LOS AGROQUÍMICOS

 

 ¿Qué es un agroquímico?

Es una sustancia que tiene como objetivo controlar, prevenir o destruir cualquier plaga, incluyendo aquellos transmisores de enfermedades humanas. Una de las clasificaciones es de acuerdo a la plaga: Si son insectos, insecticidas; si son hongos, funguicidas; si son aves, avicidas; ácaros, acaricidas; nematodes, nematicidas; lombrices, vermicidas; y plantas (malezas), herbicidas

En el mundo, 1.900 millones de hectáreas (una extensión casi tan grande como Sudamérica) están degradadas. América Latina y el Caribe, que tiene la reserva de tierras cultivables más grande del mundo, y con un potencial agrícola de 576 millones de hectáreas, tiene un 16 % de los suelos degradados, es decir, 312 millones de hectáreas.

Según un informe de Naciones Unidas, entre las principales causas de la pérdida de fertilidad del suelo "está la erosión -por deforestación o sobrepastoreo-, y la degradación química", además del sobrecultivo y mala labranza.

De tanto pisarla, la tierra se empobrece, y para que siga "produciendo", se le agregan agroquímicos. "El uso intensivo de agroquímicos -particularmente los fertilizantes nitrogenados y los pesticidas con compuestos orgánicos altamente persistentes en el ambiente-, genera riesgos de degradación del suelo y contaminación del ambiente aún no bien conocidos, pero potencialmente graves", dice el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).

 

Contaminación

"Los fertilizantes no son el principal problema de contaminación si se utilizan racionalmente", dice Ernesto Viglizzo, investigador del INTA y del Conicet."Los pesticidas sí son mucho más peligrosos, sobre todo porque existen estimaciones en Estados Unidos que demuestran que menos del 1 % de los plaguicidas aplicados llegan efectivamente a la plaga que se desea combatir. El resto se disemina en el ambiente, y mata y contamina lo que se cruce".

El plaguicida que se esparce por el campo, se incorpora al ciclo de la naturaleza. Cuando los niveles de toxicidad son altos, los químicos no se disuelven naturalmente y son el alimento de otras especies que luego terminan en nuestro plato.

La pérdida de biodiversidad (mueren animales y plantas), la contaminación de los suelos, el aire y el agua, y los efectos directos sobre la salud humana no están en el plano de la especulación. El PNUMA advierte que estos compuestos "no se degradan fácilmente y perduran por muchos años en el ambiente", y que afectan "los procesos reproductivos y de desarrollo, provocando daños neurológicos e inmunológicos en los humanos y en otras especies animales".

 

Peligro

Existen distintos tipos de plaguicidas que se comercializan en el mercado, muchas de las cuales son "extremadamente peligrosas", tal la caracterización de la Organización Mundial para la Salud (OMS). Entre las más conocidas están: el Paration, el Dieldrin, el Metilazinfos, el Carbaril, el Piretroides, el Lindano (de la familia del temido DDT), etc.

 

Intoxicación

Según datos oficiales, más de 10.000 personas mueren todos los años en el mundo por los plaguicidas. La forma de intoxicación es de manera directa (los que trabajan en la fabricación o en la fumigación) e indirecta (aquellos que ingieren alimentos o entran en contacto con elementos del medio ambiente que contienen residuos de los agroquímicos).

 

 Tipos De agroquímicos.

 

Fertilizantes

Además de la dependencia económica que significa para los países del sur que el 97 % del mercado de estos químicos esté controlado por empresas del Norte, existe un fuerte impacto sobre el medio ambiente. De hecho, los fertilizantes nitrogenados contribuyen de manera significativa al calentamiento de la atmósfera (liberan dióxido de nitrógeno) y destruyen la capa de ozono.

Pero además, contaminan las aguas (superficiales y subterráneas) y los suelos. Se estima que, como mínimo, un 30 % de los químicos que se agregan en los campos no son absorbidos por los cultivos, y terminan en las aguas y en el suelo.

Por suerte, en los suelos argentinos los fertilizantes tienen poca incidencia en comparación con el viejo continente y los Estados Unidos. Pero, aun cuando el uso de fertilizantes no es una práctica en estas pampas, sí adquiere dimensiones el uso de plaguicidas.

 

 

Plaguicidas

Los plaguicidas (también conocidos como insecticidas o pesticidas) son básicamente sustancias (o mezclas) que tienen la función de controlar o destruir cualquier plaga. Si al cultivo de alfalfa lo afecta una langosta (un insecto), se recurre a un insecticida. Si el malo de la película es una malezas están los herbicidas... Cada químico tiene que eliminar sin contemplación al enemigo, no tiene que dejar rastros y, menos aún, afectar a otras especies.

Pero si bien el primer objetivo lo logran (relativamente ya que la plaga crea sus propios anticuerpos -resistencia- y obliga a aumentar la dosis del veneno), los otros son materias pendientes. Existen productos que actualmente se aplican en los campos (hay una variedad de plaguicidas que supera los 1.500 productos), muchos de los cuales están prohibidos en los países industrializados y aquí se fumiga sin ninguna restricción.

 

 

 

 

 

 

Pesticidas

Los productos sintéticos destinados a controlar plagas y enfermedades en los vegetales han tenido un rol muy marcado en el incremento de la producción agrícola. Sin embargo el uso continuo e indiscriminado de estas sustancias, no sólo ha causado enfermedades y muertes por envenenamiento a corto y largo plazo, sino también ha afectado al medio ambiente, acumulándose por bioconcentración en los distintos eslabones de la cadena alimenticia, en el suelo y en el agua. Son responsables además de la resistencia a insecticidas por parte de los insectos, sin por ello restar importancia a la destrucción de parásitos, predadores naturales y polinizadores, entre los otros tantos integrantes del ecosistema que han visto alterado su ciclo de vida a causa de estos productos. El hombre depende del consumo directo de las plantas tanto vegetales, cultivos, cereales como de la obtención de sus productos. Anualmente, una tercera parte de la producción de alimentos se ve destruida por pestes de cultivos y productos almacenados, por lo cual se hace imprescindible el estudio de nuevas vías de control de plagas. Las plantas, en conjunto, producen mas de 100.000 sustancias de bajo peso molecular conocidas también como metabolitos secundarios. Estos son, normalmente, no-esenciales para el proceso metabólico básico de la planta.

 

VOLVER