El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

¿QUÉ ES EL ALCOHOL?

En química se denomina alcohol a aquellos compuestos químicos orgánicos que contienen un grupo hidroxilo en sustitución de un átomo de hidrógeno enlazado de forma covalente a un átomo de carbono. Muchas personas cortejan sus actividades sociales con el alcohol y es aceptado como un acompañamiento placentero de las relaciones y los encuentros sociales, sin saber que, el alcohol es una de las drogas legales más consumidas en nuestra sociedad y que, causa millones de muertes al año por alcoholismo. El alcohol etílico o etanol es la droga que se encuentra en las bebidas alcohólicas, aunque existen otros tipos de alcoholes como el metílico, que se utiliza principalmente en la industria. Es un tóxico que, circulando por la sangre, alcanza todos los órganos y sistemas del organismo, por lo que se puede producir importantes y múltiples problemas relacionados con su consumo.

¿QUÉ SON LAS BEBIDAS ALCOHÓLICAS?

Las bebidas alcohólicas son aquellas bebidas que contienen alcohol etílico, también llamado etanol que, es un depresor del sistema nervioso central, es decir, adormece progresivamente las funciones cerebrales y sensoriales Los distintos tipos de bebida se obtienen:

  • Por fermentación de frutas, vegetales o granos (vinos, cervezas, etc.) en las que el contenido en alcohol no supera los 15 grados.
  • Por destilación: medio artificial para aumentar la concentración del alcohol de una bebida (coñac, ginebra, whisky, vodka, entre otras) que superan los 30 a 60 grados en su composición.

¿QUÉ ES EL ALCOHOLISMO O ABUSO DEL ALCOHOL?

El alcoholismo es un padecimiento que genera una fuerte necesidad de ingerir alcohol, es una enfermedad crónica y habitualmente progresiva producida por la ingestión excesiva de alcohol etílico, ya sea en forma de bebidas alcohólicas o como constituyente de otras sustancias Supone un serio riesgo para la salud que a menudo conlleva el riesgo de una muerte prematura y no está fijado por la cantidad ingerida en un periodo determinado. La OMS define el alcoholismo como la ingestión diaria de alcohol superior a 50 gramos en la mujer y 70 gramos en el hombre. El abuso de alcohol es cuando la bebida lleva al consumidor a tener problemas (en el trabajo, el colegio, el hogar, o en situaciones peligrosas, como beber y conducir), pero no es físicamente dependiente del alcohol. Sin embargo, ambas son una de las principales causas de muerte en muchos países. En Argentina, la Asociación Civil Luchemos por la Vida calcula que el consumo de alcohol es el factor determinante en el 50 % de las muertes en accidentes de tránsito.

¿QUIÉN ES UN ALCOHÓLICO?

La palabra ‘dependencia’, que generalmente se une al problema del alcohol puede generar confusión, ya que a ella se asocia la imposibilidad de dejar de beber o de dependencia física. Esto hace que las personas con “consumos abusivos ocasionales” de alcohol piensen que no son alcohólicos, ya que “pueden dejar de beber cuando quieran”, tentativas que normalmente no tienen éxito. Por ello, se pueden englobar dentro del apelativo "alcohólico" tanto a aquellos que abusan ocasionalmente y sin control del alcohol como los que dependen físicamente de él.

EFECTOS DEL ALCOHOL

En primer lugar debemos aclarar que, el alcohol se metaboliza rápidamente en el cuerpo. Esto es un problema pues el alcohol no necesita digerirse, lo que hace que llegue rápidamente a los órganos (aproximadamente 20% se absorbe directamente desde la pared del estómago), llegando al cerebro en menos de un minuto. Al llegar al estómago y el intestino delgado, el alcohol se combina con el agua en la sangre y en el cuerpo.De qué tan rápido se absorbe depende de la concentración de alcohol en la bebida, cuanta comida se ingirió previamente, y la masa corporal. Los efectos del consumo de alcohol varían según las personas y las cantidades ingeridas, los principales factores son: La edad: las personas con menos edad y que se encuentran en un proceso de desarrollo físico y hormonal son más susceptibles de una intoxicación (la dosis letal de etanol en los adultos se estima que se encuentra entre los 5 y 8 g/Kg. de peso, mientras que para los niños es de 3 g/kg. de peso).

El peso: evidentemente las personas con menor peso toleran menos cantidad de alcohol que las de mayor peso.

El sexo: las mujeres toleran menor cantidad de etanol en su cuerpo que los hombres. Dependiendo de la cantidad de etanol que tengamos en la sangre se van a ir produciendo diversos efectos en el proceso de la ingesta alcohólica:

1. Estado de sobriedad: Concentración en sangre: entre los 0,01 y 0,05 mg/dl. Efectos: tiene una conducta aparentemente normal y no se observan síntomas de un consumo de alcohol, únicamente serían detectables con pruebas específicas o análisis clínicos.

2. Estado de euforia: Concentración en sangre: entre 0,03 y 0,12 mg/dl. Efectos: ligera euforia, aumento de la sociabilidad, se relaciona más con las personas, aumento de la autoestima y disminuye la inhibición social. La capacidad de atención, la de enjuiciamiento y el control disminuyen. Se produce bajo rendimiento en los test.

