Marco Teórico

¿A qué hace referencia el término Salud integral de los adolescentes?

La salud integral del adolescente comprende, el bienestar físico, mental, social y espiritual de los jóvenes e incluye aspectos relacionados con su desarrollo educativo, la adecuada participación en las actividades de la comunidad, acorde con su cultura y el desarrollo de su máxima potencialidad. (Organización Mundial de la Salud, 1978 citado en Pasqualini y Llores 2010).

El abordaje integral del desarrollo y la salud de los adolescentes requiere un equilibrio óptimo entre las acciones destinadas a estimular el crecimiento y desarrollo personal, y aquellas dirigidas a prevenir o a responder a determinados problemas.

En el siglo XX, han existido diferentes modelos de atención de los adolescentes. Krauskopf (2000) refiere, entre otros autores, que el modelo tradicional consideraba que los adolescentes eran predominantemente sanos, se enfermaban menos en comparación con los niños y adultos. Se los visualizaba como carentes de madurez social y como menores, bajo la protección de los padres y del Estado. Dentro de este marco conceptual, los servicios se diferenciaban en dos grupos: «para adultos» o «para niños» y el/la adolescente era atendido según edad o apariencia en uno o en otro servicio.

¿Qué es el maltrato? ¿Qué tipos de maltrato existen?

El maltrato es concebido como «el conjunto de acciones y situaciones acaecidas en todo ámbito, que afectan al niño en su bienestar, desarrollo y/o personalidad, limitando, tergiversando y/o lesionando». (Gutiérrez, 1998).

Valadez Figueroa (2008) afirma que el maltrato entre iguales puede tomar diferentes formas, pudiéndose utilizar varias categorías. Según Olwedus (1998) "Un alumno es agredido o se convierte en víctima cuando está expuesto de forma repetida y durante un tiempo, a acciones negativas que lleva a cabo otro alumno o varios de ellos".

Podemos asociar el maltrato entre adolescentes, como un acoso escolar definido por Piñuel y Oñate (2007) como forma de maltrato psicológico, verbal o físico producido entre escolares de forma reiterada a lo largo de un tiempo determinado tanto en el aula, como a través de las redes sociales, con el nombre específico de cibera coso. Estadísticamente, el tipo de violencia dominante es el emocional y se da mayoritariamente en el aula y patio de los centros escolares. Los protagonistas de los casos de acoso escolar suelen ser niños y niñas en proceso de entrada en la adolescencia, siendo ligeramente mayor el porcentaje de niñas en el perfil de víctimas.

El acoso escolar es una forma característica y extrema de violencia escolar.

El maltrato o acoso puede aparecer de forma simultánea, encontrándose que las más comunes son:

  • Maltrato Verbal: se utiliza una comunicación agresiva, donde se expresa lo que se siente, lo que se quiere, lo que se piensa a costa de los derechos y los sentimientos de los demás, tendiendo a humillar y atacar cuando no puede "salirse con la suya", fomentando la culpa y el resentimiento en los otros, no desarrollándose la negociación ni el diálogo en el proceso comunicativo.
  • Maltrato Social: se refiere al maltrato que se le proporciona a la víctima delante de otras personas con lo que se pretende aislar del grupo al individuo. Es importante destacar cómo el rechazo, el ignorar su presencia y el no dejarlo participar en actividades propias del grupo, lo aísla y para nadie es un secreto la importancia de los pares en el desarrollo psicológico de un individuo, por ende los niños o adolescentes a los que sus compañeros de clase dejan de lado tendrán seguramente problemas para poder relacionarse de manera efectiva.
  • Maltrato Físico: es cualquier lesión física infringida a la persona. Es necesario tomar en cuenta el carácter intencional, nunca accidental. Son considerados abusos, acciones como agredir con las manos, o el puño cerrado, o con algún instrumento, patear, pellizcar, morder, sacudir o lanzar físicamente al adolescente.
  • Maltrato Psicológico: es aquel que se evidencia a través de situaciones constantes en la cual se estimulan sentimientos perjudiciales sobre la propia autoestima. Se señala que puede considerarse como maltrato psicológico, del año que se causa contra las habilidades de un niño/adolescente, lesionando su autoestima, su capacidad de relacionarse, y su habilidad para expresarse y sentir. Esto ocasiona un deterioro en su personalidad, socialización y en general en el desarrollo armónico de sus emociones y habilidades, limitando e inhabilitando se desarrollo potencial. Igualmente toda situación de maltrato psíquico como el acoso, el maltrato a través de humillaciones, exclusión, amenazas, insultos, el descrédito y desprestigio, realizada de manera intensa o prolongada, provoca una serie de daños psíquico en sí no tiene por qué surgir el maltrato físico, debe tenerse bien claro que existe un elevado riesgo a que el segundo se sume al primero en aquellos casos donde éste sea más intenso, más reiterado y especialmente, en aquellos casos donde tal conducta no sea reprobada y atajada.

¿Qué es la violencia? ¿Qué tipo de violencia existe?

La Organización Mundial de la Salud define en el informe mundial sobre la violencia y la salud (2002) a la violencia como:

El uso deliberado de la fuerza física o el poder, ya sea en grado de amenaza o efectivo,contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones.

