PERÍODO COLONIAL DEL USO DEL AGUA

 

La fundación de la ciudad de Mendoza,  en el año 1561(un poco más al norte de su actual locación) da origen al periodo colonial que termina a fines del siglo XlX. Es el período más largo y abarca casi 350 años. Los primeros indicios del uso del agua en la zona están relacionados a los productos agrícolas, ofrecidos a los conquistadores por un grupo importante de aborígenes denominados Huarpes, en el valle de Uspallata en calidad de tributo.

La población huarpe, se encontraba diseminada en grupos de 100 a 150 personas asentadas a la vera de canales, acequias, de los que derivaban agua con la que cultivaban vegetales. Estas acequias o canales, que ya existían cuando llegaron los conquistadores, eran derivadas del actual Canal Guaymallén. Esta habilidad de usar el agua con fines de riego y el cultivo de la tierra habría sido perfeccionada por los Incas, quienes tenían en Mendoza el límite más lejano de su imperio.

El emplazamiento de la ciudad fue dispuesto en una zona aluvional. Del Canal Zanjón no se podía sacar agua para usos domésticos, es por esta razón que se decide abrir un canal aguas arriba (llamado de la ciudad o de este Pucará) para derivar aguas para el riego y los usos domésticos, construido casi con la fundación, fue la primera obra hidráulica de Mendoza.

Entre 1574 y 1605 las autoridades coloniales entregaron parcelas regadas para “sembrar y plantar”, llegándose a cultivar ya en ese momento unas 50 has regadas. No obstante la violación de las normas de riego era muy frecuente por lo que el Estado provincial se vio en la necesidad de legislar al respecto y crear en el año 1603 la Alcaldía de Aguas. El Alcalde de aguas , autoridad encargada del control de la hidrografía, tenía la obligación de repartir y cuidar la distribución del recurso para evitar los robos y las tomas clandestinas, muy comunes en ese momento.
A partir del siglo XVll se ponen en cultivo todas las tierras cercanas a la ciudad usando la red de riego existente hasta ese momento. De esta forma en el siglo XVIII se llegan a cultivar unas 16.000 has cuadras cuadradas en toda la superficie del territorio ocupado por los españoles en ese momento. Por esa época cada regante derivaba el agua mediante una toma de una acequia o canal mayor y la conducía hasta su parcela.

            Vale la pena destacar que este aprovechamiento hídrico, que se potencia o se intensifica a partir de mediados del siglo XVII, es el resultado de la transformación de un modelo de explotación intensiva por uno comercial. Esta situación fue la determinante de la rápida toma de posesión de un extenso territorio en donde se encontraba agua en cantidad y calidad necesarias para el establecimiento de industrias ganaderas y determina que a fines del siglo XVIII y principios del XIX se comiencen a asentar en la Provincia los molinos harineros para la transformación de los granos .

En 1821, durante el gobierno de Don Tomás Godoy Cruz, el hacendado Pedro Molina inició por su cuenta la construcción del Canal Chachingo, derivando las aguas de la margen izquierda del Río Mendoza.

Al poco tiempo esta iniciativa fue imitada por el Sr. Pescara quien construye una toma similar aguas arriba (Canal Pescara) que ,como todos los que se construyeron durante el siglo XIX derivando las aguas de los ríos provinciales, fueron el resultado del esfuerzo personal y privado de los agricultores de esa época.

            A partir del siglo XIX se desarrolló tanto el uso del agua y el aprovechamiento de las tierras, que su uso fue desmesurado. A fines de este siglo, el uso del agua alcanzó un nivel de gran intensidad y el modelo comercial que se había iniciado en la época colonial había llegado a su fin.

De esta forma tanto la ganadería como la industria harinera va decayendo su producción. Además de la iniciativa política de la elite mendocina, la llegada del ferrocarril y junto con él, el alud inmigratorio que trajo a la provincia el cultivo de la vid favoreció el crecimiento de las industrias vinculadas a este recurso. Este es el final del período inicial colonial y el comienzo del de la organización en materia de uso del agua.

