REVOLUCIÓN MEXICANA | Estallido de la Revolución

   A pesar de las promesas, días antes de las elecciones presidenciales de 1910, Madero fue encarcelado y Díaz triunfó una vez más gracias al fraude electoral.
Debido a las presiones políticas, el dirigente de oposición fue liberado y, desde Texas, dio a conocer el Plan de San Luís de Potosí,llamando al pueblo mexicano a rebelarse violentamente contra la dictadura.
   Este movimiento que inició la revolución fue apoyado desde sus comienzos por la clase campesina (atraída por el artículo 3º del Plan) y logró que Díaz renunciara y se realizaran nuevas elecciones, en las que triunfó Madero.
   Si bien los maderistas habían planeado que las principales luchas se desarrollarían en las ciudades, los levantamientos campesinos tomaron paulatinamente mayor relevancia, y la revolución tomó una orientación diferente a la planeada por los sectores más tradicionales del levantamiento. Los líderes más sobresalientes de las luchas campesinas fueron Emiliano Zapata (del estado de Morelos, en el Sur) y Francisco Villa (de Chihuahua, en el Norte). Pero estos dos dirigentes tenían diferentes objetivos, aunque en ciertos momentos lucharon juntos: Villa siempre estuvo dispuesto a negociar con los liberales, mientras que Zapata mantuvo hasta el momento de su muerte el reclamo de la restitución de la propiedad de la tierra a los campesinos.
   A pesar de esto, sus movimientos tuvieron semejanzas, ya que fueron los más populares y estuvieron integrados principalmente por personas del sector medio-bajo de la sociedad (como obreros, artesanos, campesinos, pequeños comerciantes, desempleados), aunque entre los zapatistas predominó el campesinado. Además, tanto Zapata como Villa eran inexpertos en política y fueron incapaces de consolidar la lucha armada, pero se constituyeron como caudillos que despertaron el fanatismo de las masas. Si bien ambos líderes se rodearon de algunos intelectuales, éstos no fueron decisivos sobre ellos.
   Empero del triunfo de la Revolución y el derrocamiento de Díaz, los reclamos campesinos, acerca de la sanción de una ley agraria que reformara el régimen de propiedad, no fueron atendidos debidamente por Madero cuando éste accedió al poder. Las evasivas sobre el tema, llevaron a que, tanto en el norte como en el sur se reanudaran las guerrillas campesinas. En Chihuahua, el ex maderista Pascual Orozco se levantó en armas. Por su parte, Zapata siguió liderando la revolución morelense y rompió formalmente con Maderos al dar a conocer el Plan de Ayala, en el cuál se declaró la guerra al gobierno y el apoyo a Orozco.

Atrás
Arriba