Ubicación:

Etnia originaria del Noreste de Argentina. Habitan en las aguadas y quebradas de la cordillera de las provincias de Chañaral y Copiapó, entre las ciudades de Potrerillos, El Salvador, Diego de Almagro y Copiapó. Sus límites coinciden con la Quebrada de la Encantada por el norte y el río Copiapó por el sur. Los primeros collas comenzaron a migrar desde el noroeste argentino y el sur de la puna atacameña. Se supone que lo hicieron en dos períodos, el primero fue en el siglo X hacia el final del Imperio de Tiwanaku. La segunda migración se produce a fines del siglo XIX, desde el noroeste argentino (Tinogasta y Fiambalá) en tiempos de la Guerra del Pacífico. Integraban la población mixogenizada denominada kolla en la Argentina. Constituyen comunidades cerradas, los matrimonios sólo se producen entre ellos.

Un poco de historia...

Su origen data de la etapa final del Imperio de Tiwanaku en Bolivia cuando esta gran cultura preincaica colapsa, los collas aparecen en el 1000 y 1100 DC. En el mismo territorio que colinda con el lago Titicaca. El señorío colla ubicado en un extenso territorio que está compuesto de dos grandes sectores: el urko-suyo y el omasuyo; ambos ubicados en las riberas nor-oriente y sur-poniente del lago Titicaca1 En el señorío colla existieron dos grandes unidades: los que tenían el control político, y los puquina que era la población nativa del área, la cual fue derrotada en el SXII DC. Por los conquistadores collas de antepasados aymaras.En general todos los estudios relacionan a este pueblo con el Imperio Tiwanaku, cultura ancestral asentada y desarrollada en el altiplano boliviano a orillas del lago Titicaca entre los 500 y 1000 DC. Aproximadamente. A diferencia del Instituto de Culturas Populares de Argentina el INCUPO, el cual atribuye su origen a asentamientos pastoriles, ubicados en el noroeste argentino, en el sector de Salta y Jujuy, que en la actualidad corresponde a una numerosa comunidad colla compuesta por 175.000 personas2 Para poder comprender mejor a la etnia colla, consideramos necesario referirnos a la cultura de Tiwanku. Esta sería la urbe que preside el desarrollo de la primera civilización andino-peruana. Estable la capital religiosa y civil en la hoya del Titicaca. Tiwanaku más que una urbe fue un centro religioso, donde la gente acudía en forma periódica, considerándolo un lugar sagrado. La civilización de Tiwanaku se extendió por parte del altiplano boliviano, noroeste argentino y norte de Chile. Es decir Arica, Tarapaca y Antofagasta. Los yacimientos en que aparece su cerámica y otros rasgos típicos son abundantes, aunque no tenemos referencia de que aparezca en forma exclusiva. Sino que se encuentran sus materiales, a la vez que el mantenimiento de las anteriores culturas locales. Con la desaparición de la cultura de Tiwanaku, se produce una nueva estructuración de viejos elementos culturales con influencias nuevas. En este período los collas formaban diversos grupos independientes con ligeros rasgos culturales y lingüísticos que diferenciaba sus poblaciones. Es así como Cúneo-Vidal menciona a los Hatuncollas y los Paucarcollas diversificándolos como principales y segundones. Los Hatuncollas se situaban en las llanuras del Puno, las cuales eran regadas por los ríos Pucará y Ramis. Todos estos señoríos explotaron ante la invasión inca, tuvo lugar la alianza lupaca-inca contra los collas y sin duda, esta fue determinante en la desintegración del señoríocolla. A través de cronistas como Cieza de León y el inca Garcilaso de la Vega informan como estos grupos o comarcas fueron cayendo paulatinamente en el período de dominación incaica. De esta manera a mediados del SXV, todos formaban parte del Tawantinsuyu el gran imperio incaico. En el SXV, la población colla es invadida por el Inca Wiracocha y su ejército, estos anexaron estos territorios al imperio del Tahuantinsuyo. Estos conquistadores introdujeron al interior de las tierras conquistadas grupos heterogéneos de mitimaes, los cuales en una minoría hablaban el quechua. Debido a esto entre los SXIV Y XV el territorio colla tenía una heterogénea población la cual hablaba tres lenguas el aymara, puquina y quechua. A pesar de que en ciertos aspectos como administración político-religiosa, no pudieron resistirse a la dominación del ordenamiento incásico, si fueron capaces de conservar a través del tiempo algunas formas de vida y expresiones peculiares de su cultura colla.Posteriormente a la llegada de los españoles pudieron resistir parte de su influencia, por lo que podemos encontrar en nuestros días población colla que mantiene la esencia de su cultura ancestral Los collas al caer bajo la dominación incaica sirvieron al inca en los tiempos de guerra. Al estar bajo el dominio de este, se produce el decaimiento de su vida cultural y religiosa la cual desaparece o se transforma, esta era heredera de las viejas culturas lacustres. Al hablar del mito del Imperio Inca y la fundación del Cuzco, se vincula la capital del imperio al lago Titicaca. Los incas establecen una distinción