Diversos elementos y  útiles utiliza el apicultor para su  tarea en las colmenas, que a continuación se detallan:

 

Palanca

 

    Herramienta  básica del apicultor.

    Sirve para despegar la entretapa, separar los marcos, las alzas, el piso, partes por lo general unidas por propóleos. Un extremo está afiliado y el otro está doblado en ángulo recto para adecuarlo a las distintas tareas que realiza el apicultor en la colmena. También existe una palanca combinada con una pinza levanta marcos, que agiliza el trabajo y lo facilita, dejando una mano libre para manejar al ahumador.

 

 

Ahumador

        El ahumador es un elemento que consta de un recipiente metálico (chapa galvanizada, aluminio, cobre o acero inoxidable) adosado paralelamente a un pequeño fuelle. Funciona de acuerdo al principio de "tiro caliente", produciendo por el aire forzado una densa columna de humo que sirve para dominar a las abejas.

 

     El combustible más utilizado es la arpillera, de preferencia usada (cuidando de que no este contaminada con producto químicos tóxicos), aunque también dan buenos resultados trapos viejos, estiércol seco de equinos, hojas secas y virutas de madera. El humo debe ser denso y fresco, para ello puede ponerse pasto verde en la boca del ahumador. El humo en la colmena debe ser utilizado racionalmente.

 

      La abeja le teme al fuego vinculándolo con la destrucción de la vivienda: al advertir el humo se apresura a llenar el buche de miel para huir con provisiones y en esas condiciones se ve dificultada para doblar su abdomen y clavar el aguijón. Asimismo el humo provoca una desorganización dentro de la colmena al modificar el aroma "natural" de la colonia e induce a las abejas a una ventilación forzada para evitar la asfixia: en tales circunstancias resulta fácil trabajarlas.

 

Cepillo

Instrumento de cerda largas que, mojado en el agua, se emplea para barrer  las abejas de los panales.

 

Vestimenta

    El carácter de las abejas se ve afectado por diversos factores (temperatura, humedad, enfermedades, estrés. disponibilidad de alimentos, etc.) muchas veces imponderable y ante el desenlace de uno o varios de ellos las

abejas pueden tornarse agresivas.

    

     El color de la vestimenta es muy importante, la abeja es menos propensa a agredir los tonos claros, por eso el blanco es tan popular entre los apicultores.

 

      Hay que evitar el uso de ropas de lana o de constitución áspera o porosa.

 

 

Velo o Careta

 

     Es un elemento necesario para la protección de la cara y la cabeza de las picaduras y generalmente es constituido por una tela metálica o plástica, de color oscuro (para facilitar la visual), que se adapta a un sombrero, formando un conjunto.

 

      El sombrero, éste puede ser de paja. rafia, telgopor, etc.

    Existen modelos distintos de careta: de una frente, de tres o cuatro caras, circulares, etc.; lo importante es que con el tiempo y uso no se deformen y la tela plástica no se acerque demasiado a ala cara, posibilitando que la abeja pueda picar a través de ella.

 

 Guantes

 

       Pueden ser de telas gruesa, plástico, látex, cuero y resulta muy apropiados cuando se trabaja con abejas agresivas. Los movimientos con los guantes son albos molestos al principió, pero luego el apicultor se acostumbra a su uso.

     Los guantes se combinan con manguines que brindan mayor protección a los brazos.

Botas o borceguíes.

     Se utilizan para evitar la entrada de abejas por la manga del equipo. Cabe acotar que el equipo debe encontrarse siempre en optimas condiciones de uso, siendo necesario para ello constantes revisiones, evitando así: problemas o desagradable sorpresas en los trabajos del apiario

Subir