Inicio Discapacidad Turismo Accesible Legislación Investigación Propuestas Cont. educativos Anexos Créditos Mapa del sitio

 

Barreras

En todas las ciudades existen obstáculos que impiden o dificultan el acceso físico a un establecimiento (y/o se desconocen las pautas de atención a personas con capacidades restringidas): tales obstáculos se conocen como “barreras físicas” (por ejemplo, puertas giratorias, escaleras, desniveles, etc.)

Las barreras físicas son de índole material y se presentan cuando las dimensiones y/o diseño obstaculizan la autonomía e independencia de las personas -con o sin discapacidad-. Dentro de ellas, podemos diferenciar:

  • Barreras arquitectónicas: en edificios públicos y/o privados, ya sean destinados a educación, trabajo, esparcimiento o vivienda (por ejemplo, edificio de oficinas cuyo acceso a desnivel carece de rampas)

  • Barreras urbanísticas: en la construcción o mobiliario urbano, de todo espacio libre, de uso público o privado (por ejemplo, veredas que tengan obstáculos físicos que imposibiliten la circulación en sillas de ruedas)

  • Barreras en el transporte: en todo el sistema de movilidad, por tierra, agua o aire, público o privado (por ejemplo, falta de espacio en micros de larga distancia para que se ubique cómodamente una persona en silla de ruedas)

  • Barreras en la comunicación: en los medios de información televisados, telefónicos y de señalización (por ejemplo, falta de información en código Braille para personas ciegas), como asimismo en la interacción lingüística entre personas.

Tiempo atrás se consideraba que las barreras físicas afectaban solo a las personas con discapacidad motriz, pero hoy se acepta que su eliminación implicar una mejora en la calidad de vida de ancianos, niños, embarazadas, ciegos, personas que transitan con un bebé en brazos o empujando un cochecito, aquellos que transportan mercaderías o bultos pesados, personas enyesadas, etc. En otros términos, la eliminación de barreras físicas, al beneficiar a quienes transitoria o definitivamente tienen su movilidad restringida, nos beneficia a todos.

No obstante, las barreras físicas no son los únicos obstáculos que tienen que franquear las personas con capacidades reducidas. También existen barreras sociales o culturales que se establecen cuando la sociedad valora negativamente a la persona con capacidad restringida, por no corresponder al modelo humano antropométrica, mental y funcionalmente “estándar” que ha sido y usa como patrón subjetivo de evaluación. Por lo tanto, un trato inadecuado a las personas discapacitadas resulta tan perjudicial –o aún más- que las barreras físicas.

Por tanto ambos tipos de barreras, culturales y físicas, se oponen habitualmente a la integración de personas con discapacidad, debiendo desarrollarse acciones tendientes a su eliminación.

 

 

 

 

Accesibilidad Eliminación de barreras físicas