El Jilguero

Características Generales Ficha Técnica Distribución geográfica Ficha Ecológica Ficha Antropológica y Leyendas

Sonido del Jilguero

  

Características Generales

Jilgueros

Los jilgueros se caracterizan por tener un canto melodioso que, a veces, es capaz de combinar en una serie armónica notas agudas y graves. El canto de estos pájaros constituye un motivo especial de atracción, junto con el colorido intenso de su plumaje, que en algunas especies resultan muy llamativo. Por estas cualidades, y porque toleran la vida en cautiverio, muchas personas prefieren, habitualmente, verlos vivir dentro de jaulas, los que no dejarán de cantar a pesar del encierro.

Numerosas especies

Los jilgueros son un grupo de la gran familia de los emberícidos, constituidos por una gran cantidad de especies, que pueden diferenciarse entre sí por la coloración, por detalles de la anatomía o por el tipo de canto. Varias especies de jilgueros pueden hallarse en el territorio argentino. El que más comúnmente encontramos es el jilguero amarillo (sicalis flaveola), cuya coloración varía según se trate de un macho o una hembra. Aquel presenta colores vivos, mientras la segunda tiene una tonalidad entre parda y grisácea. El jilguero lino (sicalis auriventris) es de mayor tamaño que el resto de las especies. El misto (sicalis luteola) vive en altos pastizales, y se distingue por su canto nasal y poco musical, y sus densas bandadas invernales.

Un canto muy dulce

El canto de los jilgueros se distingue por poseer una musicalidad poco frecuente. Lo que en otras aves son gritos o sonidos aislados. No siempre un canto o un trino en estos pájaros se constituye en una secuencia armónica de notas musicales. Para emitir estos cantos tan admirados se valen de un aparato vocal o siringe, cuyos músculos pueden realizar determinados movimientos y producir así, variaciones de sonidos al paso del aire. El canto del jilguero común se compone de gorjeos animados y dulces, cantan en vuelo. Los sonidos que emite el jilguero tienen un ordenamiento característico. Comienza con un preludio, constituido por una serie rápida de trinos y chillidos: son notas agudas, breves y penetrantes. Esta seguidilla se continúa, por lo general, por una nota larga y más grave, o bien, por una secuencia de seis notas, siempre en un tono más bajo. En primavera y en verano, que es la época de la reproducción, el jilguero macho canta con mayor energía, aunque tanta efusividad disminuye sus cualidades melódicas.

La preferencia por la semilla

Los jilgueros prefieren las semillas para alimentarse. El mismo hábito caracteriza a todos los emberícidos, razón por la cual los miembros de la familia también se conocen con el nombre de "semilleros". En los representantes de este grupo, la anatomía está adaptada por ayudarlos a ingerir el grano. Poseen un pico de bordes cortantes con el cual lo parten y descascaran, ayudándose para la ingestión con la mandíbula inferior, capaz de producir un pronunciado movimiento de adelante hacia atrás. Los insectos completan la dieta de estos pájaros en la edad adulta. Pero los pichones de algunas especies son alimentados casi exclusivamente con insectos. Algunos de estos pájaros alimentan a su cría por regurgitación (pasaje de alimento directo de buche a buche); los más insectívoros llevan las presas en la punta del pico. El jilguero es menos insectívoro, pero la cantidad de insectos que consume aumenta en proporción durante la primavera y el verano. En esta época, en la región chaqueña, los insectos pueden llegar a constituir el 22 por ciento de su dieta.

El nido del hornero es mejor

Al llegar la primavera, la pareja del jilguero comienza a merodear el nido otros pájaros. Prefiere el hornito de los horneros, pero también el sólido albergue de los leñateros, hechos con palitos relativamente gruesos, así como huecos diversos donde albergarán a la prole. Ya llega la época en que la hembra pondrá los huevos y buscan el mejor nido para sus pichones. La dificultad se presenta cuando esos nidos que codician están ocupados por los dueños de casa; entonces comienzan las disputas. Con increíble perseverancia, los jilgueros acosan a los habitantes del nido. Se instalan en una rama vecina para poder vigilar constantemente, y al menor descuido intenta tomar posesión. A medida que se acerca la postura, los jilgueros se vuelven más osados y en ausencia de los horneros se asoman al nido y a veces entran. Los horneros aparecen para echarlos, con gritos de furia, pero apenas se alejan se reitera la acción. Aún encontrando huevos o pichones en el nido ajeno, los jilgueros, particularmente el macho, comienzan a trasladar plumas y pajas para armar el de ellos. Mientras se abocan a esta tarea, suele aparecer la golondrina, sobre todo si se trata de un nido de hornero, y el jilguero disputa con ella la vivienda que ninguno de los dos ha construido. Cuando la golondrina consigue echarlo el jilguero dejar pasar unos minutos y vuelve a la embestida, pero en el enfrentamiento con la golondrina, así como con el hornero, lleva las de perder. En general consigue sus sitios de nido más por perseverancia que por fuerza. Anteriormente en jilguero nidificaba en casas de pueblos y ciudades, de donde ha sido desalojado por el introducido gorrión (passer domesticus). Los jilgueros macho, además, se pelean frecuentemente entre sí por los sitios de nido. Durante estas peleas baten frenéticamente las alas enfrentándose uno a otro. Esta conducta, o una muy similar se aprecia también durante el cortejo, acompañada de canto. El jilguero construye el nido con pajitas y otras fibras vegetales, utilizando para acolcharlo crines y plumas. Éste último trabajo está a cargo de la hembra. El nido tiene forma de taza.

