FIESTA DE LA PACHAMAMA

      

En Jujuy, como en otras partes del Noroeste, las collas y muchos criollos veneran a Pachamama, la Madre Tierra, considerada como quien hace crecer las cosechas, multiplica el ganado, cuida los animales silvestres y ayuda a tejedores y alfareros. Algunos dicen que la Pachamama aparece como una vieja aborigen, baja, cabezona, y de pies grandes. Que lleva sombrero aludo y la siguen un perro negro, una víbora que le sirve de lazo y un quirquincho o armadillo.

 En esta fiesta, que se festeja cada 1º de Agosto, además de pedir y agradecer a la Madre Tierra por las cosechas y el ganado, se busca su protección al viajar por los caminos de montaña, junto a los cuales siempre hay apachetas hechas en su honor. Son montones de piedras donde el que pasa deja como ofrenda alguna hoja de coca o una piedra más.

Al sembrar, cosechar y marcar el ganado, la familia invita a sus amigos para agradecer a la Pachamama. Se hace un hoyo en la tierra y allí, “se da de comer” a la Madre Tierra con hojas de coca, bebidas y cigarrillos.

Esta es una de las tantas fiestas, que guarda un gran tesoro cultural de la provincia de Jujuy, se pude afirmar que, esta devoción de la tierra como lo es la Pachamama, sea tal vez la más antigua de las religiones humanas, por cuanto sobrevivió a los grandes cambios culturales, a la imposición de otras culturas faróneas y aún sigue claramente vigente, de diversas maneras, en cada habitante, que  gozoso y alegre festeja sin cesar el ritual que cada año, pinta los paisajes y refresca las fronteras del alma.

 

                          CELEBRACIONES

  La Quebrada de Humahuaca es una de las regiones que presenta una indiscutible majestuosidad  en cuanto a manifestaciones tradicionales. Veamos algunas de ellas.

De la Virgen de Punta Corral, cuya imagen de piedra posee caprichosa forma humana, de los Misachicos, fiesta de Copacabana, de los Pesebres, Santa Ana, ofrendas al Día de las Almas, y Todos los Santos, velorio del Angelito, el Tantanakuy, la fiesta máxima que es el Carnaval, con disfraces, bombos, cantos, máscaras, papel picado, etc. La Corpachada  y muchas otras, sean religiosas o paganas.

 

                  EL CARNAVAL

   

Carnaval, gran agrupación de cultura y bailes que se entremezclan con la inigualable pasión de vivir  entre los recovecos de los cerros y los rayos solares que picarones y humildes se asustan de los ruidos de las aves parlanchinas,  y se esconden en  el agua, que altiva baja por las laderas de los cerros regalando al paisaje la majestuosidad de la brisa cristalina.

En esta región de incomparables colores y tradiciones  el Carnaval se hace presente.

Durante la última década, el Carnaval de la Quebrada de Humahuaca, se convierte en el más popular y el más visitado del norte argentino.

Época preferida en que los migrantes toman sus vacaciones y regresan a sus lugares de origen y comparten los festejos con familiares  y amigos. Los preparativos comienzan mucho antes que la fecha fijada. En primer lugar se realizan el Aniversario de las distintas Comparsas y Murgas, y luego continúan con los festejos del jueves de ahijado, jueves de compadre, jueves de comadre y así dan lugar al sábado, domingo, lunes y mates, Carnaval Grande, viernes, sábado y domingo Carnaval de Flores, con esta última finaliza y a esperar hasta el próximo año.

    

     CULTURA Y FOLCLORE

 

La región  de la  Quebrada de  Humahuaca cuenta con artistas e intelectuales que trabajaron en los diferentes campos de la cultura.

Aquí existe una  rica tradición artesanal. Los artesanos  se distinguen por sus trabajos de  soga, con la que confeccionan tientos y lazos de cuero, en cerámica, en ocasiones de inspiración precolombina, y en arcilla. También se destacan  por la fabricación de instrumentos de viento y de cuerda, por la confección de coloridas piezas de telar y prendas tejidas a mano de lana de llama.

En las zonas afluentes al Patrimonio de la Humanidad dichos artesanos venden y exponen sus productos como muestra de su ardua labor, que enriquece cada vez más las calles polvorientas de esta región rica en historia  y cultura.

Ente las melodías típicas de la Quebrada pueden mencionarse zambas como la Yaveña, cuecas, ente las que cabe mencionar Jujuy en Carnaval, bailecitos, entre ellos el Quiaqueño, y carnavalitos.

Hoy se manifiestan formas culturales tradicionales, compartidas con las de la Puna jujeña, y se ve una afirmación de las tradiciones locales. En la Quebrada se han mezclado las antiguas tradiciones aborígenes con las costumbres hispanas y criollas. Así surgió una cultura muy propia, con una religiosidad popular muy fuerte, una gran costumbre de la literatura oral y de la música, la danza y por supuesto las inigualables artesanías.

Durante todo el año la gente del lugar se reúne para celebrar y agradecer, juntarse y divertirse, en los distintos tipos de encuentros, característicos de la zona.

   

Volver