El Eco Histórico de un Orgullo

 

  La quebrada de Humahuaca es una sistema patrimonial de características únicas. Es el resultado de la interacción continua entre un sistema geoecológico representativo la región andina sudamericana y las sucesivas sociedades y culturas que se asentaron en ellas durante los últimos 10.000 años.

En el proyecto de postulación se mencionó que estas áreas han sido escenario de gran parte de los desarrollos culturales de los Andes, desde los primeros poblamientos humanos hasta el presente. Han formado parte de áreas nucleares del desarrollo agrícola prehispánico en el continente, más tarde fueron el asiento de algunos de sus primeros estados locales y el ámbito central de una de las mas grandes civilizaciones anteriores a la llegada de los españoles, el Tawantisuyo o imperio Incaico.

Durante la época de la colonia ,fue la principal área de producción agrícola de América del sur ,condición que mantuvo hasta bien avanzado el período Republicano.

Entre los aborígenes que habitaron el actual territorio jujeño se encontraban  los omaguacas, que vivieron en la Quebrada de Humahuaca y los valles próximos a ésta; los atacamas, que se establecieron en la región de la Puna Argentina, en parte de Bolivia y en Chile y, finalmente, los chibchas, que habitaron un área que hoy está comprendida dentro de los departamentos jujeños de Santa Victoria y Santa Catalina.

Los omaguacas habían desarrollado una agricultura basada en la irrigación artificial.

Entre los principales productos que obtenían de la tierra se encontraban la quinoa y el cuimu. Aprendieron a domesticar las llamas, que utilizaban como animales de carga y para obtener la lana.

Los atacamas fueron aborígenes guerreros, como lo demuestran los numerosos cráneos de nativos enemigos que se encontraron en sus asentamientos. Construían viviendas de piedra y eran hábiles en el arte de la alfarería y en el del tallado de la madera. Cultivaban el maíz y la papa.

De los chibchas han quedado muy pocos testimonios, lo único que se afirma con certeza es que conocían la agricultura.

En el siglo XIX, luego de las guerras de la Independencia y de los enfrentamientos civiles, se produjo la consolidación de las antiguas poblaciones de la Quebrada de Humahuaca.

Durante el siglo XX se fueron incorporando nuevas actividades en las primeras décadas, se instaló el ferrocarril, como medio de transporte masivo generador de desarrollo de las poblaciones existentes y de nuevos centros urbanos como Barsena ,Volcán ,Colonia San José . Se sumó entonces una arquitectura y una actividad característica .

Creencias, ritos, fiestas religiosas y profanas, la música, la gastronomía, artesanías, estilos y técnicas constructivas, tecnologías agrícolas, constituyen los principales aspectos del Patrimonio Cultural vivo que contiene componentes intangibles.

 

  Volver