El canto acorta la espera

Una vez que la pareja de jilgueros resolvió el problema del albergue, la hembra pone de tres a cinco huevos, usualmente cuatro. En nuestra zona, la postura tiene lugar entre octubre y marzo. Los huevos son de forma alargada y la cáscara es gris celeste en un tono pálido, con manchas de color rojo amarronado. La hembra es la encargada de incubarlos. Durante la incubación, que dura entre 13 y 14 días, el jilguero macho suele ser el encargado de buscar el alimento y llevárselo a la hembra al nido y, a veces, ocupa la rama de un árbol próximo desde donde emite sus gorjeos. Los pichones son alimentados por ambos progenitores, mediante regurgitación. En la época invernal, los jilgueros abandonan la vida en pareja y viven en bandadas pero no son aves migratorias.

El jilguero es una de las especies de aves, así como los cardenales, que sufren los embates de una elevada captura con fines comerciales.

Subir

 

Ficha Técnica

Nombre

Vulgar Jilguero, Jilguero común, Jilguero amarillo
Científico Sicalis flaveola

Ubicación taxonómica

Clase: Aves

Subclase: Neornithes

Supesrorden: Neognathae

Orden: Passeriformes

Suborden: Passeres

Familia: Emberizidae

Género: Sicalis

Especies: Sicalis flaveola

Descripción

Coloración El jilguero común presenta una tonalidad diferente según se trate de un ejemplar macho o hembra. La cabeza del macho adulto es amarillo verdosa y adquiere en la frente un tono levemente anaranjado. La zona dorsal es verdosa con rayas negras a lo largo, y el vientre es amarillo. Las alas y la cola son negras con rebordes amarillentos. La hembra presenta tonos más apagados. El dorso es gris parduzco jaspeado de negro. La zona ventral es blanco grisácea, con rayas marrón oscuro en el pecho y en los flancos. El macho joven es similar
Rasgos Morfológicos más salientes Aves canoras que presentan un aparato vocal o siringe cuyos músculos están adaptados para realizar una serie de movimientos de los que dependen las variaciones de sonidos que producen. El pico varía su forma de una especie a otra, pero es, en general, corto, cónico y macizo. La mandíbula inferior produce un movimiento de oscilación de adelante hacia atrás que lo ayuda en la ingestión de alimentos. Las alas, estrechas y puntiagudas, presentan nueve primarias bien desarrolladas; la décima falta y está reducida. Las patas poseen cuatro dedos dispuestos todos en el mismo nivel, tres hacia delante y uno hacia atrás; no están unidos por membrana y se hallan adaptados para permitirles pararse en las ramas de los árboles, tallos de pastos, etc.
Dimensiones

Aproximadas

Peso: 14 gr.

Longitud del cuerpo: entre 11 y 16 cm.

Subir

 

Distribución Geográfica

Distribución de Jilgueros en Argentina

Subir

 

Ficha Ecológica

Los jilgueros poseen una dieta mixta compuesta por semillas e insectos como las cochinillas y los escarabajos; la proporción entre ambos tipos de alimento varía según la época del año. 

Sus principales depredadores naturales son las culebras y las comadrejas

Subir

 

 

Ficha Antropológica

 

Un extenso romance anónimo (280 versos), recopilado en la provincia de Entre Ríos, tiene al jilguero como protagonista. La primera cuarteta dice:

"El jilguero y la calandria eran dos que se querían temerosos de un desprecio ninguno se descubría"

Finalmente, el jilguero se dispuso a declarar su amor a la calandria -ave que en el folclore criollo frecuentemente se asocia con el amor-, pero en ese trance aparece un cazador; asustados, cada uno huye por su lado y el jilguero cae en la trampa. La calandria lo busca y luego lo encuentra, enjaulado; le promete buscar ayuda y sale a buscarla. Al rato aparece con el cardenal, que muestra aquí un comportamiento deplorable: aparentemente celoso, se niega a ayudar al pobre preso. Llega luego el chingolo, que compadecido de la situación del cautivo, va en busca del pájaro carpintero para que abra la puerta de la jaula. Pero éste trabaja lento y mal hasta que, impaciente, el otro le saca las herramientas y abre la prisión dejando salir al jilguero, que enseguida fue a unirse a la calandria. Los enamorados se unieron; el chingolo tuvo problemas porque el carpintero pretendía cobrarle el trabajo que en realidad no había hecho. La situación se ventiló ante el benteveo, juez de paz, que falló a favor del chingolo. La justicia se restableció, el jilguero era libre de nuevo y pudo formarse así la pareja de estos dos grandes cantores.

El jilguero

En la llama del verano

que ondula con los trigales

sus regocijos triunfales

canta el jilguerillo ufano

 

Canta, y al son peregrino

de su garganta amarilla,

trigo nuevo de la trilla

tritura el vidrio del trino.

 

Y con repentino vuelo

que lo arrebata, canoro,

como pavesa de oro

cruza la gloria del cielo.

 

Subir