entre lo que es primero, desde el punto de vista temporal (vale decir la isla del Titicaca), y lo que es primero desde el punto de vista del poder. Ante esta diferenciación los incas consideran a los collas como parte de la “primera generación de los incas”3 Según la tradición descrita por Guamán Poman de Ayala, los collas no habrían llegado hasta el Tambo Toco, lugar mítico que conduce desde el lago al Cuzco. Por esta razón ellos fueron objeto de desprecio, y aunque participaban en la vida inca, no tenían el derecho a las insignias de la casta, y al hordamiento de las orejas. Cuando los collas llevaron a efecto los últimos combates contra los incas y fueron derrotados por estos sus ídolos perdieron sus atributos y fueron desterrados de los grandes centros religiosos del Imperio. Pero es importante señalar que los Incas constituyeron sus mitos a partir de los lugares sagrados del mundo colla, a la vez que estos contribuyeron a la edificación de los santuarios del Cuzco. De esta manera se puede señalar que los dioses collas y los dioses de los incas no eran diferentes. Ante esta perspectiva manera en que los incas elaboran su mito de origen, en que construyeron sus templos, dan la similitud entre el mundo colla y el mundo inca. En el 1470 se produce una gran rebelión colla, contra el dominio inca, pero esta es aplastada por el Inca Tupac Yupanqui. Este decide trasladar a aquellos collas que son capaces de portar armas y de servir como cargadores y son llevados al sur de Bolivia, noroeste de Argentina y al centro de Chile. El pago que recibían los guerreros collas por las regiones conquistadas para el imperio inca, era el saqueo. En el caso de los guerreros collas rebeldes eran llevados como mitimaes a otros territorios del imperio incaico. Tal vez esta pueda ser la situación para las poblaciones collas del noroeste argentino. A la llegada de los españoles en el SXVI, estor reorganizaron el territorio en encomiendas y mantuvieron a numerosos mitimaes collas en estas, además de gran cantidad de collas fueron llevados a diversos lugares como indígenas encomendados. En los años 1825-1835 estalló la guerra entre Argentina y la confederación Perú-Boliviana, lo cual repercutió de forma negativa. Debió movilizarse un número considerable dhombres al lugar del conflicto abandonando así las labores agropecuarias. A esto se suman las ocupaciones de territorios acompañados por el saqueo, las requisas de ganado necesario para abastecimiento y alimentar a las tropas, etc. Debemos señalar que esto estuvo acompañado por variaciones climáticas y un ciclo de sequía lo cual sin duda fue nefasto para la población regional y sus labores ganaderas. Todo esto generó un incremento en la mortalidad y en el proceso migratorio. El proceso migratorio se vio reactivado durante los años 1879-1881, que comprende los años de la Guerra del Pacífico entre Chile y los países de la confederación Perú-Boliviana. Es precisamente en este período que se produce una emigración de la población colla, la cual proviene del noroeste argentino y se traslada al norte de Chile. Esta población proviene de Tinagasta y Fiambala, siendo el mayor flujo migratorio entre 1880 y 1890. Estos collas eran pastores de llamas, ovejas y cabras y se ubicaron en quebradas precordilleranas de la tercera región.4 Estos emigrantes se ubicaron en la quebrada de Paipote, próxima a Copiapo. Posteriormente cuando los niños collas entran en su fase escolar, sus madres bajaron de la precordillera para residir junto a sus hijos en Copiapo, donde estos asisten a la escuela. Esta situación generó el comienzo de la migración rural-urbana de un grupo de collas a Copiapo. En relación a su forma de vida actual, los podemos dividir en dos grupos: aquellos que habitan vegas y quebradas y que mantienen costumbres ancestrales de pastores nómades y transhumánticos, con rebaños de ganado menor (cabras, aves, burros, perros, ovejas, etc.) los que viven en torno a una familia nuclear y que además confeccionan artesanías textiles y en metal. Otro grupo lo conforman las familias que han emigrado a los pueblos y ciudades de la región de Atacama, las que se han incorporado a labores menores e irregulares, ubicándose en los sectores periféricos. Debiendo construir sus habitaciones con materiales de desecho y viviendo en inhóspitas condiciones económicas. Por sus relaciones de parentesco, rasgos físicos y apellidos se vinculan con los collas del noroeste argentino. Pero esta etnia resulta casi desconocida para la mayoría de la población chilena. A esto se le suma que su población fue diezmada con el desarrollo minero de la zona. Esto debido a la instalación de las faenas de Potrerillos, en los comienzos del siglo XX (1913), la cual pertenecía a la Andes Mining Company y posteriormente con la explotación del mineral de El Salvador. Los collas fueron explotados, diezmados y expulsados de su hábitat natural, con el objetivo de apropiarse de las aguas provenientes en las alturas de la cordillera, enturbándolas y transportándolas a los centros mineros ya mencionados.

