ONI - 2004 - EPET Nª1 Caucete, San Juan

 

 
 

 2.2. Forma de aprovechamiento
  

La forma de aprovechamiento consiste en transformar la energía eólica en energía mecánica. La energía del viento se ha utilizado esencialmente en molinos de viento, los cuales han permitido principalmente el bombeo de agua, la trilla y molienda de productos agrícolas y en los últimos años, generación de electricidad. 

 

Las características básicas, que permiten analizar la aplicación de la energía eólica son las siguientes:

 

Zona de emplazamiento. 

Velocidad del viento en km/h o m/seg. 

Dirección de acuerdo a la orientación y su variabilidad.

 

Cada zona geográfica posee distintas características de vientos, por lo tanto, para poder identificar un determinado lugar, es necesario conocer o determinar las variaciones de velocidad del viento mensuales, tener una medida de la variación del viento día a día, conocer las fluctuaciones dentro del mismo día (ej: calma por la mañana, fuerte en la tarde) y por supuesto su dirección preferente. Con estos parámetros es posible determinar el dispositivo más conveniente para el lugar.

El aprovechamiento de la energía eólica constituye una alternativa muy importante y competitiva, por lo que es muchísima en la actualidad su aplicación a nivel mundial, como parque generador eléctrico, mediante la ejecución de centrales o usinas eólicas.

De esta manera se reemplazar los combustibles tradicionales, sin originar contaminación ni cambios ecológicos en el ambiente.