Organización Interna

 

Ap. Digestivo

Ap. Circulatorio

Ap. Respiratorio

Ap. Fonador

Sistema Nervioso

Ap. Genito-Urinario

  

Aparato Digestivo:

El aparato digestivo de las aves se compone del pico, desprovisto de dientes y cubierto de una materia córnea; la lengua afilada está cubierta de una especie de estuche córneo; el tubo digestivo, con un esófago que se presenta en la base del cuello una expansión unilateral, el buche, muy desarrollado en las granívoras, en el cual los granos y demás alimentos empiezan a ablandarse.

El estómago comprende el ventrículo sucenturiado, que segrega el jugo gástrico, y la molleja, bolsa musculosa, órgano enérgico de trituración en las granívoras. Las aves carnívoras no tienen buche, y su molleja es membranosa.

El intestino sigue a la molleja, de la cual sale por un orificio situado muy cerca del cardias; está más o menos contorneado; la primera parte tiene forma de U entre cuyas ramas se aloja el páncreas; el hígado es voluminoso y está acompañado de una vesícula biliar; el recto es rectilíneo; presenta en su parte superior dos ciegos largos y se abre en la cloaca, cavidad dilatada donde desembocan también los uréteres y el oviducto; la orina, casi siempre sólida, se mezcla con los residuos digestivos.

Ir arriba

 

 Aparato Circulatorio:

El corazón de las aves tiene cuatro cavidades como el de los mamíferos: dos aurículas y dos ventrículos; las dos mitades del corazón son enteramente independientes y la circulación es doble y completa.

La temperatura de la sangre se eleva a 42 o 44 grados centígrados.

  Ir arriba

Aparato Respiratorio:

La respiración, muy activa en las aves, es pulmonar en todas las edades. El aparato respiratorio presenta algunas particularidades: el diafragma es nulo o rudimentario, los dos pulmones están alojados en la región dorsal de la cavidad torácica y adheridos a la pared dorsal. Ramificándose algunos bronquios en los pulmones y otros se abren en unos depósitos o sacos aéreos en numero de nueve, independientes unos de otros. Estos sacos presentan prolongaciones que se abren en las cavidades neumáticas de diversos huesos.

Sol sacos aéreos no constituyen una membrana respiratoria; disminuyen el peso específico del ave y facilitan el vuelo; forman una reserva de aire; sus contracciones determinan corrientes de aire en los pulmones y actúan como verdaderos refrigeradores.

Ir arriba

  Aparato Fonador:

Está representado por la siringe, situada en el nacimiento de los bronquios y que constituye el verdadero órgano de canto.

 Sistema Nervioso:

El cerebro de las aves está más desarrollado que el de los reptiles; los hemisferios y el cerebelo son más prominentes.

Entre los órganos de los sentidos los más agudos son el oído y la vista.

El oído comprende el oído interno y el medio; la parte externa se reduce a una depresión de la piel que representa un conducto auditivo rudimentario.

La vista de las aves es excelente; el ojo posee un tercer párpado, la membrana nictitante. Lo más característico del ojo de las aves es la presencia del peine, que es un repliegue vascular que depende de la coroides, atraviesa la retina y penetra en el humor vítreo.

Ir arriba

 Aparato Génito-Urinario:

El aparato excretor comprende dos riñones alargados y trilobulados; se hallan situados en ambos lados de la columna vertebral. Los uréteres desembocan en la cloaca.