha reducido a 0,01 ppm o en el agua (anteriormente era de 0,05 ppm). La ingestión de pequeñas cantidades de arsénico puede causar efectos crónicos por su bioacumulación en el organismo. Envenenamientos graves pueden ocurrir cuando la cantidad tomada es de 100 mg. Se ha atribuido al arsénico enfermedades de prevalencia carcinogénica a la piel, pulmón y vejiga.


Algunos estudios de toxicidad del arsénico indican que muchas de las normas actuales basadas en las guías de la OMS señalan concentraciones muy altas y plantean la necesidad de reevaluar los valores límites basándose en estudios epidemiológicos.

BIBLIOGRAFÍA

Iwsa Word Water Congren 1999

World Health Organization. Guidelines for drinking-water quality (3ª edición), Vol.

Código Alimentario Argentino. Capítulo XII: Bebidas hídricas, agua y agua gasificada. Artículos 982 al 1079. Ley 18284. Decreto 2126/71.

Epidemiología del hidroarsenicismo crónico regional endémico en la República Argentina. Estudio colaborativo multicéntrico. Buenos Aires: CONAPRIS (Ministerio de Salud de la Nación). 2006.

Zonas de concentración de arsénico (As). Programa Nacional Mapa Educativo. Buenos Aires: Ministerio de Educación de la Nación Disponible en: http://www.mapaeducativo.edu.ar/Atlas/Arsenico.

Hidroarsenicismo Crónico Regional Endémico HACRE: Módulo de Capacitación. García, Susana Isabel - 1a ed. - Buenos Aires: Ministerio de Salud de la Nación. Programa Nacional de Prevención y Control de las Intoxicaciones.

es.wikipedia.org/wiki/Arsénico

www.who.int/mediacentre/factsheets/fs372/es/

www.mapaeducativo.edu.ar/Atlas/Arsenico

Standard Methods For the Examination of Water and Wasterwater - 14th Edition, 1976- APHA-AWWA-WPCF