MÉTODOS DE ARRANQUE POR REDUCCIÓN DE TENSIÓN

Los siguientes métodos de arranque que vamos a analizar reducen la tensión de alimentación pero no modifican la frecuencia. Como consecuencia, el cociente entre el par y la corriente es reducido.

Arranque Estrella-triángulo:

Este método puede ser utilizado para motores con bobinados 400Vac. En funcionamiento normal, los devanados están conectados en triángulo, pero en los primeros instantes del arranque se conectan en estrella. Esto reduce la tensión en bornes de los devanados al 57%, y el par de arranque al 33%. Este método tiene la ventaja de mantener constante el cociente entre el par del motor y la corriente.

Este método requiere dos contactores, y un relé retardado si el arranque es automático. Durante la transición de estrella a triángulo, el motor está desconectado durante unos instantes, lo que produce una pérdida momentánea del par y un pico de corriente en la reconexión.

 

Arranque con autotransformador:

Un arranque por autotransformador se realiza mediante un autotransformador con varias salidas. Al principio, el motor se conecta a la salida de menor tensión, conmutando a continuación a salidas de voltaje superior a medida que la velocidad se incrementa hasta llegar a la tensión nominal. Normalmente se realizan dos o tres etapas. Cada etapa requiere un contactor, que necesita ser controlado mediante un relé retardado en el caso de un arranque automático. Este método desconecta momentáneamente el motor en cada salto, lo que provoca picos de corriente y pérdidas transitorias de par. Una ventaja de este método es el reducido valor de la corriente debido al efecto transformador.

Arranque con resistencias estatóricas:

Este método intercala resistencias en serie con la alimentación durante el arranque. A medida que el motor aumenta la velocidad, se disminuye el valor de las resistencias y finalmente se cortocircuitan. Un arrancador de este tipo de uso muy extendido utiliza resistencias líquidas, constituidas por láminas conductoras introducidas en recipientes de carbonato sódico como elementos resistivos. Este método no proporciona muy buenos resultados en lo que se refiere al control de la tensión en los terminales del motor, y es bastante ineficiente debido a las elevadas pérdidas en las resistencias durante el arranque.

Arrancadores electrónicos:

En su forma más extendida, un arrancador electrónico está constituido por tres pares de tiristores en antiparalelo intercalados entre la línea y el motor. Mediante el control del disparo de los tiristores puede ser reducida la tensión aplicada al motor.