3. Estado de excitación: Concentración en sangre: de 0,09 a 0,25 mg/dl. Todos los efectos que aparecen son negativos y afectan considerablemente a la persona: (pasan de las risas al llanto), disminución de las inhibiciones (posibilidad de hacer cosas sin sentido), disminución de la atención (estar en otro mundo, estar ido), pérdida del juicio crítico, alteración de la memoria y de la comprensión (lagunas de memoria), menor respuesta a los estímulos sensoriales, baja capacidad de reacción (peligro al conducir), ligera descoordinación muscular (movimientos incontrolables al andar), inestabilidad emocional.

4. Estado de confusión: Concentración en sangre: de 0,18 a 0,30 mg/dl. Efectos: se produce desorientación y confusión mental, mareos, alteraciones en la percepción del color, de las formas y del movimiento. Disminución del umbral del dolor y exageración en la manifestación de los sentimientos (tanto de cariño, como violentos), alteración del equilibrio (marcha insegura), descoordinación muscular y habla pastosa.

5. Estado de estupor: Concentración en sangre: de 0,27 a 0,40 mg/dl. Efectos: apatía (no tener ganas de nada), inercia (dejarse llevar), incapacidad y descoordinación muscular (movimientos muy lentos y descoordinados), incapacidad de caminar y permanecer de pie, vómitos e incontinencia de esfínteres, estado alterado de la consciencia, sueño y estupor (no saber dónde se encuentra).

6. Estado de coma: Concentración en sangre: de 0,35 a 0,50 mg/dl. Efectos: se produce una inconsciencia completa, estado anestésico y coma, incontinencia de orina y heces, depresión y abolición de los reflejos (sin reflejos o muy afectados), hipotermia (bajada de temperatura corporal), problemas en la respiración y en la circulación.

7. Estado de muerte: Por encima de 0,45 mg/dl se puede producir la muerte por parálisis respiratoria.

¿QUÉ ES EL CONTROL DE ALCOHOLEMIA?
El control de alcoholemia o test de alcoholemia es realizado para medir la cantidad de alcohol en el organismo y saber si una persona está en estado de embriaguez o no, especialmente al momento de conducir.
Se mide en gramos por litro de sangre y su índice es variable según:
La cantidad ingerida.
El peso del individuo.
El grado alcohólico de la bebida.
El momento de la ingestión.
El sexo.
El estado de salud de la persona.
Es posible detectar alcohol en sangre una (1) hora después de una comida o después de un cuarto (¼) de hora en ayunas, siendo estos los puntos máximos de la alcoholemia (presencia de alcohol en sangre).
La formula para determinar la concentración de alcohol en la sangre creada porel químico sueco Erik M. P. Widmark es

c=A/m*r

Dónde:
c es la concentración de alcohol en la sangre
A es la masa (cantidad) de alcohol ingerida en gramos
r es el factor de distribución del individuo
varones: 0,68 a 0,70
mujeres o varones jóvenes: 0,55 a 0,60
lactantes o niños pequeños: 0,75 a 0,80
m es la masa de la persona en kg (kilogramos
Widmark (1932), enuncia que el metabolismo del alcohol transcurre orgánicamente a una velocidad constante, pero lenta.

Para ello creó una fórmula de cálculo aproximado de la alcoholemia en el transcurso del tiempo.
Co = Ct + ß t
Dónde:
Co: concentración de alcohol en sangre cuando ocurrió el hecho
Ct: alcoholemia en el momento de la extracción
ß: coeficiente de etiloxidación
t: tiempo transcurrido (en minutos).
Con estas fórmulas se pueden realizar análisis toxicológicos y establecer los niveles de alcoholemia presentes en nuestro organismo.La lista de “sustancias probables” es la siguiente:
Chicle.
Cigarrillo (1) (Rubio común).
Cigarrillo (2) (Mentolado).
Menthoplus.
Enjuague bucal (1) (Buchec Forte; venta bajo receta).
Enjuague bucal (2) (Colgate; de venta libre)
Vinagre
Bombón de licor (1) (Relleno de Whisky; FelFort)
Bombón de licor (2) (Relleno de Whisky; Arcor)
Speed (Bebida energizante)
Helados con alcohol elegidos aleatoriamente.
Postre Borracho
Borgueti (Postre helado)
Chocolate borracho (Postre helado)
Cítricos elegidos aleatoriamente.
Limón (Fruta)
Pomelo (Fruta)
Mandarina (Fruta)
Fernet (Aperitivo)
Café
Mate
Las pruebas tomadas, fueron registradas en tiempo cronológico y, los resultados obtenidos plasmados en planillas previamente configuradas para tal fin.
Los resultados fueron:


*Fernet: Un vaso contiene 50cc de Fernet y 200cc de Coca-Cola. *Porción: 200 gr.
Los resultados obtenidos varían dependiendo las marcas de los productos, el alcoholímetro que se emplea y la fisonomía del consumidor.

A DEBATIR…
En las pruebas tomadas se encuentran distintos resultados, de los cuales para comparar en casos reales, solo debemos tomar los resultados de la segunda columna (5 minutos después de ingerir una sustancia).
¿Por qué? Debemos tomar los resultados de la segunda columna porque:
La primera columna (al finalizar) demuestra que los resultados obtenidos son a segundos de ingerir una sustancia y, es poco probable que nos tomen un test de alcoholemia en esos segundos.
Excepción: El resultado obtenido de chicles, mentas, bombones de licor y cigarros son los únicos casos en los que al finalizar su consumición, es usual que se realice un test de alcoholemia.