REVOLUCIÓN MEXICANA | Fotos

Haga clic sobre las fotos para ampliarlas.

Fotografía de Agustín Jiménez
Guerrilleras Zapatistas
Guerrilleros junto a un tren estacionado
Tren Villista
Muertos en combate entre carrancistas y villistas
Fotografía de Agustín Jiménez
Guerrilleras Zapatistas
Guerrilleros junto a un tren estacionado
Tren Villista
Muertos en combate entre carrancistas y villistas
Fuerzas revolucionarias de Pascual Orozco
Zapata y Villa en la ciudad de México (1914)
Francisco Villa
Fuerzas revolucionarias de Pascual Orozco
Zapata y Villa en la ciudad de México (1914)
Francisco Villa (Biografía)
Francisco Villa (Biografía)
Emiliano Zapata (Biografía)
Emiliano Zapata
Venustiano Carranza
Venustiano Carranza
Mariano Azuela
Porfirio Díaz
Emiliano Zapata (Biografía)
Venustiano Carranza (Biografía)
Venustiano Carranza (Biografía)
Mariano Azuela (Biografía)
Porfirio Díaz
Francisco Indalecio Madero
José Clemente Orozco
David Alfaro Siqueiros
Diego Rivera
Juan Rulfo
Francisco Indalecio Madero (Biografía)
José Clemente Orozco (Biografía)
David Alfaro Siqueiros (Biografía)
Diego Rivera (Biografía)
Juan Rulfo (Biografía)

   Durante las primeras décadas del siglo XIX apareció un invento verdaderamente revolucionario: el daguerrotipo, antecedente de la fotografía actual, con los cuales fue posible captar fragmentos de la realidad con una fidelidad que se creía estricta.
   Desde entonces los historiadores cuentan con un recurso, de inestimable valor, que no estaba presente en otras épocas, pero al que sin embargo debe tratarse con especial cuidado. Esa precaución se debe a que, si bien, la fotografía es un reflejo de la realidad, ésta siempre se halla mediatizada por la intervención de un fotógrafo que en determinado momento decidió cuales cosas o personas fotografiar y cuales no, en función de sus gustos particulares, pero también atendiendo las demandas del que las encargó, en quien juegan los gustos personales y la intencionalidad (ya que es un aspecto insoslayable que éstas se producen para ser miradas), todo lo cual influye en las operaciones anteriores. Por lo cual, resulta indispensable tener siempre en cuenta, como con cualquier otro testimonio, cuáles son las preguntas que pretendemos responder con ellas y a qué en general siempre es necesario confrontarlas y complementarlas con otros testimonios. En el caso de la Revolución Mexicana son innumerables los registros fotográficos con los que se cuenta al momento de investigar el tema, al igual que también son abundantes otras fuentes visuales como películas de ficción y documentales, no incluidas por restricciones de espacio para almacenalas.
   Las fotografías que hemos seleccionado a continuación constituyen, por lo tanto, sólo una muestra parcial, aunque representativa de otras tantas, que de la Revolución han quedado.
   En ellas continuando con el lenguaje visual de los antiguos retratos, los protagonistas que hemos seleccionado aparecen con la figura cortada a la altura del busto, la expresión de sus rostros es adusta lo que le imprime a la escena una sensación de solemnidad. La indumentaria ha sido elegida con esmero de modo tal que revela la preocupación del retratado por cuidar su imagen pública: usan formales traje de calle, o uniformes de gala militar. Son fotos de estudio que responden a las convenciones que frecuentemente se exigían para este tipo de imágenes.
   Otro aspecto fundamental de la Revolución fue el uso del ferrocarril, elemento que funcionó como "arma de guerra" para la mayoría de los ejércitos de los dos bandos. Los trenes sirvieron tanto para el transporte de tropas como para la provisión de municiones y armas, y se asociaron y se sumaron a los camarógrafos, las filmaciones cinematográficas. A partir de las cámaras se registraron batallas: triunfos y derrotas.
   Asimismo, las mujeres tuvieron un protagonismo destacable, ya que en muchos casos combatieron junto a los hombres defendiendo la causa de la rebelión campesina.
   Además de las soldaderas, las mujeres que no participaron directamente en el campo de batalla también hicieron su aporte al reemplazar el trabajo de los hombres en las cosechas y asegurar la provisión de alimentos y otros bienes para la subsistencia de las tropas, o trabajando en los campamentos levantados al interior de las montañas y la selva.

Arriba