APARATO REPRODUCTOR FEMENINO

Los órganos genitales femeninos

Está compuestos por los ovarios, las trompas de Falopio, el útero, la vagina la vulva.

Los ovarios constituyen la parte principal, siendo los homólogos de los testículos masculinos, ya que contienen los óvulos en contraposición a los espermatozoos. Durante el período que precede a la primera menstruación alcanzan su máximo volumen y se reducen al mínimo después de la menopausia, aunque aumentan ligeramente durante el período y el embarazo.

No son ciertamente unas glándulas, ya que su misión es almacenar los óvulos desde el momento del nacimiento y permitir que se transformen en óvulos maduros durante la ovulación, considerándose que deben existir al menos unos 36.000 durante toda la vida reproductiva, aunque solamente unos pocos alcanzarán la madurez y separarse del ovario.

Entre los ovarios y el útero se encuentran unos conductos denominados trompas de Falopio, con un grosor de apenas 2 milímetros, y cuya mucosa está formada por células dotadas de cilios, lo cual le confiere propiedades móviles, lo que es decisivo para que el óvulo maduro pueda llegar al útero.

La matriz o útero es el órgano que deberá albergar al óvulo fecundado y permitir todo el proceso de la gestación. Se trata de un músculo cóncavo, situado entre la vejiga y la parte trasera del recto, con una forma similar a una pera, aunque varía sensiblemente dependiendo de la edad y la constitución. Durante la menstruación aumenta de volumen a causa del mayor aporte sanguíneo y se atrofia parcialmente cuando llega la menopausia.

La vagina es la parte que une el útero con los genitales externos y su longitud media es de 6 centímetros, siendo más estrecha a en la parte externa y más ancha en la interna, aunque la facultad que tiene para extenderse hace que no se puedan dar unas cifras como normales. Cuando están vacía las paredes permanecen unidas y en las mujeres vírgenes existe una membrana llamada himen que cierra parcialmente el orificio vulvar. No obstante, el himen no está totalmente cerrado ya que tiene pequeñas perforaciones y hay mujeres que lo tienen más o menos cerrado por causas fisiológicas normales.

Los órganos genitales externos, aquellos que intervienen más en las sensaciones sexuales, están formados por la vulva, la cual a su vez se divide en grandes y pequeños labios, así como el clítoris. Suele existir abundante pelo externo que llega desde el pubis hasta el periné. En estos labios se encuentran las glándulas de Bartolini, las cuales deberán segregar sustancias destinadas a lubricar los órganos genitales externos para permitir el coito. El clítoris, además, tiene similitud con él pené masculino, también aumenta de tamaño y se endurece gracias al mayor aporte de sangre, y su manipulación proporciona con facilidad el orgasmo.

Cuando entrás en la pubertad, las hormonas de tu cuerpo se vuelven muy activas.

Las hormonas

Son sustancias químicas del cuerpo que dan señal para que el óvulo sea liberado del ovario (en general se libera un óvulo de un ovario por mes.

Los ovarios

Son (2) y tienen forma ovalada del tamaño de una almendra sin cáscara.

El óvulo

Es la célula femenina que junto al espermatozoides (células masculinas), forman el bebé. El óvulo viaja a través de una de las trompas de Falopio entrando en la etapa de ovulación. Al llegar a las trompas el óvulo puede ser fecundado.

El útero

Se prepara para recibir al óvulo (fecundado o no), recubriéndose con una capa de tejidos suaves y esponjosos, y células sanguíneas llamados ENDOMETRIO, el cual alimentará y cuidará al posible bebé, en una primera etapa.

El útero es un órgano muscular, con forma de pera invertida, situado detrás de la vejiga y delante del recto.

Está rodeado por un repliegue del peritoneo llamado ligamento ancho que se continúa hacia la vejiga formando el fondo de saco vesico-uterino y hacia el recto, formando el fondo de saco recto-uterino o de Douglas. El ligamento ancho, junto con los ligamentos redondos, funciona como sostén del útero. Sus dimensiones, en una mujer adulta nulípara, son aproximadamente 8 x 5 x 3 cm.

Consta de dos partes, el cuerpo uterino, que es la más voluminosa, y el cuello, que comunica con la vagina. El útero es un órgano hueco; el interior es triangular y presenta dos ensanchamientos laterales, llamados cuernos, en donde se implantan las trompas. El cuerpo está separado del cuello por una constricción circular denominada istmo; donde generalmente se ubica el orificio cervical interno que comunica con la luz cervical. La luz del cuello recibe el nombre de canal cervical, y la parte más elevada del cuerpo uterino se llama fondo uterino. El orificio cervical externo (la región del portio) es la puerta de salida del cuello hacia la vagina, y es posible observarlo en un examen de rutina, colposcopia y papanicolaou. El cuerpo uterino está compuesto casi en su totalidad por músculo liso, que se encarga de producir las contracciones durante el parto. El cuello uterino tiene muy pocas fibras musculares lisas pero es rico en fibras colágenas y elásticas; ya que debe dilatarse aproximadamente diez centímetros en el momento del parto.