Violencia es también "toda restricción de naturaleza física o psíquica susceptible de conllevar el terror, el desplazamiento, la infelicidad, el sufrimiento o la muerte de un ser animado; todo acto de intrusión que tiene por efecto voluntario o involuntario la desposesión de otro, el daño o destrucción de objetos inanimados". Héritier citado en (Míguez y Tisner 2007 p.14 ).

La clasificación presentada divide a la violencia en tres grandes categorías según el autor del acto violento: violencia dirigida contra uno mismo, violencia interpersonal y violencia colectiva.

La violencia dirigida contra uno mismo comprende los comportamientos suicidas y las autolesiones, como la automutilación. El comportamiento suicida va desde el mero pensamiento de quitarse la vida al planeamiento, la búsqueda de medios para llevarlo a cabo, el intento de matarse y la consumación del acto.

Muchas personas que abrigan pensamientos suicidas no atentan nunca contra sí mismas, e incluso las que intentan suicidarse pueden no tener la intención de morir. La violencia interpersonal se divide en dos subcategorías:

  • Violencia intrafamiliar o de pareja: en la mayor parte de los casos se produce entre miembros de la familia o compañeros sentimentales, y suele acontecer en el hogar, aunque no exclusivamente.

  • Violencia comunitaria: se produce entre individuos no relacionados entre sí y que pueden conocerse o no; acontece generalmente fuera del hogar.

  • Dentro de esta categoría se pueden ubicar la violencia juvenil, los actos violentos azarosos, las violaciones y las agresiones sexuales por parte de extraños, y la violencia en establecimientos como escuelas, lugares de trabajo, prisiones y residencias.

    La violencia colectiva es el uso instrumental de la violencia por personas que se identifican a sí mismas como miembros de un grupo frente a otro grupo o conjunto de individuos, con objeto de lograr objetivos políticos, económicos o sociales. Adopta diversas formas: conflictos armados dentro de los Estados o entre ellos; genocidio, represión y otras violaciones de los derechos humanos; terrorismo; crimen organizado.

Climas escolares. Violencia en las escuelas.

Para definir el concepto de clima escolar citamos a Cornejo y Redondo (2001) citado en D'Angelo, y Fernández (2011 p 23) quienes lo definen como la "percepción que tienen los sujetos acerca de las relaciones interpersonales que establecen en el contexto escolar (aula o centro) y el contexto o marco en el cual estas interacciones se dan".

Tal como sostiene Míguez y Tisner (2007) existen diferentes formas de violencia en las escuelas, existe la violencia física, pero que también hay violencia emocional cuando se afecta la integridad afectiva de una persona, o violencia simbólica cuando se vulneran sus creencias o su cultura. También se pueden distinguir violencias según sus causas, así puede haber violencia que responda a causas políticas, o a diferencias socioeconómicas, como puede haber violencia debida a factores inherentes a la institucionalidad escolar o exógenos a ella.

Algunos aportes recientes que abordan la cuestión de la violencia en contextos escolares, y que justamente nos alertan sobre las distintas formas que puede tener la violencia en ellos.

Benbenishty y Astor (2005) manifiestan que existen fundamentalmente tres tipos de violencia, y que estas se desarrollaban de manera distinta en poblaciones diferentes, además de obedecer a causas disímiles. Los autores indican que la violencia verbal y social (el uso de apelativos descalificadores y el aislamiento social deliberado de terceros), la violencia física leve (empujones, tirones de pelo, etc.) y la violencia física grave (lastimar con objetos punzantes, peleas con heridas graves, etc.) son tres tipos distintos de violencia. Es decir que no aparecen asociados entre sí: quienes padecen un tipo de violencia no necesariamente padecen la otra y en los contextos en los que una de estas formas de violencia es común no necesariamente la otra alcanzará niveles de incidencia significativos.

Particularmente, en los casos que ellos investigan, la violencia social y verbal parecen responder a factores culturales y ser más frecuente en los sectores medios y medio altos, mientras la violencia física moderada está vinculada a los climas institucionales (fundamentalmente la existencia de normas claras, y de autoridades percibidas como ecuánimes) y la violencia grave ser más común en contextos de pobreza y marginalidad. Por otro lado, otras variables como el género tienen incidencia en algunos casos. Por ejemplo, la violencia física grave parece ser claramente más común entre los varones, pero la violencia verbal presenta menos diferencias por género y la violencia social tiende a ser más común entre las mujeres.

Como sostienen Ortega, Ramírez y Castelán (2005) La violencia dentro de la escuela puede ocurrir entre un individuo y otro, entre grupos, o implicar a un conjunto escolar y aún a la institución en su totalidad. Roland y Galloway (2002) citado por estos autores, han expuesto que la violencia en un grupo escolar se presenta con mayor probabilidad cuando en éste predominan las sanciones o las formas disciplinarias rígidas como principales formas de control del maestro sobre sus estudiantes, y cuando el profesor no es capaz de lograr un liderazgo basado en el fomento del trabajo en equipos, con un alto nivel de exigencia intelectual.