Condiciones del terreno

 [Atrás]

    El sorgo reacciona favorablemente cuando se lo siembra en terrenos francos, fértiles, humíferos, levemente ácidos que poseen buena retención de agua y buen drenaje para evitar encharcamientos.

   El terreno destinado a esta producción es de unas 4 hectáreas aproximadamente, con una lomada lo que facilita el corrimiento del agua, es de estructura suelta y de  buena fertilidad  condiciones que favorecen la germinación de las semillas.

      La preparación del suelo consistió en  aradas profundas realizadas un mes antes de la siembra (septiembre-octubre) para aflojar el terreno y controlar las malezas  que germinaran y competirán con las futuras plantas de sorgo y para terminar se paso  la  rastra de dientes con el fin de refinar el suelo; siendo la semilla del sorgo para escoba muy pequeña hay que brindarle una buena cama de siembra, razón por el cual es muy importante una buena preparación del terreno y posteriores labores culturales aseguran  rendimiento y calidad .

        En el norte de Buenos Aires los suelos dedicados al cultivo son los típicos de monocultivo cerealera donde la fertilidad a decrecido y reacciona a barbecho.

        El sorgo escobero actualmente se halla difundido en diferentes regiones del país (Corrientes, Entre Ríos, Chaco, Santiago del Estero y Tucumán).

        En nuestra región no existe estadísticas de producción podemos decir que va aumentando las zonas de producción de este cultivo destinado a la producción de escobas.

 [Atrás]