Está estructurado histológicamente en tres capas: primero la túnica interna mucosa o endometrio, que está formada por epitelio cilíndrico con glándulas y criptas y varía su forma de acuerdo con la etapa del ciclo menstrual (prolifera en la primera fase y se descama con la menstruación); segundo la túnica muscular intermedia o miometrio, y tercero la túnica externa serosa o parametrio. El útero tiene como función primordial albergar al óvulo para nutrirlo y protegerlo en sus estadios de embrión y feto.

El ovario es un órgano par (izquierdo y derecho) con forma de almendra de 4 x 2 x 2 cm., situado en la pequeña pelvis, unido a la cara dorsal de los ligamentos anchos mediante él mezo ovario, por donde discurren los vasos y nervios que entran por el hilio del ovario. Su polo mas interno esta fijado al cuerno del útero por el ligamento redondo del ovario. Su polo más externo es adyacente al extremo de la trompa de Falopio.

El ovario es la glándula sexual femenina formadora de las células aptas para la reproducción. Se distinguen en él dos estructuras: una cortical y otra medular. La cortical está compuesta por los folículos ováricos, los cuales contienen un ovocito (óvulo) cada uno, en distinto grado de maduración. Solo un ovocito llegará a la madurez y será ovulado, el resto de los folículos irán a la atresia. El folículo maduro se llama folículo de Graaf y es el que es expulsado del ovario hacia la trompa para encontrar al espermatozoide y fecundarse. Este momento recibe el nombre de ovulación. El ovocito fecundado migra hacia el endometrio para implantarse y comenzar el periodo embrionario de una gestación normal. Si el ovocito no es fecundado por un espermatozoide, migra hacia el endometrio pero, al no tener soporte hormonal (progesterona), se descama con el resto del endometrio en el proceso de menstruación. El folículo que ha eliminado al óvulo se transforma en cuerpo amarillo (cuerpo lúteo) y degenera posteriormente en cuerpo albicans.

La otra gran función del ovario es funcionar como glándula endocrina; secreta hormonas sexuales femeninas: estrógenos y progesterona. Estas hormonas tiene como función principal la formación de los caracteres sexuales secundarios femeninos, la regulación del ciclo menstrual y el mantenimiento del embarazo.

La vagina es un órgano tubular músculoepitelial que va desde el cuello uterino hasta la vulva. El límite entre la vagina y la vulva lo constituye un repliegue membranoso, el himen. A cada lado de la abertura externa de la vagina hay dos glándulas de medio milímetro, llamadas de Bartholino, secretoras de un moco que lubrica para la copulación. La función de la vagina es recibir el pene en el coito y dar salida al feto en el momento del parto, así como expulsar el contenido menstrual.

La vulva es la parte externa del aparato genital femenino. La constituyen el clítoris y los labios mayores y menores, que rodean el orificio de entrada a la vagina. Internamente está formado por los ovarios, las trompas de Falopio, el útero y la vagina. Los ovarios producen los óvulos (células sexuales femeninas), que son eliminados hacia las trompas de Falopio, donde se produce la fecundación. El útero es un recinto muscular, dentro del cual se desarrolla el feto durante el embarazo. En la mujer, el conducto urinario (uretra) está separado del aparato reproductor.

Para saber más

El aparato reproductor femenino consta de varios órganos que, por su posición, se clasifican en dos grupos, los órganos genitales internos y los órganos genitales externos. Los internos son el ovario, la trompa de Falopio, el útero y la vagina.  

El ovario es la glándula sexual femenina formadora de las células aptas para la reproducción. Contiene los folículos ováricos, con un ovocito cada uno, en distinto grado de maduración. Sólo un ovocito llega a la madurez en cada ciclo normal y es ovulado, el resto de los folículos va a la atresia. El folículo maduro se llama folículo de Graaf y es expulsado del ovario, en el momento de la ovulación, hacia la trompa para encontrar al espermatozoide y fecundarse. Eventualmente, el ovocito fecundado migra hacia el endometrio para implantarse y comenzar el periodo embrionario de una gestación normal. Sí el ovocito no es fecundado por los espermatozoides, migra hacia el endometrio pero, al no tener soporte hormonal (progesterona), se descama con el resto del endometrio en la menstruación. El folículo que ha liberado al óvulo se transforma en cuerpo amarillo (o cuerpo lúteo) y luego degenera en cuerpo albicans.