Organizacion social:

Su organización social era de tipo horizontal, es decir no estratificada por lo que no estaban sometidos a otros por lo tanto concedían un valor fundamental a la libertad, y practicaban la no acumulación de bienes y pertenencias. El núcleo central de su sociedad gira en torno a la familia, la cual es extendida. La mujer tiene un rol de importancia, ya que ella asume las tareas y autoridad de su marido cuando este se ausenta. Los niños desarrollan funciones de apoyo doméstico. Desde esta perspectiva se puede apreciar que no existe una estructura netamente patriarcal. El modelo de organización social se basa en los ayllús, los que corresponden a asentamientos de organizaciones familiares. En la actualidad, estos han perdido vigencia en su etnia, debido al proceso de aculturación que han vivido con la sociedad mayor. El ayllu comprende tanto la organización social como la económica. Se entiende como ayllu a un conjunto de familias o unidades domésticas que estaban unidas biológicamente por lazos de consanguinidad y espiritualmente por la creencia de tener un mítico antepasado común. Además tenían la propiedad y ejercía el dominio sobre una extensión de tierras determinadas que constituían el fundamento de su economía. La dirección del señoría colla radicaba en el curaca (kuraca), autoridad que al parecer antiguamente era designada por un consejo dentro del ayllu, pero que en los tiempos prehispánicos se transmitía por sucesión hereditaria, aunque sujeto el cargo a la confirmación del Inca desde la dominación del Tawantinsuyo1 El conjunto de ayllus constituían el huamani y dentro de este existían diferenciaciones de categorías en el poder superior estaban los mallku, a este se supeditaban los que tenían el señorío de las etnias locales. También existía un sistema dual o de división en dos parcialidades la de arriba Hanansaya y la de abajo Urinsaya. Esta división dual estaba presente en todas las agrupaciones desde la máxima provincial que correspondía a la totalidad del conjunto étnico hasta la etnia local. Si bien la sociedad colla tenía una casi absoluta horizontalidad, hoy es la figura del anciano la que se respeta profundamente en la comunidad, ya que estos conservan de alguna manera la información cultural. Incluso a veces es la mujer más anciana la matriarca de la comunidad colla.2 Los niños eran integrados a corta edad a la vida social de la comunidad, ya a los 5ó 6 años debían cooperar en el cuidado del ganado, acarreando leña, en quehaceres de la casa etc. También comenzaban a aprender la labor de artesanía, aprendiendo de la abuela el hilado y del padre la talabartería u orfebrería y de su madre el telar. De esta manera desde tempranaedad adquirían responsabilidad en las labores que desarrollarían en su vida adulta. Además del respeto que se les inculcaba hacia los mayores. La organización familiar colla es y ha sido de tipo patriarcal, pero hace algunos años por las migraciones de la población masculina hacia los centros urbanos o industriales, en busca de fuentes de trabajo y en un mejoramiento de la calidad de vida o por atracción de la ciudad se dio un matriarcado.3 En general se puede decir que es una comunidad cerrada, en donde los matrimonios aún se dan entre collas, a pesar de que la gran mayoría de ellos viven en las ciudades de Diego de Almagro, El Salvador y Potrerillos. Esto nos permite afirmar que existe una cohesión de grupo y que a pesar de la aculturación que existe, se percibe una inmutabilidad sociocultural en algunos aspectos, que hacen que el colla este inserto en su medio y cultura.

Religión:

La religión es un elemento central en la cosmovisión del mundo colla. Su deidad principal es la Pachamama (madre-tierra) y el inti (el sol). Existe una profunda vinculación entre su vida y la de los animales, ya que estos forman parte de su subsistencia. En el momento de hacer ofrendas a la Pachamama, los collas utilizan a los animales, por lo que estos están presentes en la mayoría de sus rituales. Producto de la llegada de los españoles y junto al proceso de colonización, la religión colla recibe las primeras influencias del cristianismo y la religión católica. Es así como asumen la celebración de santos cristianos, pero estos tienen un significado diferente relacionados con la naturaleza, ya que son invocados como patrones del ganado, la lluvia, etc. En la actualidad la religión colla ha perdido su carácter de propia, pues se ha visto envuelta en un proceso sincrético tanto por la religión católica como por las evangélicas.