 

 

PERÍODO DE LA ORGANIZACIÓN DEL USO DEL AGUA

 

            La llegada del ferrocarril junto al alud inmigratorio genera de inmediato una gran demanda de tierras con fines de riego y a su vez se intensifica el cultivo. Lentamente el modelo de desarrollo colonial se transforma en un modelo agrícola mediterráneo bajo riego. El cambio de modelo, la llegada de miles de inmigrantes sedientos de tierras y la incorporación de nuevos cultivos determinan una enorme demanda de agua.

Es debido al éxito del nuevo modelo agrícola y a la impresionante demanda de tierras, que el primer cuarto de siglo veinte se transforma en el período en el que se construyen la mayoría de las grandes obras de derivación de los ríos de Mendoza. La llegada de miles de inmigrantes que se distribuyen por todo el territorio, los deseos de hacer fortuna sumados al empuje de esta gente nueva, van dando ejemplos de extraordinaria capacidad de trabajo puesta al servicio de la construcción de la red de canales matrices y secundarios.

El incremento de la actividad agrícola especializada y su transformación industrial en vino o fruta seca, produjo la reducción de la superficie y posterior desaparición de las siembras de cereales y de los molinos hidráulicos para la producción de la harina, la que empieza a ser transportada desde el litoral por medio del ferrocarril.

En épocas del Gobernador Rufino Ortega (h), se impermeabiliza y entuba el Canal Tajamar ubicado en la Calle San Martín  que en algunos tramos de su longitud estaba sólo tapado con tablas.

Al mismo tiempo se derivan aguas desde el Río Mendoza, para apoyar con riego durante el verano, extensas zonas de cultivo del Departamento de Lavalle

En 1938, con el advenimiento del Dr. Corominas Segura a la Gobernación de la Provincia se actualiza la política hídrica y se envía a la legislatura un proyecto de ley para la construcción del dique Valle de Uco en el Tunuyán Superior, proyectado en esta instancia por la Dirección de Irrigación de la Nación. Por ley 1329 se autoriza la inversión y con esta obra hidráulica se terminan las dificultades para manejar adecuadamente el río, permitiendo la derivación de una parte de su caudal a la zona alta y el resto al bajo Tunuyán.

                           

 

            Debemos tomar conciencia de esta realidad porque de nosotros depende que el desierto no avance. La única solución es cuidar el agua que baja de la montaña, que se acumula en la temporada otoño-invierno en forma de nieve y comienza a derretirse  en primavera. Baja por la cordillera y serpentea por los valles buscando su cauce. Así ríos y arroyos fueron encauzados por el mendocino que tejió una compleja red de canales y acequias  que dan vida al desierto.  

 

PERÍODO DE LAS OBRAS DE EMBALSES DE LOS RÍOS

 

Terminados los diques y la red de derivación de agua de los principales ríos de la Provincia y apaciguada la fiebre de la inversión en tierras y en agua, debido a la crisis de sobreproducción del año 1930, se produce una etapa en la que las inversiones en modernización de los recursos hídricos se paralizan. En la década de los ´40 mejora el consumo de los productos de Mendoza, y en la misma época se crea la compañía nacional de energía llamada Agua y Energía Eléctrica de la Nación. Esta situación genera otra etapa de inversiones en los ríos de Mendoza e inaugura la época de la construcción de los diques de embalse para la regulación de los caudales y la generación de la energía.

El primer río en regularse fue el Atuel con la construcción del dique El Nihuil llevado a cabo por esta compañía nacional en el año 1947, le sigue el dique Agua del Toro en el Río Diamante. A este emprendimiento que se inicia en la década de los sesenta le continúa la construcción del dique Los Reyunos aguas abajo del dique anterior, con lo que se produce la regulación completa del sistema del Diamante. Por último se termina el contra embalse del Río Atuel llamado Valle Grande y con estos cuatro diques, el sur de Mendoza se transforma en un emporio de agua y energía.

 

 


2005 - Esta página fue elaborada por alumnos del Colegio Universitario Central (CUC), escuela perteneciente a la Universidad Nacional De Cuyo (UNCuyo), de Argentina.