La otra gran función del ovario es ser una glándula endocrina, que secreta estrógenos y progesterona. Estas hormonas tienen como función principal la formación de los caracteres sexuales secundarios femeninos, la regulación del ciclo menstrual y el mantenimiento del embarazo.

Las trompas de Falopio son los conductos que se extienden desde los ovarios al útero. Se pueden dividir en varias secciones: la intramural, situada en el espesor de la pared uterina; la ístmica, de 2 a 3 cm, y la ampolla, más dilatada, y que continúa en el infundíbulo, recortado irregularmente formando fimbrias que se adaptan al ovario como si lo abrazaran. Una de esas fimbrias se adhiere al ovario y recibe el nombre de fimbria ovárica de la trompa. La trompa uterina cumple una doble función: conducir al ovocito del ovario hasta el útero y ser el lugar de la fecundación.

El útero es un órgano muscular, con forma de pera invertida, situado detrás de la vejiga y delante del recto. Consta de dos partes: el cuerpo uterino, la más voluminosa, y el cuello, que comunica con la vagina. Tiene dos ensanchamientos laterales llamados cuernos en donde se implantan las trompas. El cuello uterino tiene muy pocas fibras musculares lisas pero es rico en fibras colágenas y elásticas; debe dilatarse aproximadamente diez centímetros en el momento del parto. Tiene como función primordial albergar al óvulo para nutrirlo y protegerlo en sus estadios de embrión y feto.

La vagina es un órgano tubular musculoepitelial que va desde el cuello uterino hasta la vulva.

La vulva es el conjunto de los órganos genitales externos. Se distinguen en ella varias regiones anatómicas: el monte de Venus, que es la región púbica cubierta de vello en la mujer adulta; Los labios mayores, que son dos repliegues de piel que cubren los labios menores, o linfas; el clítoris, que es un órgano eréctil que constituye una importante fuente de excitación y que corresponde al penó masculino, y el orificio vaginal.

Fisiología del aparato genital femenino

El ciclo menstrual en la mujer se caracteriza por la aparición periódica de una hemorragia a la que se da el nombre de menstruación. Es un proceso fisiológico regulado por hormonas que procuran la maduración de un ovocito y su liberación del ovario; la ovulación. La duración promedio del ciclo es de 28 días. Se considera primer día del ciclo a aquel en que comienza la menstruación.

El lóbulo anterior de la hipófisis secreta dos hormonas gonadotropas, la foliculoestimulante (FSH) y la luteinizante (LH), que estimulan el ciclo ovárico. El ciclo comienza cuando la FSH interviene en la maduración del folículo primordial, que se convierte en folículo de Graaf con un ovocito maduro. Hacia el día catorce del ciclo se produce la ovulación, con cierto aumento brusco del nivel de LH que, a partir de ese momento y hasta completarse el ciclo, actúa estimulando la formación del cuerpo lúteo.

El ovario produce hormonas esteroideas; estrógenos, progesterona y andrógenos. Los andrógenos son hormonas sexuales masculinas que se transforman en estrógenos en el ovario.

Los folículos producen fundamentalmente estrógenos bajo el efecto de la FSH hipo fizaría. El cuerpo lúteo, estimulado por la LH, libera sobre todo progesterona.

Las funciones de los estrógenos son: incrementar el espesor epitelial de la vulva y la vagina; Producir gran cantidad de moco cervical fluido (que ayuda a la movilidad de los espermatozoides); Determinar la fase de proliferación de la mucosa uterina, inhibiendo al mismo tiempo la secreción hipo fizaría de FSH; activar la secreción de LH y PRL (prolactina), que desencadena síntesis de progesterona poco antes de la ovulación, y actuar sobre el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios.

Las funciones de la progesterona son: disminuir el espesor epitelial de la vulva y de la vagina; Favorecer la descamación del endometrio; Actuar sobre el moco cervical de forma que sea espeso y difícilmente penetrable por los espermatozoides; favorecer en el endometrio la reacción prerresidual para la anidación y ejercer un efecto sedante sobre el miometrio y las trompas, y provocar una acción hipertérmica (por lo cual hay aumento de la temperatura corporal en la segunda mitad del ciclo).

Alrededor de los 45 a 55 años de edad, a pesar de la persistencia del estímulo hipotálamo-hipofisario, los folículos ováricos se agotan y, como consecuencia, no se producen niveles adecuados de hormonas, los ciclos se hacen irregulares y por último desaparecen; Las menstruaciones cesan y el endometrio se atrofia. Esta fase de la vida femenina es conocida como menopausia.