Arte:

"los collas , arte textil"
Los Collas son hábiles artesanos textiles. Utilizan las lanas de llamas, alpacas y vicuñas para confeccionar tejidos usando técnicas como nudos, trenzados e hilados a telar heredadas de las antiguas culturas andinas y que se transmitieron de generación en generación. Las mujeres tejen a telar diferentes tipos de telas que conviertan en frazadas, alfombras, ponchos, gorros, faldas, sacos y fajas. Todos estos tejidos son parte de la vestimenta o para el uso en el hogar. Los hombres aprenden el trenzado con cordeles, que se utilizan para trabajar en el ganado y en el transporte de mercancías. A principios de siglo XX existía la artesanía en plata y la cerámica, pero hoy ya han desaparecido.

La vivienda:

Su vivienda era localizada de acuerdo a las condiciones climáticas. En el verano se ubicaban en la alta cordillera y recibían el nombre de majada, en cambio en invierno se les llamaba ruca y se ubicaban en las zonas más bajas. Tanto las majadas como las rucas eran construidas con pircas, madera de espinos y latones en el techo. La vivienda tenía una pieza grande en el centro de esta había un fogón que era utilizado como cocina, y junto a la vivienda pegada a esta estaba el granero. En el presente el colla de la precordillera, construye su casa la que está compuesta por dormitorio y cocina a leña con una sección de horno para el pan. Las construcciones son de latón, el cual ha sido dado de baja por la compañía o de adobe con piedra cruzada. El techo es generalmente de calaminas o fonolitas, se ha perdido el tradicional techo de paja y barro. Adjunto a la vivienda hay un patio pequeño el cual está cercado en una malla metálica o de latón, donde cultivan hortalizas de temporada o flores.Cerca de las viviendas se ubican los corrales del ganado. Estos están construidos con latones o con piedras en sistema pircado. En el caso de los animales pequeños como patos, gallinas, perros y cabritos pequeños se hacen en la falda del cerro, pequeños aleros o cuevas para cobijarlos en las noches o en los períodos de frío intenso. En la cordillera, en zona de veranada, el colla construye su vivienda temporal un poco más reducida con piedras cruzadas (pircas) por lo general compuesta por un dormitorio y cocina al aire libre. La cama la confeccionan en base a cueros tirados en el piso natural1 Aquellas familias que han emigrado a la ciudad (Potrerillos y El Salvador) han construido sus habitaciones con material de desecho (madera, cartones y latas), llevando una vida con altos índices de pobreza y hacinamiento. En la actualidad las viviendas han cambiado de acuerdo al efecto que la sociedad chilena y el progreso han tenido en esta etnia. Es así como los collas que habitan cerca de los centros mineros, construyen sus viviendas con deshechos industriales principalmente de las minas de cobre de Codelco. A pesar de esta situación en las afueras marginales de la ciudad, ellos conservan el patrón de las viviendas rurales.2 El actual sistema de vivienda, es bastante diferente al de antaño, y con características particulares para el área urbana y para el área rural. En el área urbana predomina la casa, la que está construida de tabique forrado, con techo de zinc y con piso entablado. Un gran porcentaje tiene alumbrado eléctrico. La casa tiene entre 3 y 5 piezas, de las cuales la mitad corresponden a dormitorios. Viven en ellas un promedio de 4 a 6 personas. En el sector urbano se dispone de agua potable de la Red Pública, y en gran porcentaje se tiene acceso al agua por medio de cañerías al interior de la vivienda. En relación al sistema de excretas sólo la mitad está conectado al alcantarillado, las otras formas son con pozo séptico u otro sistema. Por último más de la mitad tiene ducha o tina, pero sólo una quinta parte tiene agua caliente. En el sector rural la vivienda predominante es el rancho, el que está construido con madera, barro empajado (quincha o brea) o desechos, como lata y cartones, con techo de zinc, y en el piso tierra pisada . Por lo general no se dispone de alumbrado eléctrico.El rancho dispone de 2 ó 3 piezas, en el habitan en promedio cinco personas. En el sector rural el agua proviene preferentemente de ríos, vertientes o esteros, de este modo un gran porcentaje no tiene agua de cañería. En cuanto al sistema de excretas aquí más de la mitad no tiene servicio higiénico, predominando el pozo negro.En relación al tipo de familia, tanto en el sector urbano como en el rural es nuclear, un poco menos de la mitad de los hogares son incompletos, es decir tienen como jefe o jefa de hogar a una persona sola sin pareja. En el sector urbano hay un alto porcentaje de casados y convivientes, mientras que en el sector rural el porcentaje de solteros es muy elevado. Quizás esto tenga que ver con alguna característica cultural, que las relaciones de convivencia en pareja sean más bien pasajeras, lo que explicaría el alto porcentaje de hogares incompletos.

Arriba